Ambiental RSE

La pandemia del plástico se agrava

La pandemia del plástico se agrava

El plástico pudo haber ayudado a frenar la propagación de la COVID-19, sin embargo, ahora amenaza con detener los progresos realizados en la lucha contra la contaminación del plástico.

Jacob Duer de Eco-Business comenta que no se puede negar que el plástico de un solo uso ha salvado vidas en la lucha contra la COVID-19, especialmente para los trabajadores de la salud de primera línea. También ha facilitado el cumplimiento de las normas de distanciamiento social al permitir la entrega a domicilio de productos básicos, especialmente alimentos. Y puede haber ayudado a frenar la transmisión, al sustituir las tazas de café y bolsas reutilizables en muchas ciudades por temor a que se contaminen.

Pero las imágenes ampliamente difundidas de bolsas de plástico de desechos médicos apilados fuera de los hospitales y de equipos de protección personal usados que flotan en las aguas costeras y se lavan en las playas del mundo, ilustran una vez más el lado oscuro de los plásticos de un solo uso.

Si no tenemos cuidado, el pensamiento a corto plazo durante la pandemia podría conducir a una calamidad ambiental y de salud pública aún mayor en el futuro.

Por supuesto, la proliferación de los desechos plásticos —y la contaminación de las vías fluviales del mundo— ya era una preocupación importante para una parte cada vez mayor de la población mundial antes de la pandemia de COVID-19, por lo que se instó a los encargados de la formulación de políticas, las empresas y las organizaciones internacionales como las Naciones Unidas a que adoptaran medidas.

Algunos gobiernos nacionales y locales aplicaron impuestos y prohibiciones a los plásticos de un solo uso (aunque no todos han cumplido sus promesas). Las principales empresas invirtieron en envases más respetuosos con el medio ambiente. Ahora la crisis de COVID-19 amenaza con detener e incluso revertir el progreso.

Aunque llevará tiempo saber con precisión cuántos residuos plásticos adicionales se han generado durante la crisis, los datos preliminares son asombrosos.

En China, el Ministerio de Ecología y Medio Ambiente estima que los hospitales de Wuhan produjeron más de 240 toneladas de residuos diarios en el punto álgido del brote, en comparación con las 40 toneladas en tiempos normales.

Basándose en estos datos, la consultora Frost & Sullivan predice que los Estados Unidos podrían generar un año entero de desechos médicos en sólo dos meses debido al COVID-19.

Un aumento similar de los residuos se puede ver entre los ciudadanos comunes. En China, la producción diaria de máscaras faciales se disparó a 116 millones en febrero, 12 veces más que el mes anterior. Cientos de toneladas de máscaras desechadas se estaban recogiendo diariamente sólo de los contenedores públicos durante el pico del brote; no se sabe cuántas más se estaban desechando en los sistemas de desechos domésticos.

Según el Instituto de Medio Ambiente de Tailandia, los desechos de plástico han aumentado de 1,500 toneladas a 6,300 toneladas por día, debido al incremento vertiginoso de las entregas de alimentos a domicilio.

Para agravar el problema, muchos servicios de gestión de desechos no han funcionado a plena capacidad, debido a las normas de distanciamiento social y a las órdenes de permanencia en el hogar. En los Estados Unidos, la recogida de reciclaje en la acera ha sido suspendida en muchos lugares, incluyendo partes de los condados de Miami-Dade y Los Ángeles.

En el Reino Unido, los llamados “fly-tipping” -eliminación ilegal de desechos- han aumentado en un 300% durante la pandemia. En algunos países, las empresas que están promoviendo métodos innovadores de reciclaje y reutilización de plásticos de desecho están informando sobre la reducción de las cantidades de plástico que llegan a través de las corrientes de desechos, lo que sugiere que un volumen creciente de plástico está terminando en los vertederos o se filtra al medio ambiente.

Durante la crisis de COVID-19, es esencial proteger a los vulnerables, asegurar que los trabajadores sanitarios dispongan de las herramientas y el apoyo necesarios para realizar su trabajo con seguridad, evitar que los sistemas de atención de la salud se vean desbordados y evitar nuevas oleadas de infecciones. Pero, al cumplir estos imperativos, no podemos perder de vista los otros desafíos a largo plazo —quizás mayores— a los que se enfrenta la humanidad, incluidos los riesgos ambientales y de salud pública generados por el exceso de desechos plásticos.

Para empezar, las empresas a lo largo de toda la cadena de valor del plástico, desde los fabricantes hasta los minoristas, deberían mostrar su compromiso con la salud y el bienestar públicos ampliando y acelerando sus esfuerzos para poner fin a los desechos plásticos. Aquellas que asuman el reto de la gestión ambiental contribuyendo a la creación de una economía circular cosecharán una rica recompensa de confianza pública y rentabilidad en el futuro.

Los gobiernos, por su parte, deben reconocer el papel crucial de los servicios de gestión de desechos y sus trabajadores en la transición hacia un futuro sostenible y asignar el gasto del COVID-19 en consecuencia. Tales esfuerzos promoverían múltiples Objetivos de Desarrollo Sostenible, incluyendo el ODS 11 (que pide a las ciudades que aseguren una gestión eficaz de los residuos), el ODS 12 ( disminuir la generación de residuos a través de la prevención, la reducción, el reciclaje y la reutilización) y el ODS 14 (reducir la contaminación marina de todo tipo).

Pero los gobiernos no siempre pueden hacerlo solos. Muchos países en desarrollo luchan con una infraestructura de gestión de residuos inexistente o averiada. Con la emergencia sanitaria que puso de manifiesto la necesidad de una acción cooperativa, ahora es el momento de cambiar eso.

A medida que la economía mundial se reinicia, los organismos de ayuda, los bancos de desarrollo y las ONG deben invertir en la creación de sistemas eficaces de gestión de desechos.

Además de ayudar a mantener los desechos plásticos fuera de nuestros océanos, esos sistemas pueden proporcionar empleos decentes y mejores medios de vida, lo que dará lugar a economías más fuertes y sostenibles a largo plazo.

La COVID-19 se describe a menudo como un choque repentino. De hecho, algunos dicen que era un riesgo conocido que los responsables de las políticas decidieron ignorar. Lo último que necesita el mundo es permitir que otras amenazas bien conocidas sigan sin abordarse; por ejemplo, el cambio climático y cuando se trata de residuos plásticos, las campanas de advertencia han estado sonando fuerte y claro durante años.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga por la Universidad del Valle de México, especialista en marketing y RSE. Colabora en este espacio desde 2012 y es la encargada de planear el contenido de Expoknews para hacer llegar a tus manos información útil y entretenida.

Actualmente es estudiante de la Maestría en Mercadotecnia por la Universidad de la Comunicación.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]