Academia Ambiental RSI

La ola de plástico en el océano podría ser más grande de lo pensado

La ola de plástico en el océano podría ser más grande de lo pensado

Fibras artificiales ahora están en todas partes. La marea de plástico de los océanos puede alcanzar toda su profundidad, entrando en la vida marina y en las personas.

Los mares del mundo podrían ser el hogar de una vasta reserva de contaminación hasta ahora no identificada, la creciente carga de la marea de plástico de los océanos.

Hasta 21 millones de toneladas de diminutas e invisibles fibras plásticas, podrían estar flotando en los primeros 200 metros del Océano Atlántico solamente, y mientras la investigación británica exponía la escala del problema, los químicos americanos revelaron que por primera vez habían encontrado fibras microplásticas incorporadas en los tejidos de órganos humanos.

Uno o dos días más tarde, científicos holandeses afirmaron que los residuos plásticos no eran simplemente un peligro pasivo para la vida marina: los experimentos demostraron que el plástico contaminante liberaba sustancias químicas en los estómagos de las aves marinas.

Pero primero, el problema global. Los oceanógrafos han sabido durante décadas que los residuos plásticos han llegado al mar: flotando en la superficie, han llegado a las playas de la remota Antártida, han sido muestreados en las aguas del Ártico, han sido identificados en los sedimentos del fondo marino e ingeridos por criaturas, desde las más pequeñas hasta la familia de las ballenas.

De manera ominosa, los investigadores advierten que la mera masa de desechos plásticos podría multiplicarse por tres en las décadas venideras. Y, a diferencia de todas las demás formas de contaminación humana, los residuos plásticos están aquí para quedarse, un día para formar una capa geológica permanente que marcará la era del Antropoceno.

Los científicos informan en la revista Nature Communications que en 12 lugares a lo largo de un viaje de 10,000 km de norte a sur en el Atlántico a finales de 2015, se tomaron muestras de las aguas para obtener pruebas de sólo tres formas de desechos plásticos: polietileno, polipropileno y poliestireno.

Estas muestras se tomaron a profundidades de 10 metros por debajo de la superficie, entre 10 y 30 metros por debajo de lo que los oceanógrafos llaman la capa mixta, y luego a 100 metros aún más profundo.

Luego buscaron fragmentos de los tres plásticos hasta una escala de 25 millonésimas de metro, y comenzaron a contar. Encontraron hasta 7,000 partículas de los tres tipos en un metro cúbico de agua de mar.

Posteriormente hicieron las sumas: la gente ha estado tirando bolsas de plástico, embalajes, botellas, vasos, redes y envases desde 1950, y se ha ido al Atlántico, con una masa estimada hasta ahora de 17 a 47 millones de toneladas.

El Atlántico tiene una profundidad media de 3000 metros. El descubrimiento de que la masa de plástico sólo en los 200 metros superiores de un océano se encuentra en algún lugar entre 12 y 21 millones de toneladas sugiere que el flujo de plástico en los mares de todo el mundo puede haber sido seriamente subestimado.

Falta de medición

Anteriormente, no podíamos equilibrar la masa de plástico flotante que observábamos con la masa que creíamos que había entrado en el océano desde 1950.

Esto se debe a que estudios anteriores, no habían estado midiendo las concentraciones de partículas microplásticas ‘invisibles’ bajo la superficie del océano. Nuestra investigación es la primera que ha hecho esto a través de todo el Atlántico, desde el Reino Unido hasta las Malvinas.

Katsiaryna Pabortsava, Centro Nacional de Oceanografía del Reino Unido.

Los grandes fragmentos de plástico deforman el paisaje y representan una amenaza directa para los animales que los confunden con comida.

Nadie sabe aún lo peligrosas que pueden ser las fibras microplásticas, pero si son consumidas por pequeños animales, pronto se concentran en depredadores más grandes, incluyendo al mayor de todos: el ser humano.

Los científicos dijeron a la Sociedad Química Americana, en una reunión virtual, que habían desarrollado las técnicas necesarias para identificar las fibras microplásticas en 47 muestras de pulmones, hígado, bazo y riñones donados: es decir, tales fragmentos hicieron más que simplemente pasar a través de un tracto gastrointestinal. Se convirtieron en parte de la carne humana.

Vulnerabilidad de las aves marinas

Hay pruebas de que el plástico se está abriendo camino en nuestros cuerpos, pero muy pocos estudios lo han buscado allí.

Y en este momento, no sabemos si este plástico es sólo una molestia o si representa un peligro para la salud humana.

Charles Rolsky, Universidad Estatal de Arizona.

Aunque el plástico parece ser duradero e indestructible, puede haber pruebas de que puede reaccionar con la biología. La revista Fronteras de la Ciencia Ambiental informa que fragmentos de plástico, recolectados de las playas e incubados en fluidos naturales de los estómagos de un ave marina conocida como fulmar del norte cazada para alimentarse en las Islas Faroe, eventualmente liberaron químicos.

Se trataba de agentes que se habían añadido en el proceso de fabricación de ese plástico: entre ellos, retardantes de flama, estabilizadores y plastificantes. Una vez más, no hay certeza de que tales liberaciones dañen a las aves, pero algunos de estos químicos han sido identificados en otras pruebas como disruptores hormonales.

He estado trabajando en fulmares del norte durante casi 10 años. Como estas aves marinas ingieren plásticos regularmente, y el 93% de los fulmares del Mar del Norte tienen algo de plástico en sus estómagos, es importante entender el daño potencial que esto podría causar.

Susanne Kühn, Investigación Marina de Wageningen en los Países Bajos.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga, Mercadóloga y Especialista en Marcas Humanas. Colabora en este espacio desde 2012.

Generadora de estrategias y contenidos digitales. Defensora de la comunicación corporativa con enfoque humano. @coryacr en Twitter.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]