Ambiental RSE

La mitad de las grandes compañías mundiales usan ya IA para reducir sus impactos

Al parecer la Inteligencia Artificial podría ayudar a que las compañías aborden su huella ambiental pero…

En las películas de ciencia ficción nos muestran cómo los humanos empezaron a depender de la Inteligencia Artificial (IA) para hacer avances importantes en materia de medicina, tecnología y otras áreas.

En la actualidad esto ha dejado de ser una simple fantasía, ya que hoy en día la mitad de las grandes compañías mundiales está utilizado IA para reducir sus impactos, ¿responsable?

La ficción nos alcanza

Una nueva investigación del Instituto de Investigación de Capgemini, que encuestó a 800 ejecutivos de la industria de diferentes grandes empresas en estos sectores, señala que casi la mitad de las empresas industriales, de energía, bienes de consumo, minoristas y de fabricación más grandes del mundo están utilizando inteligencia artificial (IA).

El objetivo de usar IA es reducir sus emisiones, e incluso se calcula que, con esta práctica, la empresa promedio tenga una reducción de emisiones relacionadas del 16% para 2025.

Por otra parte, el 48% de los encuestados señaló que su organización implementó la inteligencia artificial en los últimos años con el propósito de reducir las emisiones, mejorar la eficiencia de los recursos o generar más energía con bajas emisiones de carbono. 

La investigación también encontró que el resultado promedio de los proyectos de IA tuvo una reducción del 13% en las emisiones y una mejora del 11% en la eficiencia energética. Donde se utilizó la IA para la eficiencia de los recursos, se logró una reducción promedio de desperdicio del 12%.

El uso de la IA para resultados positivos

Tomando como base los resultados que se han obtenido de implementar la inteligencia artificial para abordar el impacto ambiental, el Instituto de Investigación Capgemini calculó que con esta práctica se podría reducir las emisiones en un 16% más durante los próximos tres a cinco años.

Al utilizar la IA para esta práctica, la mayoría de las empresas podrían incluso alcanzar el objetivo planteado por el Acuerdo de París:

En los cinco sectores, se encontró que la IA podría generar hasta un 45% de las reducciones de emisiones que las empresas deben cumplir para 2030. Los cálculos se basaron en los requisitos de los objetivos de intensidad de las emisiones económicas (IEE) del Acuerdo. El comercio minorista orientado al consumidor probablemente verá los mayores beneficios.

Informe.

Sin embargo, aunque se han encontrado importantes avances a beneficio del medio ambiente, el informe reveló que gran parte de las marcas no han escalado ni puesto al 100% en marcha sus proyectos de inteligencia artificial, lo que quiere decir que la mayoría se encuentra en la fase de piloto.

Aún falta mucho por hacer…

De acuerdo con este estudio, cerca del 3% de las empresas encuestadas habían aplicado IA en sus operaciones. Otro 11% alberga proyectos clasificados como “parcialmente escalados”. Esto significa que el 34% de las 800 empresas aún se encuentran en la etapa piloto.

Capgemini encontró dos barreras importantes para la implementación:

  • Falta de inversión en inteligencia artificial y seguimiento de datos.
  • Falta de logística para hacer negocios a través de COVID-19.

En el primero, se calculó que más de ocho de cada diez empresas encuestadas han gastado menos del 5% de sus inversiones en cambio climático en IA durante los últimos dos años.

Y se descubrió que las habilidades eran un desafío porque la mitad o más de las empresas encuestadas dijeron que menos del 5% de su fuerza laboral tiene las habilidades para asumir roles impulsados ​​por la inteligencia artificial.

Anne Laure Thieullent, vicepresidenta de inteligencia artificial de Capgemini y líder del grupo de análisis, dijo que los hallazgos muestran que existe un eslabón perdido entre las intenciones del clima empresarial y sus planes de inversión como de mejora para las habilidades digitales.

Abordar el cambio climático es responsabilidad de todos y la IA tiene el potencial de generar un impacto significativo, pero solo una fracción de las organizaciones está utilizando activamente esta tecnología en todo su potencial.

Anne Laure Thieullent, vicepresidenta de inteligencia artificial de Capgemini y líder del grupo de análisis.

Lo que significa que ahora existe un reto más importante antes de continuar impulsando más proyectos de inteligencia artificial:

  • Educar.
  • Crear conciencia.
  • Establecer modelos operativos escalables.
  • Administrar datos para ofrecer resultados comerciales tangibles con IA aplicada a la acción climática. 

Y por supuesto, esto requiere que las soluciones de inteligencia artificial se diseñen, construyan, implementen y monitoreen con principios de diseño sostenible para garantizar un impacto ambiental positivo general.

Acerca del autor

Kenya Giovanini

Comunicóloga en formación por la UTEL. Melómana, cinéfila y amante de la cultura pop. Ha desarrollado contenido para Revista Kuadro y actualmente trabaja como Asistente Editorial en Expokews, donde se encarga de curar el contenido más relevante sobre responsabilidad social, diseñar la síntesis diaria y crear contenido entretenido acerca de estos temas.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]