Género

La increíble cifra de desigualdad de las mujeres

La increíble cifra de desigualdad de las mujeres

Los salarios equitativos impulsarían la economía mundial hasta 28 billones de dólares en el 2025

La increíble cifra de desigualdad de las mujeres

Desigualdad vía Shutterstock

Hay mucho titubeo estos días por la falta de una futura fuente de crecimiento económico mundial. El crecimiento es lento en Europa, Brasil y China, y la gente en el resto del mundo está preocupada por el descarrilamiento de la frágil recuperación de Estados Unidos.

En medio de todo esto, ¿qué pasa si sí hay una fuente de crecimiento bajo nuestras narices? Un nuevo informe del Instituto Global McKinsey sostiene que lo hay: la mejora de las perspectivas económicas para las mujeres.

Si las mujeres jugaran un papel igual al de los hombres en la economía, esto impulsaría la economía mundial hasta en 28 billones de dólares en el 2025, alrededor de una cuarta parte del Producto Interno Bruto (PIB) mundial, según un nuevo estudio de McKinsey.

Para ponerlo en perspectiva, eso es como agregar a otro EU y otro de China a la economía mundial.

Los autores reconocen que es muy poco probable que las mujeres serán totalmente iguales a los hombres de todo el mundo en tan sólo 10 años. También aceptan que hay grandes diferencias en cómo ganan las mujeres en diferentes regiones (las mujeres en Medio Oriente y África del Norte están detrás de las mujeres en Norte América y Europa Occidental).

Así que también hay que examinar un menor (aunque existente) escenario ambicioso, en el que todos los países del mundo mejoran su desempeño para equipararse al país con mejor comportamiento en esa región —Chile en América Latina, España en Europa Occidental y Singapur en el Este y el Sudeste de Asia.

Este escenario sumaría 12 billones de dólares a la economía mundial en el 2025 —el equivalente de añadir otro Japón, una Alemania y un Reino Unido.

El país que vería la mayor ganancia de estos cambios es la India, que ampliaría su economía en 60% en el primer escenario, en el que las mujeres son iguales a los hombres, y 16% en el segundo, donde las mujeres son iguales a los mejores. Según McKinsey, América Latina, China y África subsahariana también tendrían grandes ganancias. En este momento, las mujeres constituyen la mitad de la población en edad de trabajar en el mundo, pero generan sólo 37% del PIB mundial oficial. En América del Norte, China, Europa del Este y en otros lugares, es 40 a 41 por ciento. Pero esa cifra cae hasta 17% en la India, 18% en el Medio Oriente y África del Norte, y 24% en Asia meridional, excluida la India, dice McKinsey.

¿Qué significa que las mujeres participen por igual a los hombres? Básicamente se reduce a tres cosas, dicen los investigadores: Tener suficientes mujeres en la fuerza de trabajo a tasas iguales, asegurándose de que están trabajando tantas horas como hacen los hombres, y lograr que sean tan productivas en el trabajo como los hombres. Las mujeres tienden a tener una parte desproporcionada de salarios bajos, empleos de baja productividad —como trabajar en la agricultura de subsistencia en los países en desarrollo.

Alrededor del mundo, las mujeres tienen más probabilidades de estar desempleadas o hacer trabajo no remunerado que los hombres. McKinsey estima que las mujeres realizan 75% del trabajo no remunerado en el mundo, lo que incluye el cuidado de niños y ancianos, la cocina y la limpieza. En la India, el resto del sur de Asia, Medio Oriente y África del Norte, las mujeres hacen de 80 a 90% del trabajo de cuidado no remunerado.

En Europa Occidental y América del Norte, la proporción es de 60 a 70 por ciento.

Parte de este trabajo no remunerado es el cuidado de hijos o familiares de edad avanzada —tareas que muchas familias no quieren externar. Pero los investigadores dicen que hay grandes ganancias económicas al compartir las responsabilidades de cuidado de manera más equitativa entre mujeres y hombres.

Otro trabajo no remunerado podría ser la subcontratación. Algunos podrían ser eliminados por completo con máquinas como lavavajillas y lavadoras, o mejores servicios públicos —por ejemplo, cuando los gobiernos proporcionan el acceso al agua y la electricidad limpia, las mujeres en muchos países pueden dedicar menos tiempo a la recolección de agua y la caza recolección de leña.

Los investigadores también ponen un precio a todo el trabajo no remunerado de las mujeres en todo el mundo. Dicen que, utilizando estimaciones conservadoras, el trabajo no remunerado realizado por las mujeres es igual a 10 billones de dólares de producción por año, una cantidad que es igual a 13% de la economía global.

Para cerrar la brecha entre mujeres y hombres a nivel mundial, McKinsey dice que el mundo debe centrarse en cuatro áreas clave: la educación de las mujeres, asegurarse de que tengan acceso a los servicios financieros y al Internet, asegurar que tengan igualdad de protecciones ante la ley, y la reducción y compartición del trabajo no remunerado.

Éstos son grandes desafíos. Sin embargo, parecen pequeños en comparación con el resultado de la adición de otro China y otro Estados Unidos a la economía mundial.

Fuente: El Economista

Acerca del autor

Expok

Expok es una consultora y medio en responsabilidad corporativa. En este portal, creamos y curamos contenidos para el nicho interesado en la RSE y la sustentabilidad.

Dejar un comentario