Género Grupos Vulnerables RSE

La equidad de género podría inyectar 12 trillones de USD al crecimiento global

La equidad de género podría inyectar 12 trillones de USD al crecimiento global

Un informe del Instituto Global McKinsey concluye que se podrían añadir 12 billones de dólares al PIB mundial para el año 2025 si se promueve la igualdad de género.

Es muy probable que más de una vez hayas escuchado hablar de la desigualdad de género. Respecto al tema, es importante saber que esto no solo es una cuestión moral y social apremiante, sino también un desafío económico fundamental. Hay un hecho irrefutable:

Si las mujeres —que representan la mitad de la población mundial en edad de trabajar— no alcanzan su pleno potencial económico, la economía mundial se verá afectada.

Si bien todos los tipos de desigualdad tienen consecuencias económicas, en el informe del Instituto Mundial McKinsey (MGI), The power of parity: How advancing women’s equality can add $12 trillion to global growth, se centra en las consecuencias económicas de la falta de paridad entre hombres y mujeres.

En el “mejor escenario de la región” todos los países coinciden en que con la mejor tasa de avance, se podrían añadir hasta 12 billones de dólares, o el 11%, en el PIB anual de 2025.

En un escenario de “pleno potencial” en el que las mujeres desempeñan un papel idéntico al de los hombres en los mercados laborales, podrían añadirse hasta 28 billones de dólares, o el 26%, al PIB anual mundial para 2025. La estimación de pleno potencial de MGI es aproximadamente el doble de la estimación media de otros estudios recientes, lo que refleja el hecho de que MGI ha adoptado una visión más completa de la desigualdad de género en el trabajo.

Incluso después de décadas de progreso hacia la igualdad de la mujer con el hombre en la economía y la sociedad, la brecha entre ellos sigue siendo grande.

Es importante reconocer que la paridad entre los géneros en los resultados económicos (como la participación en la fuerza de trabajo o la presencia en puestos de liderazgo) no es necesariamente un ideal normativo, ya que implica que los seres humanos tomen decisiones personales sobre la vida que llevan; también que los hombres pueden estar en desventaja con respecto a las mujeres en algunos casos. Sin embargo, es necesario creer que el mundo —incluido el sector privado— se beneficiaría si se centrara en la gran oportunidad económica de mejorar la paridad entre hombres y mujeres.

Un vistazo a 6 de los puntos más destacados del informe

1. Indicadores de igualdad de género

MGI ha trazado un mapa de 15 indicadores de igualdad de género para 95 países y encuentra que 40 de ellos tienen niveles altos o extremadamente altos de desigualdad de género en por lo menos la mitad de los indicadores. Los indicadores se dividen en cuatro categorías:

  1. Igualdad en el trabajo.
  2. Servicios esenciales y facilitadores de las oportunidades económicas.
  3. Protección jurídica y voz política.
  4. Seguridad física y autonomía.

2. Pleno potencial

Consideramos un escenario de “pleno potencial” en el que las mujeres participan en la economía de forma idéntica a los hombres y encontramos que sumaría 28 billones de dólares, o el 26%, al PIB mundial anual para el año 2025 en comparación con un escenario de continuidad.

Este impacto es aproximadamente equivalente al tamaño de las economías combinadas de China y Estados Unidos hoy en día. También analizamos un escenario alternativo ” el mejor de la región” en el que todos los países coinciden con el progreso hacia la paridad de género del país de más rápida mejora en su región.

Esto añadiría hasta 12 billones de dólares en el PIB anual de 2025, equivalente en tamaño al PIB actual de Alemania, Japón y el Reino Unido combinados, o el doble del crecimiento probable del PIB mundial aportado por las trabajadoras entre 2014 y 2025 en un escenario de continuidad.

La equidad de género podría inyectar 12 trillones de USD al crecimiento global
McKinsey & Company

3. Ganar-ganar

Tanto los países avanzados como los países en desarrollo pueden ganar. En 46 de los 95 países analizados, el mejor resultado en la región podría aumentar el PIB anual para 2025 en más de un 10% con respecto al caso de seguir como hasta ahora, con el mayor impulso regional relativo en la India y América Latina.

4. Igualdad de género en la sociedad

El nuevo puntaje de paridad de género (GPS) del MGI mide la distancia que cada país ha recorrido hacia la paridad de género, que se establece en 1.00. El GPS regional es más bajo en el sur de Asia (excluyendo la India) con 0.44 y más alto en América del Norte y Oceanía con 0.74. Utilizando el SPG, el MGI ha establecido un fuerte vínculo entre la igualdad de género en la sociedad, las actitudes y creencias sobre el papel de la mujer y la igualdad de género en el trabajo.

Esta última no se puede lograr sin los dos primeros elementos. No encontramos prácticamente ningún país con una alta igualdad de género en la sociedad, pero sí una baja igualdad de género en el trabajo.

El desarrollo económico permite a los países cerrar las brechas de género, pero el progreso en cuatro áreas en particular: nivel de educación, inclusión financiera y digital, protección legal y trabajo de cuidado no remunerado, podría ayudar a acelerar el progreso.

5. Zonas de impacto

MGI ha identificado 10 “zonas de impacto” (combinaciones de temas y regiones) en las que una acción eficaz acercaría a más del 75% de las mujeres afectadas por la desigualdad de género a nivel mundial a la paridad.

Las zonas de impacto global, que son cuestiones omnipresentes en todo el mundo, son el potencial económico bloqueado, el tiempo dedicado al trabajo de cuidado no remunerado, la reducción de los derechos legales, la subrepresentación política y la violencia contra la mujer.

Las zonas de impacto regional, que se concentran en ciertas regiones del mundo, son:

  • La baja participación de la fuerza laboral en empleos de calidad.
  • La baja salud materna y reproductiva.
  • Los niveles desiguales de educación.
  • La exclusión financiera y digital.
  • La vulnerabilidad de las niñas.

6. Tipos de intervención

Se necesitan seis tipos de intervención para salvar la brecha entre los géneros:

  1. Incentivos y apoyo financieros.
  2. Tecnología e infraestructura.
  3. Creación de oportunidades económicas.
  4. Fomento de la capacidad.
  5. Promoción y formación de actitudes.
  6. Leyes, políticas y reglamentos.

Se identifican unas 75 posibles intervenciones que podrían evaluarse y adaptarse al contexto social y económico de cada zona y país de impacto.

Para hacer frente a la desigualdad entre los géneros será necesario un cambio en las empresas, así como nuevas coaliciones.

El sector privado tendrá que desempeñar un papel más activo con los gobiernos y las organizaciones no gubernamentales, y las empresas podrían beneficiarse tanto directa como indirectamente con la adopción de medidas.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga, Mercadóloga y Especialista en Marcas Humanas. Colabora en este espacio desde 2012.

Generadora de estrategias y contenidos digitales. Defensora de la comunicación corporativa con enfoque humano. @coryacr en Twitter.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]