Ambiental Debes leer... Gobierno RSI

¿La elección de Joe Biden convendría a la lucha vs el cambio climático?

¿La elección de Joe Biden convendría a la lucha vs el cambio climático?

Joe Biden en la Casa Blanca y los demócratas en el Senado, podrían impulsar el cambio climático como un tema de inversión.

La respuesta de EE.UU. a la COVID-19 parece ser el tema electoral dominante en las elecciones de noviembre. Un sinnúmero de otros temas también compiten por la atención de los votantes, y el cambio climático suele ocupar un lugar menos importante en la agenda política de los EE.UU. que en Europa.

Simon Webber de Schroders argumenta en BusinesGreen que el resultado de la elección será significativo para el cambio climático, tanto en términos de política como en el efecto potencial sobre las inversiones relacionadas.

Dada la ventaja de Joe Biden en las encuestas, los inversores deben tener en cuenta una administración demócrata como caso base cuando se trata de valorar las acciones en una serie de industrias.

En el caso del cambio climático, las posiciones políticas de las dos partes son tan diferentes que el resultado de la elección será excepcionalmente importante para las perspectivas de inversión de las empresas afectadas. Hasta ahora, el escenario de que Biden gane las elecciones no se ha incorporado aún a los precios de las acciones, en nuestra opinión.

Planes detallados para las emisiones netas cero

Las promesas clave de Biden sobre el clima están, como es de esperar, alineadas con las de los demócratas de la Cámara de Representantes, que recientemente revelaron su propio plan climático. Quizás el más importante es que los EE.UU. logren cero emisiones netas de gases de efecto invernadero (GEI) para el 2050, en línea con el plazo de la UE en su plan “Green Deal”.

Establecer plazos distantes es la parte fácil. Esos plazos no se cumplirán a menos que haya objetivos a corto plazo que deban alcanzarse para mantener el plan a largo plazo en marcha.

La política energética de Biden se centra en las energías renovables, con algunos objetivos medibles a corto plazo. Estos incluyen la instalación de 500 millones de paneles solares y 60,000 turbinas de viento en un plazo de cinco años.

El plan elaborado por los legisladores demócratas da más detalles, y destaca el alcance de su objetivo. Los plazos de las emisiones netas cero ya están a la vista para varias industrias: a partir de 2030, los nuevos edificios tendrían que alcanzar las emisiones netas cero de carbono, con los nuevos coches siguiéndoles en 2035 y los productores de energía en 2040.

Acuerdo sobre la necesidad de infraestructura

El enfoque comercial de EE.UU. hacia China es un área que ha atraído el apoyo bipartidista en estos tiempos polarizados. Otro tema en el que hay un acuerdo significativo entre los partidos es la necesidad de invertir en la infraestructura. Los informes de prensa sugieren que el Presidente Trump está considerando un plan de infraestructura de un billón de dólares para impulsar la recuperación económica de COVID-19. Esto se centraría en gran medida en carreteras y puentes, con algunos gastos también en redes 5G y banda ancha rural.

Las políticas climáticas de Biden destacan que la infraestructura es crucial en la batalla contra el cambio climático. Algunas de las políticas están dirigidas a áreas que pueden reducir las futuras emisiones: el objetivo es de 500,000 estaciones de recarga de vehículos eléctricos para 2030.

Sin embargo, otras propuestas de gasto en infraestructura también reconocen que el cambio climático ya está ocurriendo, y están dirigidas a mitigar sus efectos. La construcción de ciudades resilientes que puedan soportar incendios forestales, inundaciones y el aumento del nivel del mar es parte del plan de Biden. Esto incorpora carreteras y puentes, pero también una red de energía verde y una mejor infraestructura de agua.

Mientras que estas áreas gozarían de una mayor inversión bajo los planes de Biden y los demócratas, otras saldrían perdiendo. Terminar con los subsidios a los combustibles fósiles es parte de la propuesta de Biden. Esto representaría una clara ruptura con las políticas actuales ya que los combustibles fósiles son una parte importante de la base del Presidente Trump.

¿Seguirá el cambio climático polarizando la opinión de los EE.UU.?

Los dos principales candidatos a la presidencia de EE.UU. ofrecen una opción binaria cuando se trata de la política sobre el cambio climático. Sin embargo, es posible que esa polarización no dure mucho tiempo. Los miembros más jóvenes del Partido Republicano han estado pidiendo a los líderes que apoyen una mayor acción federal para combatir el cambio climático.

Puede ser que, sea cual sea el resultado de esta elección, surja después un mayor consenso sobre la necesidad de una acción más fuerte, incluso si las prescripciones políticas siguen siendo muy debatidas.

La necesidad de prepararse para el cambio climático y reducir las emisiones es algo de lo que los estados individuales son conscientes desde hace tiempo. California, por ejemplo, es el líder de los Estados Unidos en materia de energía solar, con un 18% de la electricidad generada a partir de la energía solar en 2019.

Y otros estados pueden aprovechar los beneficios de su posición. La simple economía, en lugar de una política climática deliberada, está viendo a los estados del tempestuoso Medio Oeste recurrir cada vez más a la energía eólica, ya que el costo sigue bajando, dejando el viento más barato que otras fuentes de energía.

Lo que es más, Biden y los demócratas se han apresurado a señalar que estas políticas climáticas pueden ser una fuente de creación de empleo, en un momento en que los EE.UU. – y otras economías – han visto su mercado de trabajo golpeado por Covid-19. Las 60,000 turbinas eólicas mencionadas anteriormente, por ejemplo, serán turbinas “made in America”, según el plan de Biden.

Biden reivindicando a EE.UU. como líder del clima

Bajo Biden, los EE.UU. también se reincorporarían al Acuerdo de París de 2015. Los firmantes del acuerdo se comprometen a limitar el aumento de las temperaturas globales a 2ºC en comparación con los niveles preindustriales. Los EE.UU. fueron signatarios en 2015, bajo el Presidente Obama, pero el Presidente Trump se comprometió a abandonar el acuerdo.

La crisis por COVID-19 ha reorientado la atención internacional, alejándola de la crisis climática y orientándola hacia los problemas de salud. La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de este año (COP26), que se celebrará en Glasgow, se ha pospuesto hasta noviembre de 2021 debido a la pandemia.

El cambio climático sigue ocurriendo incluso si nuestra atención está en otra parte. Al volver a comprometerse con el Acuerdo de París, Biden podría ayudar a potenciar los esfuerzos mundiales para combatir el cambio climático y volver a dar impulso a la descarbonización de la economía mundial.

Específicamente, una presidencia de Biden podría ver a los EE.UU. y a Europa trabajar juntos para presionar a China a cumplir sus compromisos climáticos. La controversia comercial y el propio compromiso declinante de los Estados Unidos con la agenda climática han proporcionado una hoja de parra para que China se esconda detrás en el tema del cambio climático. Sin embargo, China está ansiosa por ser un líder mundial y no quiere que se le perciba como un rezagado en una cuestión tan importante.

Un nuevo compromiso de los Estados Unidos, junto con Europa, podría tener mucho más peso para garantizar la igualdad de condiciones en lo que respecta a la descarbonización.

Potencial para impulsar las inversiones en el cambio climático

Veamos los vehículos eléctricos para hacernos una idea de la escala potencial y el ritmo de cambio que se avecina. A nivel mundial, las ventas de coches eléctricos superaron los 2.1 millones en 2019, según la AIE. Eso fue un 40% de aumento interanual, pero aún así significó que los coches eléctricos representaran sólo el 2.6 por ciento de las ventas mundiales de automóviles. Mientras tanto, en los EE.UU., las ventas de coches y vehículos ligeros fueron más de 17 millones.

Dentro de 15 años, todos ellos tendrían que ser eléctricos si el plazo de 2035 se convierte en ley. Habiendo tomado 15 años para pasar de cero a sólo 2.6% de penetración, los vehículos eléctricos se dirigirán hacia el 100% en los próximos 15 años.

Los argumentos económicos a favor de la transición energética se mantendrán, sea quien sea el que gane las elecciones. Vemos fuertes perspectivas para las inversiones en esta área, cualquiera que sea el resultado. Sin embargo, una victoria de Biden, especialmente si se combina con la toma del Senado por los demócratas, daría un gran impulso a la transición.

Las perspectivas de crecimiento de los vehículos eléctricos, las energías renovables, la energía de hidrógeno, el almacenamiento de baterías y muchas más industrias se verían impulsadas en este escenario y los inversores deberían prepararse para esa posibilidad.

Quizás lo más importante, y lo que más pasan por alto los inversores, es la perspectiva de un mayor enfoque y alineamiento de la política internacional en torno a la necesidad de descarbonizar rápidamente. Esto proporcionaría el impulso para que el resto del mundo siga el liderazgo de los EE.UU. y Europa. Entonces tendremos una verdadera oportunidad de hacer una transición exitosa de baja emisión de carbono, con todas las consecuencias de inversión que eso traerá.

Empero, los inversores son sistemáticamente incapaces de tener en cuenta el cambio antes de que éste se produzca; es probable que estas novedades en materia de políticas sorprendan a muchos cuando lleguen, a pesar de las claras probabilidades de que se produzcan.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga, Mercadóloga y Especialista en Marcas Humanas. Colabora en este espacio desde 2012.

Generadora de estrategias y contenidos digitales. Defensora de la comunicación corporativa con enfoque humano. @coryacr en Twitter.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]