Para ayudar a reducir el desperdicio alimentario, crearon una cerveza con cereal. ¿Te atreves beber una?

Reducir el desperdicio alimentario se ha convertido en una de las principales metas para la industria de alimentos y ha motivado a las empresas a impulsar iniciativas que ayuden a combatir este problema global.

Una de las más recientes iniciativas a favor de reducir el desperdicio alimentario, rescata los deliciosos Corn Flakes para transformarlos en una de las bebidas favoritas de muchas personas, la cerveza…

¿Cerveza con Corn Flakes?

Kellogg es una de las compañías que ha llevado su compromiso con la responsabilidad social empresarial (RSE) más allá de políticas laborales y se ha comprometido a mejorar su huella en cada aspecto en donde este involucrada.

Es por ello que la marca decidió sumarse a la lucha por reducir el desperdicio alimentario y creó una alianza con la cervecera Seven Brothers para producir una cerveza Indian Pale Ale (IPA) con los Corn Flakes desechados en su proceso de producción y que no cuentan con el tamaño o la cocción adecuados.

Kellogg, hasta en la cerveza se pone responsable

De acuerdo con The Drink Business, la alianza responsable entre Kellogg y Seven Brothers se dio a principios del 2017, cuando la cervecera se unió a BrewDog Manchester para hacer una IPA de batido de Corn Flakes.

Esta nueva cerveza llamada: “Throw Away IPA”, ayudará a la compañía de cereales a reducir el desperdicio alimentario y forma de los esfuerzos de la empresa en materia de RSE.

Además se destinarán 10 peniques al banco de alimentos FareShare por cada cerveza que sea vendida.

Aprovechando los recursos

Kate Prince, directora de responsabilidad social corporativa de Kellogg señala que el cereal es perfectamente seguro para comer pero los copos pueden ser demasiado grandes, pequeños o pueden estar rotos por lo que no son lo suficientemente buenos para los paquetes.

Sin embargo, son ideales para incorporarlos a la producción de una “Throw Away IPA” y para ayudar a que la compañía reduzca el desperdicio alimentario hasta en un 12,5%.

Alison Watson, portavoz de la cervecera, ha compartido que están encantados de trabajar con Kellogg en un proyecto que utiliza cereales comestibles, pero no vendibles.

“Planeamos crear tres cervezas, incluida una IPA de lúpulo seco que se lanzará este mes”, apunta.

Aunque no es la primera cerveza que se produce a base de subproductos o desperdicios de la industria alimentaria porque la mayoría de los cereales pueden transformarse en cerveza.

La elaboración de la cerveza permite introducir alimentos, como los cereales, lo que representa una gran alternativa para dar nueva vida a alimentos que de otra forma acabarían en la basura.

¿Por qué reducir el desperdicio alimentario?

Se calcula que en el mundo una de cada nueve personas en el mundo está desnutrida; eso es 795 millones de personas, mientras que una cuarta parte de los niños sufren retraso en el crecimiento. En algunos países en desarrollo, esta cifra llega a uno de cada tres.

Estas cifras han han fomentando que impulsar el hambre cero se haya convertido en la meta número dos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Desperdicio de alimentos via Shutterstock

Para lograr que este objetivo se cumpla, los responsables del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, les han solicitado a las empresas, organizaciones y sociedad integrar mejores rutinas que permitan gestionar de manera adecuada los alimentos.

En el caso de Kellogg, la compañía se comprometió a centrar sus esfuerzos para eliminar el desperdicio de alimentos en su proceso de elaboración de productos.. Su compromiso a nivel global es llegar a la reducción del 15% por tonelada de alimentos producidos para 2020, con respecto a 2015.

Kellogg también ha decidido trabajar en tres pilares: planificación, limpieza y almacenamiento que le permiten planificar de manera adecuada la cantidad necesaria de materias primas para elaborar cada alimento.

Kellogg celebra el día del niño con 20 mil desayunos donados

La limpieza constante y un adecuado almacenamiento, es otra área que estan cuidando porque no solo garantiza que la comida se mantenga fresca y tenga un buen sabor, sino que también se aprovechan mejor los ingredientes.

Un estudio de la empresa: Kellogg World Food Waste 2018, señala que los mismos principios que aplica Kellogg a sus procesos de producción, pueden ser llevados a cabo en el hogar, ahorrando tiempo y dinero, y minimizando el desperdicio de alimentos.

Así, por ejemplo, recomienda planificar con detenimiento las compras y los menús, asegurarse del correcto almacenamiento según el tipo de alimento o aprovechar las sobras de comida para elaborar otras recetas.

¡Checa estos consejos que comparte la empresa para ayudarte!

1-. Los sobrantes que quedan al final de la caja acaban con demasiada frecuencia en la basura, cuando puede resultar un complemento para deliciosos batidos o para enriquecer un postre a base de fruta y yogur.

2-. Si cerramos herméticamente las bolsas de cereales con una pinza, tendremos el sabor garantizado durante más tiempo y un motivo menos para desechar el producto.

3-. Utilizando una regla para deslizar bajo la solapa cuando abrimos una caja de cereales nos aseguramos de que el sistema de cierre no se rompe y podemos conservar mejor el alimento.

4-. Si no te gusta demasiado comer los cereales reblandecidos, sírvelos con una pequeña cantidad de leche al principio y luego añade más si es necesario. Así mantendrán la textura crujiente más tiempo.

Para Kellogg, reducir el desperdicio alimentario es sumamente importante y por ello seguirá trabajando en luchar contra este conflicto y en sensibilizar a los grupos de interés.

Acerca del autor

Kenya Giovanini

Comunicóloga en formación por la UTEL. Melómana, cinéfila y amante de la cultura pop. Ha desarrollado contenido para Revista Kuadro y actualmente trabaja como Asistente Editorial en Expokews, donde se encarga de curar el contenido más relevante sobre responsabilidad social, diseñar la síntesis diaria y crear contenido entretenido acerca de estos temas.