Entendiendo la Responsabilidad Social

Irresponsabilidad de Fisher-Price: El oscuro caso de su cuna para dormir bebés

Irresponsabilidad de Fisher-Price El oscuro caso de su cuna para dormir bebés

¿Qué tan irresponsable es Fisher-Price? ¡Te contamos!

Luego de diversos reportes que vinculaban una de sus cunas con el fallecimiento de varios bebés en Estados Unidos, la empresas Fisher-Price retiró casi cinco millones de unidades de este producto en e mercado. ¿Fue esta medida suficientemente responsable y oportuna?

Fisher-Price es una compañía que fabrica juguetes especialmente para niños en edad preescolar. Fue fundada en el año 1930 como una filial de la empresa Quaker; hasta que en 1991, ésta vendió todo lo relacionado con la marca a Mattel Inc. la mayor empresa fabricante de juguetes del mundo.

¿Irresponsabilidad de Fisher-Price con la seguridad?

Todo comenzó en 2009. Un equipo de ingenieros de la compañía pensaba en cómo resolver uno de los problemas más grandes para los nuevos padres: Cómo hacer que los bebés duerman.

Su inventi fue un sueño. Lo llamaron Rock’n Play. Sostenía alos bebés boca arriba en un marco acolchado en un ángulo de 30º como lo haría un sillón reclinable. Todo destinado a que el pequeño pudiera dormir toda la noche.

Ningún producto en el mercado hace eso de manera segura. Así lo expresió un trabajador de Fisher Price en una deposición Judicial, retomada en investigación por The Washington Post, años después del lanzamiento oficial.

Irresponsabilidad de Fisher-Price: El oscuro caso de su cuna para dormir bebés

No obstante, esta misma investigación revela que la marca desarrolló su revolucionario producto basandose en creencias eeróneas sobre el sueño infantil; sin investigaciones clínicas sobre seguridad. Además en lugar de recurrir al consejo de pediatras, consultó a un solo médico. Un médico de cabecera de Texas cuya experiencia ya estaba en duda y lo ponía en riesgo de perder su licencia médica.

La primera vez que la marca contrarí a un pediatra para la revisión del producto fue ocho años después de su lanzamiento. Esto como parte de su defensa en una demanda por responsabilidad civil.

Hace poco, Fisher-Price retiró 4,7 millones de sus Rock ‘n Play Sleepers, después de más de 30 muertes infantiles y les dijo a los padres que dejaran de usar los productos de inmediato.

El retiro, que se aplica a todos los modelos del producto, fue realizado voluntariamente por la compañía bajo el proceso de retiro por vía rápida de la Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor.

El retiro de la CPSC dice que las muertes «ocurrieron en Rock ‘n Play Sleepers, después de que los bebés se dieron la vuelta sin restricciones o en otras circunstancias».

La irresponsabilidad de Fisher-Price se nota en la opción de reembolso porque solo aplica a los consumidores que han sido propietarios de Rock ‘n Play Sleeper durante menos de seis meses.

A las familias que lo hayan tenido por más tiempo se les ofrecerá un cupón para canjear por un nuevo producto de Fisher-Price, dependiendo de cuánto tiempo hayan sido dueños de la cuna.

Lo que la marca tiene que decir:

Esto es lo que dice el comunicado:

Durante casi 90 años, Fisher-Price ha hecho de la seguridad de los niños y la calidad de nuestros productos nuestra mayor prioridad. Es un compromiso inquebrantable.

Sin embargo, en los últimos días han surgido preguntas sobre el Rock ‘n Play Sleeper de Fisher-Price, es por ello que hoy estamos anunciando un retirada voluntaria de todas las unidades de este producto.

Si bien continuamos respaldando la seguridad de todos nuestros productos, debido a los incidentes notificados en los que el producto fue utilizado de forma contraria a las advertencias e instrucciones de seguridad, hemos decidido, en asociación con la Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor (CPSC, por sus siglas en inglés), que esta retirada voluntaria es el mejor camino a seguir.

Los consumidores deben dejar de usar el Rock ‘n Play Sleeper y contactarse con Fisher-Price de inmediato para recibir un reembolso o un vale.

Con estas medidas queremos que los padres de todo el mundo sepan que la seguridad será siempre la piedra angular de nuestra misión, que estamos comprometidos con estos valores, y que continuaremos priorizando la salud, la seguridad y el bienestar de los bebes y niños en edad preescolar que utilizan nuestros productos.

Investigación de The Washington Post sobre la irresponsabilidad de Fisher-Price

De acuerdo con un informe publicado en The Washington Post, el producto de Fisher-Price para bebés fue retirado el mes pasado después de haber sido atado a docenas de muertes infantiles.

El periódico informa que el ahora retirado producto, parte de la irresponsabilidad de Fisher-Price por haber sido vinculado a más de 30 muertes infantiles, llegó a las estanterías a pesar de que la compañía consultó a un solo médico, un médico de familia que desde entonces perdió su licencia médica para el diseño del producto.

«La seguridad es la prioridad número uno para Fisher-Price y la compañía tiene una larga y orgullosa tradición de priorizar la seguridad como nuestra misión.

En Fisher-Price queremos que los padres de todo el mundo sepan que tenemos la intención de continuar esa tradición», dijo un portavoz de Mattel.

Comienzo de la irresponsabilidad de Fisher-Price

En 2009 un pequeño equipo de ingenieros de la compañía de juguetes parecía haber resuelto uno de los problemas más molestos para los nuevos padres: hacer que los bebés duerman.

Su invento fue una cuna inclinada. Lo llamaron el Rock ‘n Play. Sostenía a los bebés boca arriba en un marco acolchado en un ángulo de 30 grados, como un sillón reclinable.

No había nada como eso. La diferencia se explicó directamente en la caja: «¡El bebé puede dormir con una inclinación cómoda durante toda la noche!»

Durante la próxima década, Fisher-Price vendería 4.7 millones de Rock ‘n Play Sleepers entre 50 y 80 dólares cada uno.

Pero Fisher-Price desarrolló su revolucionario producto basado en creencias erróneas sobre el sueño infantil, sin investigaciones clínicas sobre si era seguro y, en lugar de buscar el consejo de los pediatras, consultó a un solo médico: un médico de cabecera de Texas cuya experiencia ha sido dudada por jueces y perdería su licencia médica, según una revisión de The Washington Post de miles de páginas de declaraciones judiciales, correos electrónicos y estudios médicos, junto con entrevistas a médicos y reguladores.

De hecho, la primera vez que Fisher-Price contrató a un pediatra para evaluar la cuna fue ocho años después, como parte de la defensa de la compañía en una demanda por responsabilidad civil por productos, según los registros.

«Eso es impactante. Nunca se le pasaría por la cabeza a nadie que no se había probado su seguridad «, dijo Nancy Cowles, del grupo de defensa del consumidor Kids in Danger.

Cowles también forma parte de un comité que establece estándares de seguridad voluntarios para los productos para el sueño infantil, incluido Rock ‘n Play.

El mes pasado, la irresponsabilidad de Fisher-Price llegó hasta ahí que la cuna fue retirada después de una serie de muertes infantiles.

La Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor (CPSC), que ayudó a coordinar la retirada, dijo que más de 30 bebés murieron en el producto después de que se entregaron sin restricciones o en otras circunstancias. Pero los reguladores no culparon definitivamente al producto por las muertes.

El retiro del mercado se produjo después de un informe de la revista Consumer Reports, que fue el primero en documentar las preocupaciones sobre el desarrollo del producto e impulsó el retiro después de que obtuvo los registros de la agencia sobre las muertes.

Dos semanas más tarde, otros 700,000 cunas inclinadas hechos por otra empresa, Kids II, fueron retirados del mercado en relación con cinco muertes más.

El número de muertos todavía podría aumentar. Los retiros son notoriamente ineficaces para retirar productos del mercado y los informes de fatalidad han llegado a la CPSC desde el retiro del 12 de abril, según un funcionario de la agencia.

Las raíces del retiro reciente y la protesta subsiguiente sobre por qué los reguladores tardaron tanto en actuar se pueden remontar a decisiones críticas que Fisher-Price tomó hace una década que permitieron que la cuna para sueño inclinado ingresara en los hogares de las personas.

«La gente asume que bendecimos un producto antes de que llegue al mercado», dijo el antiguo comisionado de la CPSC, Robert Adler. «Ese no es el caso».

Sin embargo, los consumidores confían en que los productos infantiles, en particular, se enfrentan al escrutinio antes de llegar a las tiendas.

«Nunca se nos pasó por la cabeza que podría ser peligroso», dijo Sara Thompson, una madre de Reading, Pensilvania, cuyo hijo Alex de 15 semanas de edad murió en Rock ‘n Play en 2011 como consecuencia de la irresponsabilidad de Fisher-Price.

Esta es otra historia similar:

El propietario de Fisher-Price, Mattel, se negó a responder a una lista detallada de preguntas sobre Rock ‘n Play y su creación.

Fisher-Price también señaló que la cuna cumplía con todas las regulaciones y estándares de seguridad aplicables de los EE. UU.

«No había ninguna razón para que esto estuviera en venta», dijo Benjamin Hoffman, pediatra de Portland, Oregon, quien preside el Comité de Prevención de Lesiones, Violencia y Veneno de la Academia Americana de Pediatría.

Entonces, ¿cómo llegó ser parte de la irresponsabilidad de Fisher-Price?

El primer boceto de una cuna inclinada provino de una diseñadora industrial de Fisher-Price llamada Linda Chapman.

Su producto fue utilizado por Fisher-Price durante años para comercializar el Rock ‘n Play. Y Chapman volvió a contar esa historia con mayor detalle durante una deposición el año pasado en una demanda contra Fisher-Price. La demanda había sido presentada por una pareja de Georgia cuyo hijo de 7 semanas de edad sobrevivió después de haber sido encontrado azul y sin vida en el producto en 2014.

Ella dijo que el diseño original del producto se basaba en lo que recordaba de sus interacciones con el médico de su hijo años antes, cuando su recién nacido sufría de reflujo, un problema común que puede causar escupir y episodios de llanto, según una transcripción de la deposición.

Muchos padres, y algunos doctores, aún sostienen que una inclinación ayuda a los bebés que tienen reflujo, lo que a menudo les causa escupir. Pero los estudios médicos han demostrado poco apoyo para esto.

En 2009, el mismo año en que debutó Rock ’n Play, dos grupos líderes de gastroenterólogos pediátricos, basándose en pruebas, publicaron pautas de consenso internacional sobre el manejo de los problemas estomacales en los bebés, encontrando que elevar la cabeza de un bebé en realidad empeora el reflujo gástrico.

La Academia Americana de Pediatría adoptó los resultados.

Aún así, elevar la cabeza de un bebé era una de las creencias fundamentales detrás del desarrollo de Rock ‘n Play.

La compañía usó ese reclamo en una carta de 2010 a la CPSC cuando la agencia primero observó la regulación de las cunas inclinadas.

En su carta, Fisher-Price escribió: «Los médicos a menudo aconsejan dejar dormir a estos bebés con cólicos en una posición supina inclinada, de hasta 30 grados».

Fisher-Price, que se negó a comentar sobre la carta, parecía estar utilizando «cólicos». «- un término usado por los pediatras para describir a un bebé que llora excesivamente – para referirse a un bebé que llora debido al reflujo.

La compañía apoyó su reclamo citando «un boletín informativo disponible por la Academia Estadounidense de Pediatría» y citando su sugerencia para los bebés que regurgitan de elevar la cabecera de la cuna y la mesa de cambio de pañales a 30 grados para que nunca estén acostados.

Ese argumento se alineó perfectamente con la irresponsabilidad de Fisher-Price y su cuna de 30 grados.

Pero ese boletín, escrito por la Sociedad Norteamericana de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica, se basó en las antiguas pautas de tratamiento de la sociedad de 2001, cuando todavía se recomendaba la inclusión de bebés.

Para el año 2010, cuando Fisher-Price escribió su carta, se cambió el consejo para decir que inclinar a los bebés era perjudicial.

Ese fue el trabajo del comité de seguridad que fue dirigido por Kitty Pilarz, ingeniera de Fisher-Price que trabaja como gerente de seguridad de productos.

Hoy en día, ella es vicepresidenta de seguridad de productos y cumplimiento normativo de Fisher-Price. Ella no respondió a una solicitud de comentario.

En su deposición, Pilarz dijo que Fisher-Price no tenía profesionales médicos en el personal.

Irresponsabilidad de Fisher-Price: El oscuro caso de su cuna para dormir bebés

Gary Deegear, de San Antonio, había estado consultando sobre productos de Fisher-Price durante años, según las declaraciones. La irresponsabilidad de Fisher-Price va hasta allá que se negó a hablar sobre su trabajo para la compañía.

Deegear se especializó en medicina familiar y trató a pacientes durante algunos años después de graduarse de la facultad de medicina de la Universidad de Texas en San Antonio en 1988, de acuerdo con los registros de la corte y su resumen en línea.

Luego pasó a la consultoría, a menudo en juicios por responsabilidad de productos, donde era un testigo experto centrado en las lesiones con herramientas eléctricas, según los registros de otros casos.

En 1998, un juez excluyó el testimonio experto de Deegear en el caso de un hombre que perdió cuatro dedos en un brazo en un accidente, según los registros de la corte.

El juez dictaminó que el trabajo de Deegear no estaba probado y era subjetivo.

La licencia médica de Deegear expiró en 2015, según los registros de Texas.

El año pasado, la Junta Médica de Texas presentó una orden de cese y desistimiento contra él por supuestamente practicar medicina sin licencia en un spa médico y por realizar prácticas inseguras.

Deegear no pudo ser localizado para hacer comentarios para esta historia, a pesar de los múltiples intentos de encontrarlo a través de miembros de la familia y antiguos empleadores. Los abogados que buscan tomar su testimonio sobre su papel en el desarrollo de Rock ‘n Play tampoco han podido encontrarlo.

Deegear envió dos investigaciones a Pilarz, según los registros judiciales.

Uno fue un enlace a un resumen de un estudio de 1997 que muestra que los bebés prematuros tenían menos problemas respiratorios durante la lactancia cuando sus cabezas estaban ligeramente elevadas.

El segundo fue un folleto de dos páginas titulado «Guía para padres sobre el sueño seguro» de la Academia Americana de Pediatría.

«Siempre ponga a los bebés a dormir sobre sus espaldas durante las siestas y durante la noche», decía, con una ilustración de un bebé durmiendo en una cuna plana, no inclinada.

Las pautas de sueño enviadas a Fisher-Price por Deegear capturaron los conceptos básicos de la campaña Back to Sleep: la mejor posición para dormir de los bebés es sobre sus espaldas, en lugar de sobre sus estómagos, en una cuna vacía para evitar la asfixia.

La Academia Americana de Pediatría recomienda superficies para dormir planas y firmes, dijo Rachel Moon, pediatra del Hospital Nacional de Niños, que estudia los factores de las muertes infantiles durante el sueño y es considerada experta en este tema.

«La inclinación puede causar un problema», dijo Moon, «porque los bebés pequeños tienen un control deficiente de la cabeza y pueden colocarse fácilmente en posiciones en las que su vía aérea está comprometida».

Pero Pilarz también dijo que no investigó cómo las diferentes inclinaciones afectaban la capacidad de un bebé para respirar.

«No soy consciente de que hicimos una investigación específica en este momento sobre los ángulos de inclinación», dijo, según una transcripción, «aparte de hablar con Dr. Deegear».

En junio de 2009, cuatro meses antes de que Rock ‘n Play llegara a las tiendas, Deegear sugirió que Fisher-Price traiga un prototipo a la conferencia de un médico para mostrar a otros médicos, según un correo electrónico en los registros de la corte.

La irresponsabilidad de Fisher-Price – Contra las pautas

Los pediatras aprendieron sobre el Rock ‘n Play después de estar en venta, y por casualidad.

Hoffman, pediatra de Oregon, lo vio por primera vez cuando un amigo lo llevó a su casa. Dijo que estaba tan preocupado por la superficie inclinada que se negó a dejar que su amigo lo usara para su bebé.

Natasha Burgert, una pediatra en Kansas City, escuchó a tantos padres hablando sobre la cuna que decidió que tenía que ir a una tienda para ver uno por sí misma. Se sorprendió al ver un dispositivo que, en su opinión, iba en contra de las pautas de «sueño seguro».

En agosto de 2012, publicó una carta abierta a Fisher-Price en el blog instando a la compañía a dejar de comercializarla como cuna.

Ella dijo que también imprimió su carta para entregarla a los padres durante las visitas a la oficina.

En 2013, Roy Benaroch, un pediatra de Atlanta, llamó y escribió un correo electrónico al gerente de gestión de riesgos de Fisher-Price, advirtiendo que pensaba que el producto no era seguro y que proporcionaba enlaces a varios estudios, según los documentos que se muestran en The WWashington Post. Benaroch dijo que nunca recibió respuesta.

En 2017, Fisher-Price contrató a dos expertos para evaluar la cuna.

William Fox, un neonatólogo que dirige el Centro de trastornos de la respiración infantil del Hospital de niños de Filadelfia y Thomas Shaffer, experto en problemas respiratorios pediátricos, quien dirige Center for Pediatric Research at the Nemours/Alfred I. duPont Hospital for Children. Los médicos no respondieron a las solicitudes de comentarios.

De acuerdo con los registros de la corte, los dos médicos colocaron a seis bebés en la cuna, trabajando para Fisher-Price, durante 45 minutos, mientras que los médicos midieron las concentraciones de oxígeno en la sangre para detectar signos de dificultad respiratoria.

Los médicos escribieron en un informe presentado ante el tribunal, «no hubo ninguna sugerencia de nuestra observación de los bebés de que tal posicionamiento podría inducir riesgo respiratorio».

Los médicos también notaron que los recién nacidos en la unidad de cuidados intensivos neonatales del hospital de Filadelfia son colocados sobre sus espaldas en inclinaciones de hasta 30 grados».

«Nuestro producto fue puesto a pruebas y cumplió con todos los requisitos», dijo Mike Steinwachs durante una declaración sobre su papel como ingeniero de calidad de Fisher-Price que trabajó en el Rock ‘n Play.

Steinwachs, quien se retiró de Fisher-Price el año pasado, no respondió a una solicitud de comentarios.

Fisher-Price escribió una carta en 2010 a los reguladores pidiéndoles que crearan un estándar separado para cunas inclinadas, argumentando que una prohibición podría tener consecuencias no deseadas.

«La restricción podría incluso aumentar el riesgo de lesiones para los niños, ya que los padres buscan sustitutos», dice la carta.

La agencia acordó permitir un estándar separado.

En los Estados Unidos, ASTM tardó cinco años en aprobar un estándar voluntario para cunas inclinadas, con ángulos de 10 a 30 grados. Los defensores de los consumidores y la Academia Americana de Pediatría se opusieron a la norma.

Pero fueron superados en número por representantes de la industria, incluyendo a Steinwachs de Fisher-Price, que constituían más de la mitad de los miembros del comité.

El trabajo de la comisión sobre la regla de seguridad continuaba este año, justo cuando los problemas con el Rock ‘n Play aparecían a la vista. Ese trabajo ha sido puesto en espera, dijo la agencia.

Mattel, la empresa matriz de Fisher-Price, estimó que el retiro del mercado costaría 27 millones de dólares, más al menos 30 millones dólares más en ventas perdidas durante el resto del año.

Pero el director financiero de Mattel, Joseph Euteneuer, minimizó el impacto durante las llamadas a fines del mes pasado, diciendo que los daños causados por el Rock ‘n Play, considerando que Mattel es un negocio de 1 mil millones de dólares son aproximadamente un par de puntos porcentuales bajos.

Cowles, también, dudó del impacto del retiro, en la prevención de muertes. Muchos padres siguen creyendo que Rock ‘n Play es seguro.

Esa es la historia completa. ¿Qué te parece la irresponsabilidad de Fisher-Price? Te leemos en los comentarios.

Acerca del autor

Daniela Lazovska

Comentarios

  • Sinceramente no me pareció útil mas bien me parecia peligroso yo compre uno lo use 2 veces y lo tire porq mi bebé se me estaba ahogando uno como padre tiene q asegurarse de todo yo no podia seguir usando eso sí ya había visto como mi bebé se me estaba ahogando prefiero tirarlo y perder el dinero

  • Considero que no toda la culpa es de FISHER PRICE yo tengo dos hijos, una de 4 y uno de 1, desde que nació mi hija me regalaron la «Mecedora 2 en 1 Graco Little Lounger» muy parecida a «Rock’n Play» que usé con mis dos hijos y a la fecha la sigo usando con mi hijo menor para que se duerma, lo acuesto, lo arrullo y cuando esta dormido lo paso a su cuna.
    Si bien fue un error de marketing venderla como que tu hijo dormirá toda la noche, los papas también debemos de tener sentido común, yo jamás hubiera dejado a mi hijos dormidos solos y sin supervisión en ese tipo de mecedoras o columpios que son muy comunes por que corre el riesgo de que gire y se asfixie o que se caiga al piso y se lastime en el mejor de los casos.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Caballocalco No. 42 Int 28, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact