Bill y Melinda Gates defendieron el poder de la inversión filantrópica de los multimillonarios, ¡entérate!

Bill Gates será pronto la persona más rica del mundo. El sigo pasado se convirtió en una de las mentes empresariales más temibles del siglo.

“Creo que es fascinante que por primera vez en la vida la gente diga: ‘De acuerdo, ¿debería de haber multimillonarios?’ ‘¿Debería haber un impuesto a la riqueza?’ Creo que es una buena discusión ”.

“Mi opinión es que debería haber un impuesto estatal y tal vez incluso más alto que el que tenemos hoy. Entre los Forbes 400, no creo que seríamos una mayoría, Warren [Buffett] y yo, estamos en una cierta desventaja al respecto”, dice Gates. “Así que creo que hay mucho debate sobre cómo se debe gravar con impuestos al capital y cómo se debe gravar con impuestos a los estados”.

Pero en cuanto al tipo de economía desincentivadora que lamentaron los Beatles en “Taxman” y que cada vez defiende más la extrema izquierda de Estados Unidos, Gates sigue siendo claro: “La idea de que no debería haber multimillonarios, si llegara a implementarse, generaría más pérdidas que ganancias”

Libros recomendados por Bill Gates al cerrar 2017

Al observar cómo Gates ahora despliega decenas de miles de millones filantrópicamente, tanto el dinero que él y su esposa Melinda ponen en su fundación del mismo nombre, la más grande del mundo, como lo que ofrece Buffett y sus promesas, es fundamental entender esa perspectiva. Tal como Gates considera, correctamente, que un sistema de impuestos que pasa de progresivo a confiscatorio genera menos riqueza e innovación en general, él y Melinda examinan los problemas de manera sistémica.

“Es más evocador decir que estás salvando una vida que decir que estás salvando un millón”, dice. “Es una cosa rara”.

Esa visión del mundo aparece en la edición de 2019 de la carta anual de los Gates, publicada esta mañana. Aparentemente, la carta de este año, en la que se exponen sus observaciones y prioridades filantrópicas, se centra en nueve sorpresas que los han inspirado a tomar medidas. En realidad, es una prueba del poder de la inversión filantrópica, la idea de dar no para apaciguar problemas, sino para resolverlos.

Los Gates escriben sobre su iniciativa Become A Man (BAM), un programa de asesoramiento grupal que ayuda a los adolescentes varones a permanecer en la escuela canalizando su enojo. (Bill Gates dice que tuvo una “experiencia conmovedora” en un grupo, e incluso tomó su turno para desahogarse, al enterarse de que los casos globales de poliomielitis aumentaban). Y su “feria de baños” en Beijing, diseñada para inspirar a un retrete de próxima generación que pueda aliviar problemas de saneamiento. Y sobre su fijación en África, cuya joven población promete transformar la fuerza laboral mundial.

De acuerdo con Forbes, todas estas iniciativas cuentan una historia similar. Se trata de “elegir ideas novedosas” o “teorías que se salgan de la caja”, como dice Gates, y luego demostrar que los conceptos funcionan. “Una vez que encuentras una solución y quieres escalarla, generalmente es dinero del gobierno”.

Eso se convierte en un punto de conflicto cuando Washington, disfuncional, no puede aplicar las políticas más obvias con una visión a futuro. Por ejemplo la ayuda internacional, menos del 1% del presupuesto de los Estados Unidos y un gasto que, desde el Plan Marshall, ha generado un retorno de inversión [ROI por sus siglas en inglés] positivo en términos de creación de estabilidad y mercados comerciales vitales, así como para eliminar enfermedades mortales. Si bien el Congreso rechazó los recortes de ayuda internacional propuestos por el presidente Trump, Gates sigue preocupado. “Simplemente no se puede ignorar, dada la intensidad del debate político sobre temas domésticos, y más si hay un partido que cuestiona: ‘Oye, ayudar a los países extranjeros es un pésimo acuerdo, ¿nos beneficia?”

Esta corta tendencia nacionalista es un problema global. “Estamos muy preocupados de que si el Brexit no sale bien, al menos por un tiempo, [el Reino Unido] podría no ver [la ayuda extranjera] como una prioridad en absoluto”, dice. “Si la situación doméstica francesa se vuelven demasiado dolorosa, ¿serán generosos?”

En educación, Gates ha enfrentado obstáculos similares. “Te adentras en la política pública en términos de lo que estás tratando de lograr. Es complicado ”. El ejemplo más obvio aquí: su batalla por los estándares de educación de Common Core, que críticos como Diane Ravitch socavaron al calificar a tales esfuerzos como los de un “club de chicos multimillonarios”.

“El ataque que cuestiona’¿Por qué tendrías que tener una opinión sobre la agenda?’ Tiene cierta resonancia”, admite Gates.

Entonces, ¿por qué los multimillonarios deberían elegir los problemas que se están resolviendo?

“La filantropía existe porque el gobierno no es muy innovador, no prueba cosas arriesgadas y particularmente las personas con antecedentes en el sector privado, en términos de medición, escogen grandiosos equipos de gente para probar nuevos enfoques”, dice Gates. “Eso hace la filantropía”.

La inteligencia artificial se vislumbra en el horizonte como la nueva amenaza provocada por la innovación. “A largo plazo”, dice Gates, “la IA es un problema difícil”.

 

Claramente muestra empatía por el chico maravilla del siglo, Mark Zuckerberg, quien se enfrentó al escrutinio de lo que el gobierno federal vio como las tácticas monopolísticas de Microsoft. Zuckerberg se ha convertido en un escudo del rol de Facebook en la erosión de la democracia, como lo describió recientemente el inversionista de Facebook Roger McNamee.

“Creo que lo que Roger [McNamee] ha dicho es completamente injusto y un tanto indignante”, dice Gates. “Están culpando a Mark por todo. Quiero decir, Trump no fue elegido por Facebook. Hablan de una “burbuja de filtro” y polarización. … Bueno, sean claro. Puedo leer lo que quiera leer, escuchar la radio de la derecha o escuchar las noticias de Fox. Incluso si matas a Facebook, aún puedo vivir en mi burbuja. Mi burbuja no es solo mi feed de Facebook, por lo que pensar ‘Oye,Mark, resuelve el problema’, vaya, [indica que] Roger McNamee no tiene una solución práctica para la burbuja de filtro”.

“Creo que lo que Roger [McNamee] ha dicho es completamente injusto y un tanto indignante”, dice Gates. “Están culpando a Mark por todo. Quiero decir, Trump no fue elegido por Facebook. Hablan de una “burbuja de filtro” y polarización. … Bueno, sean claro. Puedo leer lo que quiera leer, escuchar la radio de la derecha o escuchar las noticias de Fox. Incluso si matas a Facebook, aún puedo vivir en mi burbuja. Mi burbuja no es solo mi feed de Facebook, por lo que pensar ‘Oye,Mark, resuelve el problema’, vaya, [indica que] Roger McNamee no tiene una solución práctica para la burbuja de filtro”.

(“Es difícil cuando estás en ese vórtice”, agrega Gates. “Una vez lo estuve. Fue un poco diferente porque el mío era más una cosa relacionada con la corte que la visión general de si el software era bueno o no “)

En última instancia, Gates, cuyo valor neto, incluso después de grandes donaciones a la fundación, se acerca a los 100,000 mdd, considera que la filantropía es una fuerza vital para el bien. Y él piensa que los críticos potenciales, incluso un loco primer ministro británico, llegarán a compartir ese punto de vista.

“Cuando me reuní con Jeremy Corbyn por primera vez, ¿pensó que era un tipo multimillonario que recaudó más dinero, del que en su opinión, alguien debe recolectar?”, recuerda Gates. “¿O me vio como el filántropo que está ayudando a mejorar África?

Acerca del autor

Janneth Del Real

Licenciada en Periodismo por la Escuela de Periodismo Carlos Septién. Ha trabajado en el periódico Mas por Más, revista SuperMujer, Pulso Pyme, Linio y en el Periódico AM de Querétaro. Actualmente desarrolla contenidos para Expoknews.

Mujer positiva que siempre busca el para qué de las cosas.