Ambiental

Instalan obra verde en México

El proceso de colocación de equipos ahorradores de agua tarda seis meses en promedio

Dentro de unos años, tener agua en casa va a ser un lujo que no todos se puedan dar.

Una posibilidad de contar con este privilegio va a ser posible con la instalación de sistemas que ayuden a conservar el líquido, además de mejorar el entorno ecológico.

Los muros verdes y jardines en las azoteas se han vuelto populares en las construcciones capitalinas, pues además de verse bien contribuyen a la ecología y las vuelven autosustentables, sobre todo en el tema del agua.

Luego de la escasez que se ha vivido en la ciudad, sus habitantes se han vuelto más conscientes de la necesidad de reciclar el vital líquido y aprovecharlo al máximo en sus domicilios.

Para ello instalan sistemas con este fin, además de otros que sirven para captar el agua de lluvia y utilizarla en las necesidades de la familia, igual que el agua potable.

La casa de Claudia Ramírez, en las Lomas de Chapultepec, será remodelada para ahorrar el líquido.

El primer paso fue la colocación de un muro verde, que tiene plantas endémicas de la zona que se mantiene verdes todo el año; para regarlas sólo hay que agregar suficiente agua en el fieltro.

Éste absorbe la cantidad necesaria y deja correr el resto a través de unos canales, ahí llegan a una bomba que sube el agua nuevamente al muro.
“Estamos conscientes de que el agua se va a acabar”, comentó la dueña de la casa, por lo que realizarán varios cambios en su domicilio a lo largo del año.

El siguiente paso será la colocación de un biodisgestor, que es un pequeño tratador de aguas negras, para reciclar todo el líquido que utilizan en la casa.

“Son seis personas que viven aquí, por lo que el agua que generan es suficiente para regar los 400 metros cuadrados de jardín”, aseguró Alejandro Tazzer, socio de la empresa Econstrucción, encargada de la remodelación del lugar.

Además se cambiará parte de la fachada y en el techo se pondrá un sistema de captación de lluvia, que la llevará hasta la cisterna.
Todo esto quedará listo en seis meses, comentó Diego Tonda, el otro socio de la empresa.

Después de esto, planean otro muro verde y colocar paneles de energía solar.

“Queremos ir mejorando poco a poco y ayudar al medio ambiente”, afirmó Claudia, sobre los cambios a su casa.

Otra novedad con la que cuenta la empresa son las azoteas verdes, que funcionan como jardín y captador de agua pluvial; éste cuenta con varias capas que filtran el agua hasta en un 90 por ciento.

La capa superior tiene plantas o pasto, y debajo hay sustratos minerales o vegetales que retienen fósforos y amonios, y la capa siguiente es de geotextil, el cual retiene la vegetación.

Este sistema, que logra captar hasta el 60 por ciento del agua pluvial, se puede poner en el techo de cualquier construcción o incluso debajo de un jardín que ya exista.

Tazzer aseguró que la mayoría de los edificios podrían tener este sistema porque tienen el espacio suficiente.

“El único inconveniente es la estructura, todo depende de cuánto soporte”, señaló el directivo de la empresa Econstrucción, además del espacio suficiente para construir la cisterna de almacenamiento.

El costo es de mil 300 pesos por metro cuadrado más los ocho mil pesos que cuesta la excavación para el tanque de almacenamiento de agua.
Si bien estas obras son complejas, Tazzer consideró que es una inversión a largo plazo, que dotará de agua en el momento en que otros lugares falte.

No hay una obligación
>En México no hay una legislación que obligue a los particulares a tener sistemas de captación de lluvia, a pesar de que se ha intentado varias veces.

A principios de febrero, el senador Jorge Legorrtea Orodica, del Partido Verde Ecologista, presentó una serie de reformas a las leyes generales de Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente y de Asentamientos Humanos.

La iniciativa busca que los sistemas sean obligatorios en todo el territorio nacional, con lo que se ahorraría hasta un 40 por ciento de agua para uso doméstico y se dejarían descansar los mantos freáticos.

En la Ciudad de México sólo existen las ollas de captación de lluvia, que funciona como una pequeña presa y después la inyecta a los mantos acuíferos.
Los sistemas de captación de lluvia se utilizaban desde la antigüedad.

A los árabes se les debe el uso de aljibes, que son depósitos de agua que se siguen usando hasta la fecha.

En Mesoamérica, los mayas tenían los chultunes, depósitos de agua con forma de botella rodeados de una superficie cóncava que captaba hasta 35 mil litros de agua.

En la época colonial varios edificios también contaban con estos sistemas, que se pueden apreciar en conventos de Oaxaca o Zacatecas.

Reglamentado
En otros países ya es una obligación la recuperación de la lluvia:

En España, Islas Vírgenes, Islas Caicos y Turkos, Tailandia, Singapur y Japón, existe un marco legal y normativo que obliga a la captación de agua de lluvia de los techos.

En Alemania las nuevas empresas deben recuperar el 50 por ciento del agua pluvial y utilizarla en sus procesos.

Las industrias en California, Estados Unidos, reciben incentivos por parte del gobierno para que instalen esos sistemas.
Bélgica entrega recursos económicos a los ciudadanos para que instalen estos sistemas en sus viviendas.

En China se resolvió el problema de abastecimiento de agua a cinco millones de personas con la aplicación de estas tecnologías.

En Bangladesh se detuvo la intoxicación por arsénico con la utilización de sistemas de captación de agua de lluvia para uso doméstico.

Durante los últimos diez años Tailandia han construido diez millones de cisternas.

Excelsior, Comunidad, pag.3
Puede leer la nota completa dando Click sobre la imagen para ampliar

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]