De la RSE a los Territorios Socialmente Responsables

Innovaciones en sostenibilidad

Por: Josep Maria Canyelles

Investigadores captan energía solar del asfalto para derretir el hielo de las carreteras en puntos conflictivos y alimentar farolas

Estamos buscando ser autosuficientes buscando energía hasta debajo del asfalto… Dicen los expertos que para salir de la crisis debíamos buscar un objetivo común, en el siglo XXI el objetivo es, la búsqueda de la energía autosuficiente o il-limitada!!!.

El estudiante Andrew Correia y el Profesor K. Wayne Lee (imagen de arriba) desde el laboratorio de la University of Rhode Island han llevado a cabo un experimento para medir la energía solar generada por un parche de asfalto. El calor radiante que desprende las carreteras ha sido un factor para explicar por qué las temperaturas de la ciudad suelen ser considerablemente más calientes que las zonas suburbanas o rurales. Estos investigadores han encontrado un método de recolección de energía solar procedente del asfalto que entre otras aplicaciones podría derretir el hielo de las carreteras (puntos conflictivos como puentes, por ejemplo) y alimentar de energía a las farolas urbanas ó suburbanas, señalizadores luminosos. suministrar agua caliente a edificios como lo harían las bombas de calor geotérmicas…

“Tenemos kilómetros y kilómetros de pavimento asfaltico en todo el país que en el verano absorbe una gran cantidad de calor”, dijo el Profesor Wayne Lee, líder del proyecto, “Si somos capaces de cosechar este calor, podremos utilizarlo para nuestro uso diario y reducir el calentamiento global”. El equipo de investigación ha identificado varios enfoques, desde el más simple a lo más complejo, y están llevando a cabo una investigación que pretende hacer realidad cada uno de ellos en distintas circunstancias.

Uno de los enfoques considerado simple sería integrar células fotovoltaicas flexibles en las carreteras (ponen el ejemplo de colocarlas en New Jersey en las barreras que dividen las carreteras) para proporcionar electricidad a las farolas e iluminar las señales de tráfico. “Este es un proyecto que podría aplicarse hoy en día porque la tecnología ya existe,” dijo Wayne Lee, “dado que la nueva generación de células solares son más flexibles y que pueden instalar independientemente del ángulo del sol.”

Otro enfoque práctico para la recolección de energía solar del pavimento asfáltico sería colocar tuberías para el paso de agua bajo el asfalto y permitir que el sol calentara el agua. El agua caliente podría ser conducida, por ejemplo, por debajo de puentes para derretir el hielo acumulado en la superficie y reducir las grandes cantidades de sal que cada año se arrojan sobre las carreteras. El agua también puede ser conducida por tuberías a los edificios cercanos para satisfacer las necesidades de calefacción o de agua caliente. Incluso podría convertirse en vapor para mover una turbina en una planta tradicional de baja potencia.

El estudiante graduado Andrew Correa ha construido un prototipo de este sistema en un laboratorio de la Universidad (URI) para evaluar su eficacia (financiado por Korea Institute for Construction Technology) probando diferentes mezclas de asfalto y diferentes sistemas de tuberías, que espera demostrar que funciona en un entorno real. “Una de las propiedades del asfalto es que retiene el calor muy bien”, dijo Andrew, “incluso después de que se pone el sol, el agua se mantiene caliente y según he podido comprobar el agua se calienta más que el asfalto.”

El equipo de investigadores ha formulado otras alternativas más futuristas como sustituir por completo las actuales carreteras por caminos hechos con grandes bloques de asfalto que contendrían las células fotovoltaicas, luces LED y distintos sensores. Los bloque podrían iluminar las calles y las carreteras con distintas configuraciones según el caso y proporcionar alertas tempranas para la necesidad de mantenimiento. Es fascinante, estimado cibernauta, el futuro que podemos proporcionar a las futuras generaciones, incluso de un futuro muy cercano, con suelos radiantes con redes de tuberías empotradas bajo el pavimento que recoge toda la energía solar y encima para rematar la jugada, un río de coches eléctricos corriendo por las carreteras de asfalto inteligente, que encontrarán millones de puntos de recarga de sus baterías. Y de emisiones de CO2, las justitas para la vida.



Josep Maria Canyelles

Experto en Responsabilidad Social de las Empresas y Organizaciones. Promotor del think tank Responsabilitat Global. Promotor de collaboratio, iniciativa para los Territorios Socialmente Responsables. Coordinador de la Comisión de RS de la Asoc. Catalana de Contabilidad y Dirección. Asesor técnico de la Cámara de Comercio de Barcelona en materia de RSE. Colaborador de la Asoc. para las Naciones Unidas en materia de RS. Asesor de gobiernos en RS. Ha realizado una comparecencia parlamentaria en la Subcomisión de RSC del Congreso de los Diputados en calidad de experto. Colaborador docente de diferentes universidades y programas formativos de alta dirección.

Puede consultar su blog aquí

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario