Ambiental RSE

Hay desconexión de políticas ambientales en CDMX: inmobiliarias

No existe certeza jurídica ni económica para la vivienda social en la capital de México, denuncian

El sector inmobiliario dio a conocer, en voz de varios de sus integrantes de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda (Canadevi), que los planes urbanos y ambientales del gobierno de la Ciudad de México (CDMX) están dispersos y corren el riesgo de ser inviables, afectando la futura edificación centralizada de vivienda de interés social en la capital, la cual tiene un costo de menos de un millón de pesos.

Los desarrolladores informaron que la Secretaría de Medio Ambiente (Sedema) de la CDMX les invitó a participar en el Reto Verde para coadyuvar en la plantación de 10 millones de árboles, adopción de camellones y jardines, realización de voluntariado y promoción de inversión en los 9 corredores urbanos en donde el gobierno de la CDMX planea se levante vivienda social con perspectiva ambiental.

Sin embargo, indicaron que sin una política de desarrollo social fracasará el programa tanto ambiental como de vivienda social de la jefa de gobierno de la CDMX, Claudia Sheinbaum.  Entre las problemáticas y necesidades que perciben están disminución en costos de permisos urbanos, pagos de usos de suelo, trámites de servicios para el hogar y nuevos esquemas de precio de catastros.

Cabe mencionar que la CDMX es la entidad más cara para comprar una vivienda y se estima que a 7 de cada 10 trabajadores no les alcanza su sueldo para adquirir una nueva casa.

El promedio nacional de vivienda social es de 747,000 pesos, mientras que en la capital alcanza un valor promedio de más de un millón y medio, informó el análisis inmobiliario ai360.

Los empresarios le hicieron saber a Marina Robles, titular de la Sedema, que no basta con plantar árboles, ya que sectores como el agua, en su acceso, uso y tratamiento, están olvidados.

También señalaron el mal manejo de los desechos urbanos y la falta de movilidad inteligente en la capital como otros pendientes no atendidos.

Invitaron a la funcionaria capitalina a impulsar políticas holísticas y coordinadas para evitar que las reforestaciones no se pierdan al sólo ser actividades individuales en las calles, que pueden estar descoordinadas de la posible nueva vivienda social a construir.

Todos estos señalamientos fueron respondidos con evasivas por la funcionaria capitalina, quien al final de todas sus frases siempre conminaba a que “esperen a que la Dra. Claudia Sheinbaum en su momento les de atención”.

La titular de Sedema detalló que la autoridad capitalina tiene dos prioridades, que son restaurar los ríos de la capital y la revegetación de la urbe.

El objetivo del Reto Verde es plantar 10 millones de árboles en la capital, en camellones de avenidas, jardines, espacios urbanos, huertas urbanos, áreas verdes, etc.

Dijo que “se busca reconstruir a la mancha urbana desde su interior, con un nuevo arbolado que redundará en una mejor calidad de vida de los individuos, así como permitir revertir la crisis de biodiversidad del Valle de México”.

Aceptó que estos proyectos no son posible sin las empresas, sector que al momento ha participado con más de 100 corporativos inscritos en estas labores y aportado más de 20 mil voluntarios en las jornadas semanales de la CDMX para restaurar la imagen urbana, limpiar calles o reforestar.

Incentivos a la RSE, entre sí y no

Carlos Flores, director general de Corazón Capital, indicó que su organización representa a unos 20 empresarios del sector inmobiliario que impulsan el desarrollo económico sustentable, la responsabilidad social, el cuidado de la salud, el fomento educativo, el fortalecimiento de la transparencia y la movilidad inteligente.

Recordó que están colaborando con la autoridad capitalina en la elaboración del nuevo plan urbano que se pretende implementar para los próximos 20 años en la CDMX.

En entrevista con ExpokNews declaró que las empresas deben participar en el Reto Verde con toda la buena voluntad que les sea posible, pues no se requieren de incentivos, “sino de tener conciencia de lo que significa el reforestar esta ciudad”.

Detalló que “no se debe pensar en beneficios fiscales sino en el compromiso y la responsabilidad social que tienen consigo las empresas”.

Por su parte, José Shabot, CEO de Quiero Casa y de la Fundación Construye Bienestar, declaró que el sector privado ha registrado diversos avances al adoptar desde camellones y parques, como donar plántulas para reforestaciones en la CDMX.

Entre los sitios a reenverdecer por esta empresa están el camellón del Eje Central, Parque Centenario, Parque Atepehuacán, Parque Tintoretto, Parque ejecutivo, Parque Zaragoza y Parque de los Periodistas así como reforestar la Sierra de Santa Catarina en Iztapalapa.

Recalcó que “el gobierno no puede sólo y requiere de la suma de las empresas para sacar adelante los retos medioambientales y edificar viviendas con espacios verdes”.

Sobre el impulso de este tipo de políticas ecológicas en el sector de pequeñas y medianas empresas, dijo a ExpokNews que se debe ampliar el diálogo entre las cámaras empresariales y el sector público para que se sepan comunicar a todo tipo de industrias que tienen posibilidades de colaborar.

Sobre el tema de beneficios fiscales por ayudar a iniciativas ambientales, detalló que “en diversas ocasiones se ha planteado el poder recibir descuentos en el pago del predial, pero igual está a debate, lo importante es ahora colaborar con la ciudad de forma altruista”.

Acerca del autor

Juan Carlos Machorro

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Caballocalco No. 42 Int 28, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact