Colaboraciones

Guerreras urbanas realizan gestión de residuos con visión social

En el municipio mexiquense de Chimalhuacán se realiza un proyecto de impulso social que empodera mujeres y reutiliza material de desecho

Por: Juan Carlos Machorro

En uno de los municipios con más inseguridad del país, Chimalhuacán, Estado de México, se realiza el proyecto “Tejiendo un Porvenir”, a través del cual la Fundación Mitz ha capacitado a más de 750 mujeres en condición vulnerable a lo largo de 11 años, para que se autoindependicen, obtengan recursos económicos y sean un apoyo para su familia con la creación de artesanías reutilizando papel, plástico y cartón.

Esta zona se caracteriza por familias que por varias generaciones se han dedicado a la pepena de basura en los tiraderos de Chimalhuacán y Nezahualcóyotl. De acuerdo con Judith Romano de Achar, fundadora y presidenta de la Fundación Mitz, vivir de la basura no es el problema que se resiente en esa zona: son la inseguridad y la falta de oportunidades de desarrollo social, educativo y laboral lo que afecta a los habitantes, principalmente a las mujeres.

Por ello, explicó que desde la llegada de la Fundación a Chimalhuacán, se invita de manera abierta a las mujeres para que entiendan que no se les están dando donaciones o caridad, sino que se les busca inculcar una capacitación al trabajo para que cuando gusten irse de la organización tengan la capacidad de abrir negocios para brindar la atención y educación que requieren sus hijos.

Este proyecto se ha enfocado a la gestión de residuos con visión social y a lo largo de estos 11 años ha recibido en donación 70 toneladas de papel y plástico de diversas marcas comerciales, como Mars México, Coca Cola, Natura, Danone, Toks, Jumex, entre otras, las cuales les hacen llegar rollos de papel y plástico que no utilizan o son sobrantes de sus procesos industriales para ser transformados en artesanías que, puntualizó, “son creaciones de estas guerreras urbanas”, señalando a las mujeres que se encargan de esta labor.

“Tenemos en promedio unas 80 a 100 mujeres cada año, que pasan por tres etapas de aprendizaje para crear artesanías y también reciben talleres en otros rubros como educación financiera, cursos de belleza, de salud, de ventas, manualidades, etc.”, comentó.

Esto, aseguró, ha redituado en que algunas de sus graduadas ya han abierto diversos negocios, como papelerías o pollerías mientras que otras ya trabajan en centros comerciales.

Reutilización, que no reciclaje

Este sistema de incentivar el trabajo y la reutilización de materiales, estima, ha impactado en 7 comunidades: Palo Solo, Mixcoac, Bondojito, Nezahualcóyotl y tres en Chimalhuacán.

Mencionó que en las convocatorias de mujeres, si bien cada año llegan alrededor de 200, al saber que no es caridad lo que brindan se va como la mitad pero el resto, añadió, están abiertas a aprender y trabajar.

Ejemplificó que sus producciones se venden tanto al menudeo como a nivel masivo, y que en 2018 tuvieron que realizar una producción de 20 mil esferas navideñas de material reutilizado que se fueron a Estados Unidos.

Los puntos de venta en donde se expenden sus productos se ubican en China, Inglaterra, Alemania, Bélgica, Egipto, Singapur y varios puntos de EEUU (todos ellos corren a cargo de locales de las marcas que les patrocinan), como en Times Square en la tienda de M&M’s, así como en la web: www.mitz.org.mx. Cabe mencionar que de las 70 toneladas de papelería que en 11 años han recibido, 70% proviene de esta última marca.

Enfatizó que al ser material que debe tener calidad para los productos que expenden en varios países (situación que dijo tienen bajo sellos de calidad europeos y estadounidenses), no realizan reciclado de plásticos o papel en calle y tampoco reciben dichos productos de pepenadores ajenos.

Inversión social

Los productos, como bolsos, pulseras y cinturones, se entregan a las empresas para ser vendidos por sus sistemas y establecimientos, llegando a tener precios de 700 pesos mexicanos en promedio.

De esta cantidad, ejemplificó, unos 300 pesos le corresponden a la artesana (que puede invertir unas 8 horas en la confección de un bolso de piel para dama con aditamentos reutilizados), y así van variando las ganancias de la Fundación como de las mujeres.

Las marcas, explico, no piden nada a cambio lo que permite reinvertir las ganancias; su siguiente plan es adquirir el taller donde trabajan y a ello destinarán 20% de las ganancias próximas.

US1 billón a sustentabilidad: Mars

Paulina Ruiz-Lang, gerente de Comunicación Externa de Mars México, declaró a ExpokNews que además de este proyecto se tiene el Plan de Sustentabilidad de la empresa en línea con el que se prevé invertir un billón de dólares a nivel global en los siguientes años.

Actualmente están en investigación para que todos sus empaques o bolsos para productos sean 100% reciclados al año 2025, en línea con su esquema de Planeta Sano.

Explicó que por investigación y patentes de marca, no se puede saber el porcentaje que han avanzado y recordó que deben cumplir muchos parámetros en salubridad al ser empresa de grado alimenticio.

Destacó que en México resalta el reuso de los empaques con Fundación Mitz, aunado a otros programas, como el implementado en Chiapas a través del cual promueven la agricultura sustentable del cacao que ha padecido graves plagas en la región de Pichucalco.

Ahí, recordó, esa problemática derivó en una caída de la productividad a menos de 100 kilogramos por hectárea, pero con la donación de planta nueva y fuerte, hoy ya se tienen promedios de 700 kilogramos de producción de cacao que ha regresado la rentabilidad de este cultivo.

Fundación Mitz

Fundación Mitz, palabra que significa “para ti” en nahuatl, surgió de la idea que llegó a su fundadora cuando una mujer mayor de la sierra de Guerrero le decía “Mitz, Mitz”, al señalar una bolsa de material reutilizado que le obsequiaron hace años.

Esta Fundación tiene tres pilares: empoderamiento de mujeres, cuidado ambiental y creatividad artesanal con fomento a la educación.

La organización ha apoyado con 994 mil horas de educación; 2.65 millones de pesos donados a becas educativas y unas 4,000 becas a alumnos de La Casa de los Niños de Palo Solo.

Los procesos de capacitación llevan un año de duración y sus etapas se dividen en tres ciclos: semilla, retoño y artesana certificada.

El aprendizaje comienza con la gestión de residuos con visión social, seguido de maquilar y cortar el papel, realización de los dobleces conforme a la pieza, compaginación de los artículos, siempre cuidando la no repetición de dibujos o la combinación de los mismos.

Después se pasa al cocido y luego al armado de las alfombras u cuadritos de plásticos y papel para su final cocido con aguja e hilo.

Acerca del autor

Juan Carlos Machorro

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Caballocalco No. 42 Int 28, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact