RSE

Google Glass a favor de niños con autismo, les ayuda a reconocer sus emociones

Google Glass a favor de niños con autismo, les ayuda a reconocer sus emociones
Escrito por Janneth Del Real

Este es un nuevo método para ayudar a los niños con autismo para poder identificar las emociones de los demás, ¡conócelo!

Varios científicos han desarrollado un nuevo método para ayudar a los niños con autismo para poder identificar las emociones de los demás. Para ello, crearon unas gafas de realidad aumentada llamadas Google Glass, ellas utilizan una app que determina cómo se sienten otras personas y le informa al propietario al respecto.

Es que es importante señalar, que para muchos niños con autismo es difícil formar lazos de amistad, porque tienen dificultades con sus habilidades sociales como la de reconocer expresiones faciales; los niños con autismo sufren de un trastorno del espectro autista y además tienen dificultades para establecer contacto visual. Investigaciones han demostrado que es complicado para los pacientes con autismo, distinguir entre sorpresa y miedo, así como identificar emociones más sutiles.


Con Google Glass, los niños con autismo se verán beneficiados al reconocer las emociones de los demás.

Twittea esta frase.


Google Glass a favor de niños con autismo, les ayuda a reconocer sus emociones

Por ello, en la actualidad se usa un análisis de comportamiento aplicado para tratar ciertos síntomas de la enfermedad. Si comienza a una edad temprana se puede lograr una mejora significativa en la condición del niño. Sin embargo, no todos pueden permitirse ver a un terapeuta.

Es por eso que el equipo de investigación en la Escuela de Medicina de Stanford, dirigido por Jena Daniels propuso un método de terapia que puede llevarse a cabo de manera independiente.

Los científicos usaron un sistema de aprendizaje automático, entrenado para reconocer ocho emociones: felicidad, tristeza, enojo, disgusto, sorpresa, miedo, desprecio y emoción neutral.

Google Glass a favor de niños con autismo, les ayuda a reconocer sus emociones

Para probar la efectividad del método propuesto, los científicos realizaron un estudio piloto; 14 niños con trastornos del espectro autista durante 72 días usaron las gafas en casa. La edad promedio fue de 7 años y 6 meses. De 14 familias, 12 notaron que la frecuencia del contacto visual en los niños aumentó con los demás. El mejoramiento promedio en la escala de la capacidad de respuesta social (SRS-2) fue de 7 puntos. En cuatro participantes el autismo pasó de la forma severa a la mitad, durante el estudio.

Es importante tener en cuenta que el estudio no tuvo un grupo de control con el que comparar los resultados, por lo tanto, no se puede decir que la razón de la mejora está relacionada con el uso de Google Glass.

Existen varias etapas de la investigación, por ejemplo, en la siguiente, el equipo seguirá buscando voluntarios para evaluar si Google Glass verdaderamente cumple su objetivo en otras personas.

Para ello se dará un curso de cuatro meses, donde algunos niños y sus familias participarán en la terapia.

“Durante tres sesiones de 20 minutos al día, se graba todo lo que un niño ve mientras utiliza Glass y se guarda en una aplicación para smartphone desarrollada por el laboratorio. Luego los niños y los padres pueden revisar las imágenes juntos y los padres pueden señalar las emociones que sentían en momentos específicos. A medida que esto ocurre, barras con códigos de colores correspondientes que aparecen en la parte inferior de la pantalla se vinculan con esos sentimientos. Por ejemplo, una barra roja en la parte inferior de la pantalla significa que alguien está molesto, y una barra amarilla quiere decir que está contento. … Estos videos con códigos de color ayudan a los niños a recordar las emociones que vieron y en qué contexto”.

Resultados

Google Glass a favor de niños con autismo, les ayuda a reconocer sus emociones

Una participante del estudio, Gabby Warner, de 14 años de edad, le comentó a KQED que el software ya le está ayudando a entender mejor a sus amigos:

“He estado aplicando lo que vi con Google Glass en situaciones sin el Google Glass. Al ver la cara de mi amigo, vi algo similar a una de las caras que vi en mis padres cuando estaban molestos, así que pude preguntarle a mi amigo, “¿qué pasó?”

Acerca del autor

Janneth Del Real

Licenciada en Periodismo por la Escuela de Periodismo Carlos Septién. Ha trabajado en el periódico Mas por Más, revista SuperMujer, Pulso Pyme, Linio y en el Periódico AM de Querétaro. Actualmente desarrolla contenidos para Expoknews.

Mujer positiva que siempre busca el para qué de las cosas.

Dejar un comentario