Responsabilidad gota a gota

Fuentes, hoteles, acuarios y albercas; te sorprenderá cómo cuidan el agua en Las Vegas

Esta columna es patrocinada por Cuauhtémoc Moctezuma

Banner-nuevo-CUAMOC-agua
Las Vegas, Nevada, construida en el desierto, es denominada la ciudad más seca en Estados Unidos, encontrándose en último lugar en precipitación y en número anual de días de lluvia. Lo que ocasiona un serio problema de agua, que la gran mayoría no podríamos ni notar con su infinidad de hoteles, visitantes, fuentes, albercas, acuarios y población que va rápidamente en aumento.

Actualmente, se suministra agua para sus dos millones de residentes y 35 millones de visitantes anuales, agua proveniente del Río Colorado, de donde se abastecen también otros seis estados del suroeste de EEUU.

Se prevé que sin un adecuado uso de este recurso, el agua durará hasta el año 2025; debido a esto el gobierno emprendió algunas iniciativas para hacer cambios importantes en el uso del agua e involucrar a la sociedad y al sector privado en una cultura de cuidado del líquido.
agua en las vegas

Sector Privado

El cambio se inició con la industria, ya que como estrategia para el gobierno, era más fácil que la sociedad civil respondiera de una manera positiva ante los cambios, si las organizaciones ya estaban involucradas y tomaban acciones para cuidar el agua.

A diferencia de otras ciudades que ofrecen descuentos a los clientes por volumen de líquido, en Las Vegas se comenzó a cobrar más por galón, a los usuarios que consumen grandes volúmenes de agua. Y como se sabe que en la industria hotelera se consume mucha, este tipo de empresas trata de reciclar cada gota para no afectar además del recurso, su economía.

La respuesta que se ha tenido por parte de las empresas, ha sido muy positiva, ya que incluso compiten por ser líderes en conservación de agua y por tener además otras prácticas de sustentabilidad, sacando la iniciativa adelante.

Sociedad Civil

Se detectó que se gastaba el 70% del agua en fines de riego, por lo que los cambios al exterior de las viviendas era una forma muy eficiente para la conservación.

Para los habitantes de la zona, se creó un programa llamado “dinero a cambio de césped”, con el objetivo de incentivar a los dueños de propiedades a reemplazar sus jardines por paisajes desérticos que no requieran mucha agua. A partir del programa que paga 16 USD por metro cuadrado, más de 40 mil propiedades quitaron el césped, ahorrando con esto, más de 30 millones de litros de agua al año.

Otra de las medidas fue volver ilegal el tener aspersores en el pavimento. Se entregó a los habitantes del valle, un cronograma de riego para notificarles del riego una vez por semana en los meses de invierno, y tres veces durante la primavera, además de que durante los meses más cálidos, no se puede regar entre las 11 a.m. y las 7 p.m, por la rápida evaporación.

Sin duda son esfuerzos que en conjunto logran grandes cambios y se pueden usar como ejemplo para tener una cultura preventiva del cuidado de los recursos.

Acerca del autor

Pamela Garcidueñas

Lic. en Ciencias de la Comunicación, egresada de la Universidad de La Salle Bajío, interesada en el conocimiento, la sociedad y el medio ambiente. Ha trabajado para distintas empresas formulando información de temas sociales; actualmente forma parte de Expok en el área de desarrollo de contenido.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]