¿Tu empresa se preocupa por la salud de sus colaboradores? ¡Inspírate con estas postales!

No importa el tamaño de la organización, la industria en la que se desarrolle o su participación en el mercado; algo que todas tienen en común es que dependen del talento y el trabajo diario de sus colaboradores. Ellos son quizá el activo más valioso de cualquier compañía; su trabajo y compromiso hacen posible llegar a los objetivos planteados y crecer. En este sentido, si hay algo que las empresas necesitan comprender con urgencia es la importancia de proteger la salud de su equipo.

Cuando una empresa se preocupa por la salud de sus colaboradores el resultado es un grupo de talentos satisfechos y comprometidos que tienen la energía y la disposición de ofrecer lo mejor de sí mismos a la organización en la que se desarrollan.

Por el contrario, aquellas compañías que caen en la trampa de creer que la salud de sus colaboradores no es una tarea organizacional, sino una misión que cada uno de ellos debe cumplir a nivel individual, corren en riesgo de que la productividad de sus mejores talentos ceda ante trastornos de sueño y malos hábitos de alimentación; por no hablar del incremento en el ausentismo por enfermedad y otras dificultades.

El Día Mundial de la Salud es una excelente oportunidad para reflexionar acerca de la importancia de que las organizaciones cuiden la salud física, mental y emocional de sus colaboradores, promuevan mejores hábitos de alimentación e incentiven la actividad física. El trabajo puede estar destruyendo tu salud y la de tus colaboradores ¿cómo abordar este problema?

Claro que esto es una tarea de todos; por ello en Expok hemos reunido una serie de frases para inspirarnos a cuidar nuestra salud y promover mejores hábitos. ¡Ayúdanos a compartirlas a través de Twitter y Facebook!

6 prácticas que hacen falta en tu empresa para cuidar tu salud

Ahora que estás convencido de la importancia de promover el cuidado de la salud entre tus colaboradores, quizá hayas comenzado a preguntarte cómo es que tu empresa podría integrar mejores prácticas. Te damos algunos consejos.

1. Promueve la creación de grupos

Las personas que se han propuesto bajar de peso o alimentarse de manera más sana tienden a incrementar su nivel de motivación trabajando en equipo, ya que generan empatía con sus compañeros, sienten una mayor cantidad de apoyo y consiguen mejores resultados.

Los espacios de trabajo, que son el lugar en el que las personas pasamos una tercera parte de nuestro tiempo, curiosamente cuentan con pocos grupos de salud que para generar esta clase de dinámicas, por lo que comenzar a promoverlos debe convertirse en una tarea fundamental. Algunos ejemplos son:

Equipos de entrenamiento: invitar a tus colaboradores a hacer ejercicio, correr o salir de excursión en grupo puede resultar muy divertido y ayudará a generar un mejor ambiente de trabajo.

Contadores de pasos: funcionará como un grupo de caminata y permitirá que los miembros compitan entre sí, aunque deberás generar un método de medición y establecer una meta.

Grupos de dieta: las personas que comparten un mismo espacio de trabajo con frecuencia deben desayunar o comer juntas, por lo que si tienen una meta de alimentación hacerlo en grupo puede resultar una excelente idea. Desde luego debes tener en mente que los requerimientos de cada persona son distintos, por lo que será necesario ayudarles a personalizar objetivos.

2. Establece metas

Con frecuencia las personas trabajan mucho mejor con un objetivo y una fecha límite, siempre y cuando las metas sean alcanzables. Establecer metas semanales para cada grupo ayudará a que los integrantes compartan sus resultados y éxitos, generará una competencia sana y ayudará a crear un mejor ambiente de trabajo.

3. Incentivos adecuados

Crear incentivos a un comportamiento saludable ayudará a que las personas se comprometan con mayor facilidad con el cumplimiento de sus metas y consigan crear hábitos sólidos entregándose por completo al cuidado de su salud. Para lograrlo la empresa puede adoptar algunas de las siguientes ideas:

– Considerar reembolsar los alimentos saludables
– Ofrecer membresías o descuentos en gimnasios a aquellos colaboradores que comprueben un mínimo de asistencia

4. Haz visible el progreso

Reconocer el progreso de tus colaboradores al adquirir nuevos hábitos saludables estimula la competencia sana y los motiva a seguir esforzándose. Además les permite saber que la empresa se encuentra al pendiente de su salud, por lo que incrementan su propio compromiso con la organización.

5. Refrigerios saludables

En las oficinas es común encontrar bocadillos como chocolates, y galletas para acompañar el café, pero ¿porqué no un refrigerio saludable? Las frutas, vegetales y semillas como nueces y almendras pueden ser excelentes alternativas para promover mejores hábitos de alimentación.

6. Predica con el ejemplo

Los líderes deben tomar la iniciativa en las actividades saludables, involucrarse con los grupos y poner el ejemplo en alimentación a fin de convertirlos en parte de los valores centrales de la organización. A cambio, la compañía sin duda verá importantes reducciones de gastos en servicios de salud y ausencias por enfermedad, acompañadas de un ambiente laboral inigualable.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga por la Universidad del Valle de México, especialista en marketing y RSE. Colabora en este espacio desde 2012 y es la encargada de planear el contenido de Expoknews para hacer llegar a tus manos información útil y entretenida.

Actualmente es estudiante de la Maestría en Mercadotecnia por la Universidad de la Comunicación.