Grupos Vulnerables Organizaciones internacionales RSE

Estados Unidos dice que bloqueará el aceite de palma de un gran productor de Malasia

Estados Unidos dice que bloqueará el aceite de palma de un gran productor de Malasia

EE.UU. encontró indicios de trabajo forzado, violencia física y sexual y abuso a menores que trabajan.

Estados Unidos bloqueará los envíos de aceite de palma de un importante productor malayo que alimenta las cadenas de suministro de marcas icónicas de alimentos y cosméticos de los Estados Unidos. ¿La razón?

Encontró indicadores de trabajo forzado, incluyendo preocupaciones por niños que trabajan, junto con otros abusos como la violencia física y sexual.

La orden contra FGV Holdings Berhad, una de las mayores empresas de aceite de palma de Malasia y socia de una empresa conjunta con el gigante estadounidense de bienes de consumo Procter & Gamble, entró en vigor el miércoles, dijo Brenda Smith, comisionada asistente ejecutiva de la Oficina de Comercio de la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras de los Estados Unidos.

La acción, anunciada una semana después de que The Associated Press expusiera los principales abusos laborales en la industria del aceite de palma de Malasia, fue desencadenada por una petición presentada el año pasado por organizaciones sin fines de lucro.

Instamos a la comunidad de importadores de EE.UU. de nuevo a hacer su debida diligencia. También animaríamos a los consumidores de EE.UU. a hacer preguntas sobre el origen de sus productos.

Brenda Smith, comisionada asistente ejecutiva de la Oficina de Comercio de la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras de los Estados Unidos.

Smith también añadió que las empresas deben cuidar sus cadenas de suministro de aceite de palma.

El mercado mundial del aceite de palma y FGV

Malasia es el segundo productor mundial de aceite de palma. Junto con Indonesia, los dos países dominan el mercado mundial, produciendo el 85% del suministro, unos 65 billones de dólares.

El aceite de palma así como sus derivados del FGV, y la estrecha relación con la empresa estatal malaya Felda, se abre camino en las cadenas de suministro de las principales multinacionales. Por otra parte, varios grandes bancos e instituciones financieras occidentales no sólo invierten dinero directa o indirectamente en la industria del aceite de palma, sino que tienen acciones en FGV.

Smith dijo que la agencia llevó a cabo su propia investigación a lo largo de un año y examinó los informes de las organizaciones sin fines de lucro y los medios de comunicación, incluyendo la investigación de la AP.

Los reporteros de AP entrevistaron a más de 130 trabajadores antiguos y actuales de ocho países en dos docenas de compañías de aceite de palma – incluyendo Felda, que posee alrededor de un tercio de las acciones de FGV.

Encontraron de todo, desde salarios sin pagar hasta esclavitud absoluta, así como acusaciones de violación, que a veces involucran a menores de edad. También encontraron que los musulmanes rohingya, una de las minorías más perseguidas del mundo, habían sido traficados en las plantaciones de Malasia y obligados a trabajar.

Muchos de los problemas detallados por Smith reflejaban los encontrados por la AP. Afirmó que la agencia de aduanas encontró:

  • Indicadores de restricción de movimiento en las plantaciones.
  • Aislamiento.
  • Violencia física y sexual.
  • Intimidación y amenazas.
  • Retención de documentos de identidad.
  • Retención de salarios.
  • Servidumbre por deudas.
  • Condiciones de trabajo y de vida abusivas.
  • Horas extras excesivas.
  • Preocupaciones sobre el posible trabajo infantil forzado.

La respuesta de FGV Holdings Berhad

Después de la prohibición de EE.UU., el productor de aceite de palma de Malasia FGV Holdings Berhad prometió “limpiar su nombre“. FGV dijo que todas las cuestiones planteadas “han sido objeto de discurso público desde 2015 y FGV ha tomado varias medidas para corregir la situación“.

FGV está decepcionada de que se haya tomado tal decisión cuando ha tomado medidas concretas en los últimos años para demostrar su compromiso de respetar los derechos humanos y mantener las normas laborales.

FGV Holdings Berhad.

La FGV dijo que no estaba involucrada en ningún reclutamiento o empleo de refugiados. Los trabajadores migrantes son reclutados a través de canales legales, y afirmó que se aseguró de que no se les cobren honorarios.

En agosto, los 11,286 trabajadores indonesios y los 4,683 trabajadores indios de FGV formaban la mayoría de la fuerza de trabajo de sus plantaciones.

FGV comentó que está introduciendo el uso de un sistema de nómina electrónica sin dinero en efectivo para sus trabajadores. No retiene los pasaportes de los trabajadores y tiene cajas de seguridad en sus 68 complejos de viviendas para que puedan guardar sus pasaportes.

Dijo que había invertido 350 millones de ringgit (84 millones de dólares) en los últimos tres años para mejorar las instalaciones de vivienda, y también proporciona beneficios médicos. Además que tiene un código de conducta que sus proveedores y vendedores están obligados a cumplir, y añadió que cualquier denuncia de violencia física o sexual, así como de intimidación o amenazas, se llevará ante la justicia.

FGV mencionó que ha presentado pruebas de cumplimiento de las normas laborales a la oficina de CBP de EE.UU. desde el año pasado.

Por su parte, Felda y el gobierno de Malasia no respondieron a las preguntas de AP sobre los resultados de su investigación.

FGV Holdings ha estado bajo sospecha por abusos laborales en el pasado y fue sancionada por el grupo de certificación global de la Mesa Redonda de Aceite de Palma Sostenible hace dos años.

La asociación promueve la producción ética, incluyendo el tratamiento de los trabajadores, con miembros que incluyen a los productores, compradores, comerciantes.

Vínculos con la industria del aceite de palma

Aunque los bancos asiáticos son, con mucho, los financiadores más sólidos de las plantaciones, los prestamistas y las empresas de inversión occidentales han invertido miles de millones de dólares en la industria en los últimos años, lo que ha permitido arrasar y replantar extensiones de tierra en constante expansión. Algunos tienen acciones en el propio FGV ─incluidos Vanguard Group, BlackRock, Charles Schwab, State Street Global Advisors, HSBC, e incluso el Sistema de Jubilación de los Empleados Públicos de California─ según la empresa de análisis de datos financieros, Eikon.

La AP no recibió comentarios de ninguna de esas instituciones financieras el miércoles, pero cuando se les preguntó más ampliamente sobre sus vínculos con la industria del aceite de palma la semana pasada, la mayoría respondió señalando sus políticas que prometen apoyar las prácticas de sostenibilidad, con muchas de ellas incorporando también los derechos humanos en sus directrices.

Las empresas multinacionales de alimentos y cosméticos respondieron de manera similar la semana pasada, diciendo que no toleran los abusos laborales y de derechos humanos e investigarán inmediatamente las quejas que reciban y tomarán medidas, incluyendo la suspensión de un proveedor, si es necesario.

Esta es la primera vez que la Aduana ha emitido una orden relacionada con el aceite de palma, aunque los envíos de otros sectores han sido detenidos después de que se realizaran investigaciones similares sobre el trabajo forzado. Entre ellos se incluyen mariscos, algodón y trozos de cabello humano que se cree que fueron hechos por musulmanes uigures perseguidos dentro de campos de trabajo chinos.

Bajo la orden del miércoles, los productos de aceite de palma o los derivados que puedan ser rastreados hasta el FGV serán detenidos en los puertos de EE.UU.

Si la empresa puede probar que los productos no fueron producidos con trabajo forzado, pueden ser exportados.

Durante todos estos años estas compañías se han negado a pagar por la remediación o a cortar públicamente los lazos con FGV, así que ahora el gobierno de los Estados Unidos ha actuado en su favor.

Procter & Gamble y otras marcas deben dejar de hablar de derechos humanos y abordar el trabajo forzado y otros abusos laborales de una vez por todas.

Todo esto lo dijo Robin Averbeck de la Rainforest Action Network, con sede en San Francisco, que estaba entre un grupo de organizaciones sin fines de lucro que presentó una de las dos peticiones contra FGV el año pasado.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga, Mercadóloga y Especialista en Marcas Humanas. Colabora en este espacio desde 2012.

Generadora de estrategias y contenidos digitales. Defensora de la comunicación corporativa con enfoque humano. @coryacr en Twitter.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]