Esta aplicación promete empoderar y brindar un ambiente seguro para todas las mujeres, ¡conócela!

Andrey Andreev es un empresario que fundó la red social de citas Badoo. Es considerado el magnate top de las citas en línea del mundo.

Junto con Whitney Wolfe, construyeron Bumble, la aplicación de citas centrada en las mujeres.

Bumble es una aplicación que ha empoderado a las mujeres a dar el primer paso, sin embargo, tiene una historia un tanto oscura con la que se está enfrentando ahora:

Forbes publicó un informe titulado «Investigación exclusiva: sexo, drogas y misoginia en Bumble, con el cual se da a conocer la cultura tóxica de su empresa, incluidas las actualizaciones de ingeniería internas que llevan el nombre de estrellas porno y un video de un empleado que recibe sexo oral de una prostituta.

Además da a conocer acusaciones que van más allá de retratar un ambiente de trabajo sexista y las actitudes racistas detalladas por Andreev:

Si bien la popularidad de Badoo creció en Europa y América Latina a principios de la década de 2010, la adopción fue lenta en los EE. UU. La base de usuarios estadounidense era mayoritariamente latina. Andreev se quejaría cuando vio demasiadas caras oscuras en la aplicación: creía que disminuía el valor de la marca y la hacía parecer barata, dice un ex empleado que trabajó en campañas de marketing. «Andrey siempre dejó en claro que el blanco era mejor», dice el ex ejecutivo de alto rango. «Si alguien llegara un poco tarde a la oficina y fuera latino o africano, haría comentarios como ‘Bueno, qué puedes esperar’, como si las personas que no eran blancas no fueran trabajadoras».

Jessica Powell, directora de marketing de Badoo de 2011 a 2012 dijo: «mientras me desempeñaba en mi trabajo, me dijeron que actuara bonito para los inversionitas y que hiciera que los candidatos fueran cachondos para que trabajen para Badoo.

«Una vez incluso me pidieron que le diera un masaje a una candidata diseñadora». Ella dice que se negó a hacerlo. Agregó que las empleadas eran discutidas rutinariamente en términos de su apariencia».

«Cuando el personal femenino habló, sus preocupaciones fueron ignoradas o minimizadas», denunciando una atmósfera misógina.

Los comentarios de Wolfe Herd muestran un esfuerzo más amplio para distanciar el Bumble, que está estrechamente alineada con su propia marca personal, a partir de las acusaciones contra Badoo y su fundador.

Whitney Wolfe Herd, cometió una de las venganzas corporativas más recientes. Demandó a Tinder por acoso sexual, alegando que su jefe, y exnovio, le enviaron amenazas y mensajes de texto despectivos, y como consecuencia, la compañía le quitó el título de cofundador.

La firma negó que existiera todo eso. Años más tarde ella replicó el crecimiento y desarrollo de Tinder y surgió como una de sus más fuertes competidoras.

Bumble fue lanzada al mercado con mucha fuerza. Su sede se encuentra en Austin, Texas pero sus oficinas están en Londres.

Pero según los exempleados de Badoo, Bumble tiene un problema de misoginia dentro de su propia empresa matriz, y su socia fundadora, está en medio de todo.

Badoo comenzó a ganarse una reputación de fiestas salvajes. Un exempleado recuerda haber visto fotos de una reunión en la casa de una persona, que abarca “la mitad de la compañía”.

Todos estaban desnudos y haciendo líneas de coca, y enviaban estas fotos a través del sistema de correo electrónico interno”.

Me pregunto si los actuales Badoo ‘s saben de las fiestas posteriores con prostitutas […] y cocaína en todas sus oficinas”, dice un mensaje en el grupo.

Extraño los días en que las partes de Ketamine se infundieron en Badoo”, escribe otro ex empleado de Badoo.

Varios exempleados dicen que el comportamiento de la oficina era hostil y discriminatorio hacia las mujeres.

La cultura laboral de Badoo ayudó a inspirar a Powell a escribir The Big Disruption, una novela satírica publicada el pasado abril. En un ensayo en el sitio web Medium al presentar el libro, menciona haber trabajado para Andreev, quien “me preguntó si deberíamos distribuir los consoladores como botín de la compañía o considerar convertir nuestra plataforma de redes sociales en un club de sexo anónimo”.

Andreev responde:” Hay muchas maneras de promocionar un libro ficticio para atraer la atención, y Jessica es una profesional de marketing muy talentosa “.

«Parar poder progresar en esa compañía, se esperaba que los empleados vieran su trabajo como un masaje principal de los egos del fundador y los gerentes que tenían influencia con él”, agrega la empleada Alice Bonasio, directora de comunicaciones de Badoo. Ella dice que fue despedida porque no encajaba bien con el ambiente “patriarcal” de Badoo.

Andreev no solo es el propietario de la mayoría de una herramienta de citas para el empoderamiento de la mujer, sino que también trabaja en Bumble con un sistema centrado en la mujer que abarca una aplicación de red, un fondo de capital de riesgo respaldado por Serena Williams que invierte principalmente en fundadoras, una próxima línea de cuidado de la piel y una iniciativa que reparte subvenciones a los cineastas. Forbes ha informado que los ingresos de Bumble aumentaron a casi 180 MDD en 2018.

Whitney Wolfe

Hace dos años, Wolfe fue portada de la revista Forbes. Además fue elegida en 2018 como una de las mujeres menores de 30 años más influyente del mundo, un nombramiento que ha repetido este 2018. 

Estudió Relaciones Internacionales en la Universidad de Austin (Texas, EEUU), y al terminar, se fue al sudeste asiático a intentar ganarse la vida como fotógrafa. Volvió a Los Ángeles y ahí trabajó en una incubadora de startups tecnológicas y, cuando se quiso dar cuenta, estaba al frente del departamento de marketing de Tinder.

En algunas entrevistas, Wolfe ha destacado la brecha de género que existe en las carreras científicas y las humanistas.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Whitney-Wolfe_EDIIMA20181011_0915_19.jpg

«Si eres una chica joven y no ves a mujeres adultas trabajando en ciencia y tecnología, no es tan fácil verte a ti mismo como un científico cuando creces».

«Todavía existen normas de género anticuadas en los negocios y eso comienza con lo que le decimos a los jóvenes, hombres y mujeres, que pueden ser cuando crezcan».

Además de ser CEO de Bumble, Whtiney también colabora en varias iniciativas para el empoderamiento de la mujer, tales como:

  • Bumble Fund.
  • The Female Film Force UK .
  • The Bumble Empowerment Award.

Cada uno de estos proyectos está financiado por Bumble y además, su objetivo es aumentar la presencia de mujeres en la creación de empresas.

«A medida que mi carrera ha ido evolucionando, he sido testigo de primera mano de la importancia de involucrar a las niñas en la educación STEM (En inglés, Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas) y me apasiona mucho apoyar y animar a las mujeres a seguir carreras en esos campos», explica Wolfe.

Wolfe asegura que el 85% de la plantilla que trabaja en Bumble son mujeres. También basa sus estatutos en «empoderar a la mujer y terminar con la misoginia».

«Contamos con un equipo de más de 5.000 moderadores en todo el mundo que trabajan de forma proactiva para mantener un espacio seguro y empoderador para los usuarios de Bumble».

La perspectiva que la fundadora de su carrera y negocio al empoderar a la mujer es un camino positivo, sin embargo, también tiene que velar por la seguridad de las mujeres registradas en la aplicación.

La app cuenta con un servicio de pago que permite recuperar conexiones caducadas o evitar que expiren.

La firma dice que ha logrado contribuir con más de 7 mil 500 compromisos y bodas. Además registra 10 mil millones de deslizamientos al mes, una cuarta parte de os que se dan en Tinder, que lidera la industria.

Acerca del autor

Janneth Del Real

Licenciada en Periodismo por la Escuela de Periodismo Carlos Septién. Ha trabajado en el periódico Mas por Más, revista SuperMujer, Pulso Pyme, Linio y en el Periódico AM de Querétaro. Actualmente desarrolla contenidos para Expoknews.

Mujer positiva que siempre busca el para qué de las cosas.