Género RSE

¿Es suficiente un código de ética para mejorar la cultura tóxica de una empresa?

american apparel nuevo código de conducta
Escrito por María José Evia H

american apparel nuevo código de conducta

American Apparel lleva más de seis meses intentando rehabilitarse ante sus grupos de interés y haciendo frente a las acusaciones de acoso sexual contra su fundador y exCEO Dov Charney. La primera acción, en junio de 2014, fue despedir a Charney. En diciembre se anunció que el puesto sería ocupado por una mujer con una reputación responsable. Ahora, un nuevo código de conducta quiere poner fin a la cultura misógina de la empresa.

Este código es parte de la promesa de la nueva administración de Paula Schneider, quien ocupa el puesto de CEO desde el pasado 5 de enero. Un día después apareció el documento en la página web de American Apparel. En 6,200 palabras (cuatro veces más que el código anterior) se detallan políticas con las que la empresa planea evitar nuevos escándalos.

No es casualidad, como bien señala CSR Wire, que las secciones sobre acoso sexual y discriminación sean largas y detalladas, ya que estas dos conductas inapropiadas fueron de las que se acusó a Charney. En el apartado “Tratamiento justo a empleados” se hace énfasis en American Apparel como un empleador que aprecia la diversidad y no discrimina y en la importancia de crear un ambiente de trabajo en donde todos se sientan apreciados y respetados. En la sección “Abuso. Incluyendo acoso sexual y conducta abusiva”, se define el acoso como “una conducta que una persona razonable consideraría hostil, ofensiva o no relacionada a los intereses empresariales legítimos de la empresa.”

También se incluye un apartado en el que se explica a los colaboradores cómo denunciar conductas inapropiadas ante el departamento de recursos humanos y advierte que cualquier empleado, director u oficial que sea encontrado culpable de acoso sexual o cualquier otra conducta abusiva será sujeto a acciones disciplinarias y corre el riesgo de ser despedido.

Medios enfocados en temas empresariales, como Forbes y Bloomberg, han especulado que con este cambio se espera mejorar el desempeño financiero de la empresa y recuperar su reputación para así poder venderla en mejores condiciones.

Sin embargo, un código de ética no es suficiente para cambiar una cultura tóxica en la que la que los empleados (en su mayoría mujeres atractivas) son vulnerables a acoso no solo por parte de sus superiores sino también por clientes. No sabemos si American Apparel está realizando seminarios de sensibilización sobre estos temas en su fuerza laboral y, lo más importante, nada se ha dicho sobre la larga tradición de la empresa de generar campañas publicitarias sexistas. Cambiar esta cultura tomará mucho más que un documento escrito por abogados.

Acerca del autor

María José Evia H

Comunicadora especializada en medios digitales, literatura y equidad de género. Coordina, escribe y edita contenidos de ExpokNews y la Síntesis diaria, además de colaborar en medios como Letroactivos, Letras Libres, Lee + y Equilibrio. Aquí sus redes sociales.

Dejar un comentario