RSE

Entrevista con Marinela Servitje: “Se puede cambiar la realidad de los niños”

La fundadora del Papalote adelanta sus ambiciosos planes, como el Acuario Nacional

Marinela Servitje estuvo al frente del Papalote Museo del Niño por 18 años, un espacio que fundó en 1993 y que sentó precedentes en la forma de concebir recintos culturales y educativos para el público infantil. Ahora, ella divide sus esfuerzos en dos tareas fundamentales: Compromiso Social por la Calidad de la Educación y la empresa Siete Colores. Diseño Interactivo.

En entrevista, Servitje habla sobre la empresa que fundó hace dos meses, en donde ya prepara una serie de proyectos museísticos en varios estados de la República Mexicana, así como en el Acuario Nacional, que, de concretarse, sería el más importante del país y para el que calcula se necesitan 200 millones de dólares, pero ella está segura de que podría ser una realidad si la iniciativa privada se une.

Las metas de Marinela son altas. En el terreno de la educación también está convencida de que la desigualdad socioeconómica no debe limitar el progreso de los más necesitados, para ello, dice, es indispensable que existan maestros y directores de escuela apasionados por la educación. “Sí se puede cambiar la realidad de los niños”, afirma.

¿Por qué dejó la dirección del Papalote?, ¿fue una decisión difícil?

Nunca pensé que me iba a quedar tanto tiempo. El museo siempre me apasionó, pero llegó un momento en que pensé que podía aportar en otros lados y empecé a entrar en las diferentes fundaciones como el Compromiso Social por la Calidad de la Educación y el Instituto de Fomento e Investigación Educativo.

Un día mi papá y mi tío Roberto me preguntaron: ¿Y si te dedicas más a la educación pública y desde la sociedad civil realizas los esfuerzos? Pensé que tenían razón porque la ciudadanía debe buscar alternativas y ellos me convencieron de que dejé huella en el Papalote y que debía seguir.

¿Cuáles fueron los más importantes aprendizajes?

Soy socióloga, no había estado en un puesto con un presupuesto tan grande, 140 millones de pesos anuales sin subsidio del gobierno, de manera que la dirección del Papalote me enseñó a ser más creativa, imaginativa, a recaudar fondos, aprendí a administrar una gran institución, con 500 personas trabajando y un millón de visitantes. Nunca estuve sola, así que lo que más aprendí es que debes acompañarte por los mejores hombres y mujeres.

¿Las lecciones de vida?

México es un país de grandes contrastes, de grandes desigualdades. Todavía hay niños que tienen pocas oportunidades de aprender de una forma diferente. Los que nos encargamos de desarrollar espacios de aprendizaje debemos pensar en que todos tienen el derecho a tener una educación de calidad, estimulante, divertida. En los próximos años me quiero dedicar a que los niños puedan hacer valer esos derechos.

¿Se dedicará de lleno a Compromiso Social por la Educación?

Le dedicaré entre el 30 y el 40 por ciento de mi tiempo. Tenemos una agenda muy clara después de que el año pasado hicimos el congreso internacional de clase.

Nos quedó claro que debemos poner a la educación como prioridad pues hay deficiencias fuertes en el acceso. De cien niños que ingresan a la primaria, sólo 17 egresan de la universidad. De esos 100, sólo 61 egresan de la secundaria y los que ingresan al bachillerato son 51. La mitad de los jóvenes ya no entran a la educación media superior, esto es un desperdicio para la sociedad, para México.

Además, tenemos problemas en cuanto a calidad, el 70 por ciento de los estudiantes que realizan la prueba Enlace están en los niveles de insuficiente y de elemental, quiere decir que tenemos muy pocos estudiantes en excelencia, es muy grave.

Tenemos que trabajar muchísimo en cómo se mejora la calidad.

Hay muchas recetas, las ha dicho la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos por sus siglas en inglés, hay que cumplir al pie de la letra sus recomendaciones.

También hay ejemplos internacionales, por ejemplo, el programa Teach for America da cinco claves de cómo puedes mejorar la educación, a veces en situaciones adversas.

En Estados Unidos dieron la vuelta al escoger a un buen director que verdaderamente se quería ocupar de sus alumnos, que pudo escoger a maestros comprometidos de tiempo completo y que amplió el horario escolar en los casos necesarios.

En nuestro caso, varias veces hemos tomado la prueba Enlace y al siguiente año vemos que la mejoría es mínima. Desde Compromiso vamos a impulsar cambios de fondo.

¿Qué acciones importantes se han planteado?

En Compromiso hay una mesa muy grande de trabajo, están las autoridades educativas, los legisladores, organismos empresariales, investigadores, académicos, asociaciones de padres de familia, el SNTE, las ONG’s más importantes.

¿Qué decisión hemos tomado?

Que vamos a poner a Compromiso en en los estados de la República. Nos estamos dedicando a hacer capítulos de Compromiso para llevarlos.

Ya fuimos a Yucatán, Sinaloa, Durango, Puebla, estamos comenzando en el DF, en Sonora,

Michoacán, Chihuahua. Este modelo lo tomamos de Brasil, en donde hay un movimiento social llamado Todos por la Educación; nos dijeron los empresarios de allá que si no lo llevábamos a nivel estatal y municipal no iba a funcionar.

¿Cuál es la perspectiva que tiene a largo plazo?

Con metas estatales se puede ir cambiando la situación porque vamos a tener actores sociales empujando esto hasta el nivel municipal, así es como se cambian las cosas. Concientizando a los padres de familia de que las cosas deben ser mejores, porque a veces sus hijos tienen 8 de calificación pero a la hora de que las cruzas con la prueba Enlace a lo mejor es un 6 o un 5. Los papás no tienen la realidad en sus manos, un 70 por ciento de ellos nunca vio los resultados de la prueba Enlace.

En una publicación refirió que esta propuesta se las presentará a los presidenciables.

Sí, hemos pensado que desde ya debemos trabajar con los partidos, este diagnóstico, tan conocido, de cómo está la educación se debe socializar y una vez que estén definidos los candidatos a la presidencia nos tienen que dar tiempo. Hay que pasar a la solución. El Compromiso es constructivo, nos interesa construir.

El diagnóstico ya lo sabemos, pero hay que ir dando alternativas. Aquí lo que tenemos es un contexto sociocultural muy complicado: padres de familia con poca escolaridad, a veces pocos libros en la casa, poca costumbre para leer, papás que tienen poco tiempo para estar con sus hijos, pero se pueden hacer cosas. La realidad socioeconómica de nuestros niños no debe ser impedimento para progresar. Una vez dije que había que mandar a los mejores maestros a las escuelas más reprimidas, pero con todo: estímulos, mejores sueldos, casa, alimentos, computadoras, internet. Ojalá que con los candidatos podamos trabajar.

Siete colores, ¿cómo nace?, ¿qué proyectos tiene?

Se funda porque nos fascina hacer museos, parques y acuarios. Estamos convencidos de la necesidad de espacios de convivencia. En Papalote se generó un talento impresionante de diseñadores, gráficos industriales, carpinteros, electricistas, convencidos de que podemos en México hacer los mejores museos. Liquidamos a 33 personas que hacían museos, que estaban en la parte de diseño, y decidimos hacer una empresa y seguir trabajándole al Papalote.

Nosotros estamos haciendo el Papalote Verde en Monterrey, seguimos haciendo museos y trabajando a Papalote a costo, no vamos a ganar ni un peso.

Estamos trabajando en Museo El Trompo en Tijuana, en La Rodadora en Ciudad Juárez, con un patronato privado, ya está construido y será El Museo de la vida, un proyectazo que se podrá inaugurar en 8 meses, tiene 14 mil metros cuadrados, está increíble y se aborda la potencialidad que tiene la vida natural y social de la ciudad. En Chihuahua estamos en el Museo La Semilla, haciendo el cine en tercera dimensión.

En Tamaulipas el gobierno se ha acercado a nosotros para hacer proyectos en Victoria, arreglar un museo de ciencias en esa ciudad, así como la probabilidad de un acuario.

El año que entra se celebran 250 años de la batalla de Puebla, así que ya nos invitaron a trabjar en el Museo Imagina, a arreglar el Imax.

En Mochis estamos en el Museo de los Niños, así como en el Museo del Mundo Maya. En Torreón estaremos en el Museo de La Serpentina.

Ahorita mi prioridad es el Papalote Verde en el Parque Fundidora, estamos conformando un patronato en Monterrey para que ellos también se comprometan en la tarea, nos tardaremos en terminarlo año y medio.

No todos los museos se van a construir, hay muchos espacios que se hicieron hace tiempo y nadie les volvió a meter un peso, nos están invitando a renovar espacios y somos buenos.

Cada producto es distinto, por ejemplo, vamos a inaugurar el Museo del Futbol en Pachuca, nunca habíamos hecho uno. Empezamos desde cero, ninguno de nosotros era experto, pero fue fascinante meternos en el tema con técnicos, especialistas, futbolistas, está sensacional.

¿Qué hay sobre el Acuario Nacional?

Nosotros tenemos todo el proyecto del Acuario Nacional y se lo vamos a presentar a los candidatos (a la presidencia). Está todo el proyecto listo, se necesitan recursos públicos y privados, y se pondría en el Parque Bicentenario en Azcapotzalco, en donde nosotros colaboramos. Es un proyecto con todos los ecosistemas marinos de México, se necesitan como 200 millones de dólares, pero se puede hacer con un proyecto público privado. Ya nada más se necesitan financiar, ojalá que los que vengan terminen el Parque Bicentenario, los habitantes de la ciudad se merecen que se concluya como estaba programado.

Fuente: El Universal.com.mx
Por: Alida Piñón.
Publicada: 3 de julio de 2011.

Acerca del autor

ExpokNews

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]