Entrevistas

Entrevista con José Antonio Fernández Valbuena, director de Fundación Telefónica

¿Cuál es tu nombre, puesto en la empresa y cómo llegas a México?

José Antonio Fernández Valbuena, director de Fundación Telefónica.

Soy de Madrid. Llegué a México porque estudié y me doctoré en Antropología, Etnología y Arqueología Americana, en la Universidad Complutense de Madrid. Me especialicé en Mesoamérica y sus culturas, en historia de América Latina.

En el año 2003, cuando trabajaba como profesor en una universidad, tuve la suerte de saber que Telefónica quería promover, instalar y desarrollar la Fundación aquí en México. Fue en ese momento cuando me eligieron para este desafío, hace 8 años.

Además de tu preparación académica, ¿ésta la complementas con algo extracurricular? o ¿cómo compaginas tu preparación con tu labor dentro de la Fundación?

Pues al ser antropólogo uno toca muchas puertas –instituciones, fundaciones, asociaciones-para pedir becas y poder financiar los trabajos de campo. Digamos que siempre me encontré del otro lado de la valla.

Ahora, al estar aquí y poder ser quien tiene los medios financieros para invertir en lo que es acción social o promover la educación en un país como México, pues es un cambio de 180 grados. Es un bonito reto ayudar, como Fundación, a aquellos que lo requieren. Además uno es más sensible, porque conoce las necesidades de las comunidades, ya que ha pasado la vida trabajando en ese tipo de proyectos.

¿Tu enfoque es más humano que mercantil?

Así es, por mi formación como antropólogo social, pues me dirijo a las personas de manera que la calidez humana en el trato sea lo más importante.

Hoy en México se está dando un fenómeno que llama la atención: La Universidad Anáhuac inaugura la primera facultad enfocada en la Responsabilidad Social. ¿Consideras que debe haber alguna preparación académica específica para poder trabajar en el ámbito de las fundaciones?

Lógicamente cualquier tipo de acción siempre requiere un conocimiento. El mundo de la RSC es cada vez más específico y por tanto requiere una preparación específica. Claro que para eso se ha necesitado mucha gente pionera, que a base de prueba, ensayo, error o acierto, ha hecho que se cristalicen estos centros académicos, como es el caso de la Universidad Anáhuac, donde ahora se puede estudiar en particular y como tema específico esta materia. Este proyecto ayudará a preparar a gente para que el campo cuente con individuos mucho más profesionales.

¿Cómo surge Fundación Telefónica en España? y ¿cómo llega México?

La acción social de Telefónica inicia desde 1968 en España, año en que todavía era un organismo público. Bajo el nombre de Fundesco se atendía a personas con discapacidad; 30 años después, el grupo se privatiza e identifica la importancia de extender su labor social hacia los países en los que tiene presencia.

Es en 1998 cuando nacen las fundaciones Telefónicas hermanas; en 2003 llegamos a México, principalmente operando en el norte del país y, a partir de ahí nuestros proyectos se extendieron en el resto de la República Mexicana, dando un giro a la labor social al desarrollar los ejes con los que contamos actualmente.

¿Desde dónde se gestiona la RSC en Telefónica?

Fundación Telefónica es un brazo más que lleva propiamente la acción social, pero no somos los únicos en la Empresa que trabajan en el tema, ya que el abanico que comprende la RSC es muy amplio y atañe muchas áreas dentro de la Corporación. Principalmente, existe un área llamada Responsabilidad Corporativa y Sostenibilidad que dedica todas sus funciones a estos temas.

¿Las causas o las líneas estratégicas son las mismas para todos los países donde se trabaja?

Sí. Fundación Telefónica tiene un eje troncal, que se explica con nuestro lema: “Conocer para transformar”, el cual busca el acceso al conocimiento para todas las comunidades de los países donde nos encontramos, esto a través de las TIC en conjunto o amalgamadas con actividades pedagógicas, así como con la difusión del conocimiento a través de nuestras redes y portales de RSC.

Por supuesto que hay particularidades en cada región y niveles de aplicación, pero todas las fundaciones trabajan bajo el mismo enfoque y con la misma filosofía. El tema de la educación es universal; la educación es algo que requiere todo el mundo y, partiendo de esa premisa, Telefónica sólo estructura una serie de programas que respondan a las necesidades educativas de los países. Al ser una empresa de telecomunicaciones, creemos que debemos divulgar el conocimiento de forma gratuita y en la medida de lo posible a todo el mundo.

Uno de los programas por excelencia es el de Proniño, con el que se pretende erradicar el trabajo infantil en la población. Otro programa es el de Voluntarios, el cual desarrollan los empleados. También está Educared, mediante el que, con la tecnología que desarrollamos, llevamos a cabo programas educativos que ayudan a la población de cada país.

¿A lo largo del tiempo cómo ha ido creciendo la Fundación?

Fundación Telefónica ha ido creciendo poco a poco. Primero cumpliendo con los requisitos para laborar, conforme a la ley según cada país. Después dando a conocer los programas que se trabajan y mostrando los ejes de la fundación, que al ser dinámicos han ido cambiando a lo largo del tiempo, volviéndose más precisos y atinados con la ayuda de los indicadores que nos trazan el camino para mejorar.

Los indicadores también nos muestran que beneficiamos cada vez a más personas, esto se materializa y se puede consultar en el informe anual de Fundación Telefónica a nivel global, en el cual se integran los resultados de todos los países donde se opera.

Su programa más sólido es Proniño, ¿por qué?

Es el programa central por la realidad de Latinoamérica, donde hay millones de niños que trabajan quienes no tienen la educación a la cual podrían aspirar o peor aún, no tienen el derecho a ella. Por eso Telefónica no trabaja con proveedores que pudieran trabajar o explotar a infantes.

La Fundación busca dejar claro que el trabajo infantil no es una opción y que debe desaparecer, ya que niños que han trabajado, al volverse adultos replican el modelo con sus congéneres. Por esta razón promovemos convenios para que niños menores de 15 años no trabajen y puedan acceder a la educación.

¿Ustedes tienen alianzas globales y locales?

Sí. Las alianzas hacen que impactemos de forma mayor en el problema que deseamos erradicar. Por ejemplo, con el Programa Proniño, estamos aliados primero con la OIT, con la Organización de Estados Iberoamericanos, y con la UNICEF, esto a nivel global.

A nivel local, en México somos parte de la Mesa Social Contra la Explotación Infantil, en la cual participan OIT-IPEC (Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil) y muchas otras organizaciones que trabajan en temas de derechos de los niños. En este sentido la Fundación es un aliado más de todas aquellas instituciones que trabajan en el tema.

También trabajamos con Save the Children, que precisamente es la ONG que nos gestiona el programa Proniño México, ya que no hay nadie en México que sepa más sobre derechos de los niños que una organización como ésta. Sin alianzas el trabajo sería sórdido y rudo.

En cuanto al trabajo en pro de la educación y la erradicación del trabajo infantil, ¿encuentras a México activo en esta problemática?

Hay suma de esfuerzos, pero son pocos ante la problemática. No creo que sea por ignorar el problema, sino por una realidad poco aceptada, es decir que nadie puede hacer mucho ante una ley de trabajo que dicta que un niño puede laborar a partir de los 13 años.

Fundación Telefónica impulsa la calidad educativa por medio del uso de las TIC, ¿considera que la tecnología es la única herramienta para alcanzar dicha calidad?

Por supuesto que no, las TIC ayudan porque abren la mente. Pero, además de ellas, uno debe tener un grupo de docentes, informados, educados, sensibles y afectuosos. Un grupo de personas que realmente esté preocupado por la educación de los niños. Y esa parte sólo la proveen el propio docente, la familia y la comunidad. Creo que son un cúmulo de factores los que intervienen.

¿Para quién es útil el informe que genera la Fundación? y ¿por qué es importante dar conocer sus alcances?

Primero, por la cuestión de transparencia y rendición de cuentas, la cual es importante para la Empresa en sí. También para que se vea lo que Telefónica hace en cuanto a RSC y así mostrar los frutos que rinde el esfuerzo del día a día de la Fundación. Luego, internamente es muy importante, para que los propios empleados conozcan los esfuerzos. La importancia de la divulgación de nuestro informe anual es que sirve para que los gobiernos puedan conocer y ver ejemplos de lo que se hace en cuanto a las problemáticas que atacamos y de esta manera ellos lo usen como herramienta para reproducir el modelo a su nivel.

Este informe cumple con la metodología LBG y se presenta a toda la sociedad, a nivel gobierno estatal y federal, dando difusión de éste a todo el mundo. Cada año se convoca a medios de comunicación y autoridades relacionadas con el tema para difundir la información, además éste queda publicado en nuestro portal, para que, quienes lo deseen, puedan consultarlo.

¿Ustedes apoyan los alcances de otras organizaciones?

Sí, además de nuestro eje primordial, tenemos otros donde precisamente intentamos ayudar a otras organizaciones, aunque su trabajo no esté específicamente enfocado en la educación, pero que sean asociaciones que trabajen por y para los menores.

¿Cómo se estructura la Fundación?

Fundación Telefónica tiene un patronato, este patronato a su vez nombra un consejo directivo, el cual maneja o desarrolla las actividades de la Fundación y éste es el que me nombra a mí como director de la Fundación Telefónica México. En mí recae la responsabilidad de desarrollar los proyectos, los ejes, la filosofía de la fundación según lo que se busca desde la Corporación.

Por mi parte, tengo un equipo de trabajo canalizado en los distintos ejes: Proniño, Voluntarios, Educared, etc. Somos 13 personas: una gerencia, una jefatura y coordinadores. Además tenemos 900 voluntarios, de los cuales 770 o 780 son activos, ya que participan por lo menos dos veces al año.

En su industria y a nivel general ¿cómo ves las fundaciones de las empresas en la misma rama y cómo aprecias al 3er sector en México?

A nivel de telecomunicaciones, entendemos que las fundaciones de nuestros competidores comerciales no rivalizan con nosotros. Todas, cada una o en alianzas, trabajamos para apoyar en conjunto a la sociedad mexicana. Veo a las fundaciones muy activas y con proyectos muy grandes, lo cual es una bendición.

Ahora, en cuanto al 3er sector en México, lo veo muy bien formado y enorme. Se ha desarrollado mucho en la última década y media. Hay asociaciones que se aglutinan y dan mayor fuerza a la sociedad civil. Además, creo que es un sector bastante comprometido, aunque pienso que se necesita más inversión por parte del estado para ayudar con sus tareas.

¿Cuáles han sido tus mayores satisfacciones y mayores frustraciones a nivel profesional?

Mi mayor alegría es cuando hago el trabajo de campo, voy a las escuelas Proniño y veo las muestras de agradecimiento de los niños, los docentes y los padres de familia, por lo que la Fundación hace por ellos. Ver como los profesores se van formando y actualizando a través de los programas y de las capacitaciones que nosotros impartimos con Educared.

La frustración mayor, siempre es el presupuesto (risas), el cual es como un jinete del Apocalipsis, con el que año tras año uno tiene que estar luchando. Y como es propio de los seres humanos querer siempre más, pues a mí me gustaría tener mayor presupuesto para hacer más cosas por las personas.

¿Cómo te ves a ti y la Fundación en un futuro a cinco años?
Fundación Telefónica es un ente que se va renovando y que se va desarrollando conforme pasa el tiempo. Yo creo que la Fundación, por supuesto va a seguir existiendo, las personas tal vez cambien, pero las instituciones deben continuar. Nosotros seguiremos desarrollando nuestra labor; a la Fundación la veo dentro de cinco años como una fundación más sabia, con mayor experiencia y que sabrá hacer mejor las cosas que al día de hoy. La evolución siempre lleva hacia la perfección.

En cuanto a mí, pues estoy a disposición de la empresa, espero estar haciendo lo que me gusta: seguir desarrollando proyectos en pro de las comunidades y las personas.

Acerca del autor

ExpokNews

1 comentario

  • Muy buenos dias tengo una consulta a que numeros me puedo comunicar con la fundacion telefonica de el salvador, ya quiero solocitar una reunion con el presidente Jose Antonio Fernandez

Dejar un comentario