Cada día en México mueren 44 personas por accidentes viales, al año suman 16 mil fallecimientos por esta situación

En días pasados se dio a conocer que la seguridad de las unidades vehiculares del modelo Aveo de Chevrolet, fabricado por General Motors, es de los automotores más endebles en las calles por fallas en algunos de sus sistemas de seguridad.

Esta situación pone de manifiesto que en México, así como en otros mercados, las marcas en ocasiones no mantienen uniformidad en sus reglamentos y lineamientos de seguridad vial, en contraste con lo que ocurre en mercados más estrictos como Europa.

Para los conductores y los peatones mexicanos, la inseguridad de las unidades automotores se añade a la grave problemática de inseguridad vial así como a la falta de movilidad urbana que se padece en las ciudades.

En México mueren 44 personas cada día por accidentes viales, lo que al final del año suma 16 mil fallecimientos (de los cuales 44% es peatón y 3% ciclista).

Las cifras alarmantes que se presentan en las carreteras de México exigen que se tengan nuevas acciones de capacitación al conductor, educación al peatón, caminos en buenos estados de tránsito, vehículos nuevos y usados en buenas condiciones, que tengan todos los dispositivos en orden para brindar la seguridad que requieren las personas.

A todo lo anterior se suman los conflictos de movilidad, evidenciados por el Índice de Tráfico de la empresa TomTom (Traffic Index 2017) que dictaminó a la Ciudad de México como una de las tres primeras en la lista de las urbes del mundo con mayor tráfico (66% más de tiempo extra), que aunado al incremento del parque vehicular hace que personas pasen lo equivalente a 227 horas al año atrapadas en su coche.

El automóvil Aveo de General Motors (GM), en el pasado reporte del Programa de Evaluación de Vehículos Nuevos para América Latina y el Caribe (Latin NCAP) –organismo que se encarga de calificar la seguridad de los automóviles que se comercializan y circulan en Latinoamérica–, sólo alcanzó dos estrellas de protección, lo que significa que se está reprobado en seguridad.

La calificación en esta clasificación no le ha beneficiado a este modelo desde el año 2009, al ubicarlo de forma constante entre los tres primeros vehículos más inseguros en México.

Al ser consultada la marca General Motors sobre sus acciones sociales y de fomento a la seguridad vial, más allá de este modelo de automóvil, no se obtuvo respuesta alguna por lo que no pudimos conocer sus parámetros de protección para los conductores y peatones.

Pese a este listado, en los pasados cinco años, el Aveo se ha posicionado como uno de los autos más vendidos en el mercado mexicano, siendo una de las opciones más populares para los consumidores por su bajo costo, indicó la organización civil El Poder del Consumidor.

Para esta organización “lo que sucede con el modelo Aveo es un claro ejemplo del doble estándar de seguridad de la industria automotriz y de cómo los consumidores mexicanos somos discriminados al no poder acceder a los dispositivos de seguridad desde las versiones básicas de algunos autos”.

En entrevista con ExpokNews, Miguel Guzmán, director de Seguridad Vial del Centro de Experimentación y Seguridad Vial (Cesvi) México, declaró que existen tres sectores clave en los problemas de seguridad vial: 80% de los accidentes son debido al factor humano por distraerse con el celular o ingerir alcohol; en 7% el automóvil se encuentra en mal estado y en 13% se debe a las carreteras y el clima.

Enfatizó que la educación vial es un factor muy débil en los mexicanos y muestra de ello es la facilidad imperante para obtener una licencia de conducir con reglamentos muy dispersos en las entidades del país.

“Falta mucha educación vial en México, desde el conductor de tráiler, el motociclista, el ciclista, el peatón, el pasajero de transporte público, etc., no sabemos transportarnos y comportarnos”, lamentó.

El especialista puntualizó que se debe trabajar en cinco pilares base en este tema: gestión de seguridad vial, con énfasis en las labores que le corresponden a las empresas para que cumplan con el ISO 39001 en calidad vial y los gobiernos en los procesos legales.

Vehículos seguros, en donde las empresas deben obligarse a fomentar que el mercado mexicano tenga de las mejores unidades con sistemas automatizados de frenado, detección de obstáculos y sistemas auxiliares de manejo, entre otros.

También deben divulgarse los preceptos de usuarios más seguros con una mejor preparación al volante y educación vial; debe haber infraestructura carretera adecuada y en buen mantenimiento y tener un sistema hospitalario adecuado para atender los accidentes.

De acuerdo con un informe de Global NCAP y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el potencial de las normas de seguridad vehicular para evitar muertes y lesiones podrían salvar de hasta 40,000 muertes entre 2016 y 2030 en América Latina si se implementaran los estándares de seguridad vehicular recomendados por Naciones Unidas.

Los automóviles más peligrosos en México: Poder del Consumidor

La asociación El Poder del Consumidor presentó un análisis de 61 modelos de autos 2018, en sus versiones básicas, para informar al público sobre los modelos que no cuentan con los mínimos estándares de seguridad recomendados.

Los vehículos tomados en cuenta son: Nissan Tsuru, Tiida, Versa, Note, Sentra, March y Chasis NP300; GM Spark, Aveo, Sonic y Trax; VW Vento, Jetta, Gol, Crossfox, Polo y Up; Suzuki Swift, Ciaz y Ignis; Toyota Avanza, Yaris y Corolla; Honda Fit y City; Ford Figo y Eco Sport; Dodge Attitude y Vision; Fiat Mobi y Uno; Renault Logan, Sandero y Duster; Hyundai Grand i10; Mitsubishi Mirage; Peugeot 301.

De estos modelo, nueve no tienen frenos ABS, que son de Nissan, Tsuru, Tiida y March; GM Spark y Aveo; Ford Figo; Dodge Attitude; Hyundai Grand i10; Mitsubishi Mirage.

Además, cuatro modelos ponen en grave peligro la vida de las personas que viajan en ellos al ni siquiera contar con bolsas de aire: GM Spark, Aveo, Nissan Tsuru y Hyundai Grand i10.

Pese a que los accidentes viales son la primera causa de muerte en niños de 5 a 14 años, existen en el mercado 12 modelos que no cuentan con sistema de retención infantil (ISOFIX/LATCH) en su versión básica: GM, Aveo, Spark, Sonic, Trax; Nissan, Tsuru, Tiida y March; Ford Figo; VW Gol y Crossfox; Suzuki Ciaz y Hyundai Grand i10.

Inseguridad vial, muertes a gran escala

La ONU indica que cada año 1.3 millones de personas mueren por accidentes viales y más de 50 millones quedan con alguna lesión a causa de siniestros automovilísticos.

En la actualidad se tiene el Fondo Fiduciario de las Naciones para la Seguridad Vial creado por la ONU, organismo que ha denunciado que la mayoría de los países no han hecho los suficientes esfuerzos por alcanzar las metas planteadas en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de reducir a la mitad las muertes y lesiones por accidentes viales al 2020, y México es claro ejemplo.

Se estima que las lesiones y muertes viales tienen un costo de 1.85 billones de dólares en el mundo, mientras que, para México, de acuerdo con la última actualización disponible del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en 2015 los costos por los accidentes viales oscilaron entre el 1.8% y el 3.5% del PIB.

En nuestro país no se cuenta con la Ley General de Seguridad Vial y la norma de dispositivos de seguridad vehicular (NOM-194), que tiene más de 20 años de atraso. Por lo cual, dicha norma no tendrá ningún efecto para mejorar la seguridad vial en el periodo en el que México se comprometió con el Decenio de Acción para la Seguridad Vial a través de su Estrategia Nacional de Seguridad Vial 2011-2020.

Acerca del autor

Juan Carlos Machorro