Gobierno

Empresas desaprovechan plan antipiratería: IMPI

Desde hace dos años, el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) puso en marcha el Programa de Observadores en las Aduanas, que tiene como objetivo detectar mercancía pirata que pretenda ingresar por las aduanas del País, pero está desaprovechado.

Por un lado, el IMPI asegura que los dueños de las marcas que sufren de la piratería de sus productos, muchas veces no acuden al llamado que les hacen cuando detectan cargamentos de mercancía apócrifa, sobre todo cuando éstos son pequeños, ya que argumentan que el costo de impedir su entrada al País es alto comparado con lo que ganarían al bloquearles la entrada.

En entrevista, Miguel Ángel Gutiérrez, director divisional de Protección a la Propiedad Intelectual del IMPI, dijo que si el cargamento que pretende entrar al País es pequeño, no acuden y permiten así su acceso para ser comercializado en las banquetas.

“Los resultados del programa podrían ser mejores, pero eventualmente no les interesa a los representantes presentar las solicitudes (de acción legal), porque a veces se trata de una caja, y aunque estemos ante la presencia de productos pirata, si no contamos nosotros como Instituto con la solicitud expresa del titular o de sus representantes, nosotros no podemos hacer nada.

“No siempre van a ser contenedores completos los que pretenden entrar al País, pero la actuación del IMPI está supeditada completamente a que el titular del derecho nos solicite nuestra actuación, que nos presente la solicitud de imposición de medidas”, señaló.

Abogados y representantes de los titulares de las marcas afectadas por la reproducción falsa de sus productos, señalan que muchas veces sus clientes no les autorizan atender el llamado del IMPI, porque el costo de las acciones es alto comparado con el tamaño del cargamento falso.

Carlos Pérez de la Sierra, abogado del despacho Calderón y de la Sierra, dijo que tan sólo el costo del peritaje es de entre 40 y 50 mil pesos, más lo que el titular de los derechos debe desembolsar por concepto de los servicios del propio abogado.

“Otra de las razones por las cuales a veces los titulares de las marcas no atienden este llamado, es porque uno de los requisitos para presentar la denuncia es entregar a la autoridad al menos 5 muestras del producto pirateado, es decir, 5 pares de lentes Prada, o 5 bolsos Louis Vuitton, y eso sale más caro que impedir el ingreso de la mercancía”, explicó.

Pérez de la Sierra dijo además que a lo anterior hay que sumar, dijo, los gastos en que tiene que incurrir el titular de los derechos, si tiene que desplazarse a una aduana lejana a su lugar de origen, para hacer la identificación de un cargamento.

Mucho ojo

Desde que inició este programa en marzo de 2009 se han obtenido algunas resultados, según el IMPI.

306 actas levantadas sobre contendedores de productos presuntamente apócrifos.

124 actas se han levantado de enero a agosto por mercancía que violaba derechos.

49 aduanas existen en el País.

¿Cómo funciona?

El Programa de Observadores en las Aduanas opera con base en lo cursos de detección de mercancía apócrifa en aduanas.

·Se apoya en la base de datos de marcas del IMPI.

·Consiste en ubicar a 9 inspectores en diferentes aduanas del País, por un mes, y luego rotarlos en otras entradas al País.

·Una vez que se detecta un cargamento presuntamente apócrifo, los inspectores dan aviso a los titulares de los derechos para que acudan a identificar la mercancía.

·Desde que inicio este programa y hasta noviembre de 2010, el IMPI ha colocado inspectores en las aduanas de Lázaro Cárdenas, Nuevo Laredo, Pantaco, Manzanillo, Veracruz, Puebla, Mazatlán, Ensenada, Sun Teniente López y Ciudad Hidalgo.

·Actualmente el IMPI tiene inspectores en las aduanas del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, Guadalajara, Monterrey, Tijuana y Toluca.

Fuente: Reforma, Negocios, p. 2.
Por: Dayna Meré.
Publicada: 29 de agosto de 2011.

Click sobre la imagen para ampliar

senales-antiparateria

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario