Este emprendimiento social apoya a las mujeres para desarrollar habilidades informáticas, ¡entérate!

Laboratoria es un emprendimiento social de una mujer peruana llamada Mariana Costa Checa. Con este proyecto, ella está reduciendo la brecha de género al capacitar a las mujeres con diferentes habilidades digitales del futuro.

«Si sólo tenemos hombres creando tecnología, vamos a acabar en un mundo con productos que responden principalmente a sus necesidades, y las mujeres estarán menos preparadas”.

Actualmente ya son más de mil egresadas de este emprendimiento digital, donde han surgido diseñadoras, desarrolladoras de software, programadoras, entre otras. Todas ellas se han sumado a la fuerza laboral, tanto en el creciente sector tecnológico como en las empresas tradicionales que están experimentando una transformación digital.

“Un laboratorio es un lugar donde se crean cosas nuevas, se experimenta, se explora y se descubre, pero este es un laboratorio femenino».

Cabe mencionar que el emprendimiento, Laboratoria,  tiene presencia en Chile, México y Brasil y atrae a estudiantes mujeres de entre 25 y 35 años con una frustración en común: los obstáculos al momento de conseguir trabajo en el ámbito tecnológico.

Manuela Flores es una egresada. Ella terminó a los 15 años el colegio pero no superó los exámenes de ingreso a la universidad donde esperaba estudiar ingeniería en sistemas.


Con el fin de reducir la brecha de género, Laboratoria, un emprendimiento social de Lima, capacita a mujeres con diferentes habilidades digitales del futuro.

Twittea esta frase.


No se dio por vencida y completó su carrera únicamente para darse cuenta que no conseguía trabajo a pesar de años de entrenamiento en la universidad, así fue que encontró el proyecto Laboratoria.

“Yo me pasé esperando una oportunidad 7 años y todo lo que esperé que sucediera en los 5 años de Universidad ocurrió en seis meses».

De acuerdo con Mariana, hay muchas historias que motivan que sigan este tipo de emprendimientos sociales, difíciles de mantener.

Sin embargo, pasaron únicamente dos años para que este emprendimiento fuera elogiado tanto por el expresidente de Estados Unidos, Barack Obama, como el presidente de Facebook, Mark Zuckerberg.

«Comenzamos como emprendedores en Lima en una escala muy pequeña. Fue lindísimo llamar la atención de ellos en tan poco tiempo”.

La meta es disminuir o erradicar la brecha de género en el ámbito tecnológico, además de construir una red de personas recién egresadas que ayuden a cambiar la mentalidad en el mercado laboral.

Sin embargo, su meta es ser parte de la construcción de un sector de tecnología en América Latina” que promueva la importancia de la diversidad e inclusión en las empresas.

“Yo soy presidenta ejecutiva de Laboratoria, pero también soy mamá de mi hija, soy hija de mis padres y tengo otro aspecto de mi vida. Personalmente trato de liderar Laboratoria de una manera, para que podamos crear un entorno donde hombres y mujeres podamos desarrollarnos por igual”.

Sobre Laboratoria

De acuerdo con el sitio web de Laboratoria, en este lugar podrás aprender a programar bajo la metodología ágil de aprendizaje, te convertirás en Desarrolladora Web o Diseñadora UX en tan solo seis meses y solo pagas si consigues empleo con las habilidades aprendidas en Laboratoria.

«Ya hemos capacitado a más de 580 jóvenes que ahora trabajan en grandes empresas como IBM, Accenture, Everis, Scotiabank o Thoughtworks. Nuestra tasa de empleabilidad actual es superior al 80% y nuestras egresadas triplican sus ingresos en promedio».

En Laboratoria identifican a jóvenes mujeres con potencial por medio de un proceso de selección con 680 puntos de medición. Luego usan una metodología ágil de enseñanza para formarlas como Desarrolladoras Web o Diseñadoras UX.

Acerca del autor

Janneth Del Real

Licenciada en Periodismo por la Escuela de Periodismo Carlos Septién. Ha trabajado en el periódico Mas por Más, revista SuperMujer, Pulso Pyme, Linio y en el Periódico AM de Querétaro. Actualmente desarrolla contenidos para Expoknews.

Mujer positiva que siempre busca el para qué de las cosas.