Wildpoldsried, el pueblo que produce más energía renovable de la que necesita, es un ejemplo de sustentabilidad.

Wildpoldsried, el pueblo que produce más energía renovable de la que necesita, cuenta con turbinas de viento, paneles solares fotovoltaicos, sistemas hidroeléctricos y de biomasa. Estos sistemas ayudan a suministrar energía a Wildpoldsried, un pequeño pueblo de 2600 habitantes, ubicado en Baviera Alemania.

Los habitantes de Wildpoldsried, el pueblo que produce más energía renovable de la que necesita, se dedican a la ganadería lechera, mayormente. Su decisión de ser autosuficentes, en materia de energía, fue una iniciativa ciudadana, debido a que los ganaderos no querían continuar quemando diesel para tener calefacción.

Fue entonces que en Wildpoldsried, el pueblo que produce más energía renovable de la que necesita, pusieron en marcha la transformación en 1997 y después de 20 años, producen 6 veces más energía de la que realmente necesitan.

Wendelin Einsiedler, fue quien inició el proyecto. Él construyó su propio generador de biogás, colocó paneles solares y planeó e instaló la primera turbina de viento, lo hizo con su propio dinero pero invitó a otros vecinos a invertir su dinero en el proyecto.

Durante 1999, el gobierno local hizo una consulta que llamó “Wildpoldsried Innovativ richtungsweisend”, Liderazgo de Innovación para Wildpoldsried (WIR-2020, por sus siglas en alemán) donde se cuestionó a diferentes vecinos sobre los proyectos a futuro que se tenían para el 2020. Los habitantes de Wildpoldsried, el pueblo que produce más energía renovable de la que necesita, compartió una actitud favorable hacia un cambio energético invitando a los pueblos vecinos a integrar la misma strategia y generan 3 veces más energía para el 2020.

Wildpoldsried, el pueblo que produce más energía renovable de la que necesita, aprendió a aprovechar los subsidios en energías renovables. El proyecto cuenta con 11 turbinas eólicas y 2.100 metros cuadrados de paneles solares fotovoltaicos. También, uilizan la energía del sol y el viento.

El pueblo tiene una tubería de 4km que usa para transportar combustible que se genera en una planta de biogás. Con 70 vacas, las cantidades de estiércol son suficientes como para producir gas, junto con el maíz que se cultiva en la misma localidad, y que sirven para generar electricidad. Mientras que con el calor residual, pueden calentar el agua de los hogares.

Aprovechando el viento y los excrementos de las vacas, Wildpoldsried, el pueblo que produce más energía renovable de la que ha protagonizado una revolución energética y ha enriquecido a sus vecinos.

Acerca del autor

Kenya Giovanini

Comunicóloga en formación por la UTEL. Melómana, cinéfila y amante de la cultura pop. Ha desarrollado contenido para Revista Kuadro y actualmente trabaja como Asistente Editorial en Expokews, donde se encarga de curar el contenido más relevante sobre responsabilidad social, diseñar la síntesis diaria y crear contenido entretenido acerca de estos temas.