El privilegio de ver crecer y cuidar a las pandas de Chapultepec – ExpokNews

Pocas personas tienen el privilegio de convivir con pandas gigantes en el mundo yAndrés García Ramírez goza de este placer justo en la Ciudad de México. Desde hace 28 años trabaja en el Zoológico de Chapultepec y durante este tiempo ha estado al cuidado de Xin Xin y Shuan Shuan, las dos pandas más longevas y queridas de Chapultepec.

Basta una palabra de Andrés, su cuidador, para que Xin Xin, hija del conocido panda Tohui, y Shuan Shuan, hija de Pe Pe, se acerquen y obedezcan ante alguna instrucción ya sea para  ir a comer o hasta para acercarse a los miles de visitantes nacionales yextranjeros que van al Zoológico de Chapultepec para admirarlas y amarlas.

“Los pandas gigantes son tan inteligentes, tienen más desarrollados los sentidos que los humanos como el olfato y el oído. Identifican bien a la persona que los alimenta, los baña, los limpia y hace ciertas actividades con ellas; más que nada es el entrenamiento que tienen”, asegura Andrés.

Desde el albergue de Xin Xin, -a quien por cierto se le escucha emitir un sonido característico para que le den trozos de manzana-, su cuidador comenta que gracias al acercamiento que tienen con estos ejemplares hoy en día es posible que haya una evaluación clínica sin necesidad de que sean contenidas físicamente.

“Todo es posible con el acondicionamiento operante; todo eso nos ayuda, a la medicina preventiva para tener un mejor desempeño y una buena interacción con el ejemplar para que los médicos puedan evaluar su salud sin tener que anestesiarlas o contenerlas físicamente, eso es fundamental porque disminuye el estrés del individuo ytienen una mayor calidad de vida a través de este manejo”, menciona.

Javier es el responsable del manejo y alimentación de las pandas gigantes de Chapultepec y así comienza su día, un martes por la mañana: “Principalmente es la revisión general en la mañana para ver las condiciones en las que se encuentran, que hayan comido, que no haya alguna anormalidad. Luego de la revisión, continúa la alimentación, para ello contamos con una porción exclusiva para esta área. Se les ofrece un preparado matutino y otro vespertino, como complemento nutricional de esta especie”.

En vida libre, el panda gigante consume bambúes en un 95%, cuando están en cautiverio deben tener un balance en la dieta que es elaborada por el Departamento de Nutrición en conjunto con el médico veterinario.

“¡Xin Xin, acá estoy, ven!”, se escucha decir a Javier, mientras comparte que durante los 28 años de estancia en el Zoológico de Chapultepec también ha estado al cuidado de  aves, pequeños felinos, mamíferos, algunos carnívoros, “¡bueno, de todo!”, sonríe.

Platica que para ingresar la bandeja de comida a Xin Xin y Shuan Shuan basta con una orden en específico: “Se les tiene que decir que retrocedan, igual si se va a hacer un cambio en el albergue. Ellas ya saben que se les va a dar de comer, ya saben que se les va a retirar el plato, ya saben que les vamos a dar bambú. Todo lleva un proceso”.

Destaca que mantener a las pandas u otros ejemplares en cautiverio es necesario porque contribuye a sensibilizar al público en general de que sí se pueden conservar especies en los zoológicos. “Es un privilegio trabajar con estos ejemplares, despiertan ternura, es totalmente distinto. Hoy es fácil que un niño o una niña reconozca a un panda que otra especie. Es muy importante lo que se vive en los zoológicos de la ciudad”.

Comunicado de prensa.

Acerca del autor

Expok

Expok es una consultora y medio en responsabilidad corporativa. En este portal, creamos y curamos contenidos para el nicho interesado en la RSE y la sustentabilidad.

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]