RSE

El cambio climático está en tu menú

¿Qué tiene que ver el cambio climático con tu comida? Mucho.

Cuando pensamos en ganar la lucha contra el cambio climático, la mayoría de las personas se concentran en reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de los automóviles, camiones y otras máquinas que funcionan con combustibles fósiles. Pero si bien estas fuentes de emisiones son dignas de nuestra atención, otro culpable recibe mucho menos de lo que merece: nuestra comida.

La sustentabilidad agrícola y alimentaria son piezas importantes del rompecabezas del cambio climático, pero en este momento, las dietas sostenibles para el clima no están en el menú. En el mundo en desarrollo, aproximadamente 821 millones de personas padecen hambre en la actualidad.

El cambio climático está en tu menú datos sobre personas con hambre en el mundo

Mientras tanto, los países ricos desperdician suficiente comida cada año para alimentar a 750 millones de personas.


Se desperdicia casi la cantidad de comida que se necesita para acabar con el hambre en el mundo.

Twittea esta frase.


Aquí es donde entra en juego la conexión entre los alimentos y el cambio climático: a medida que las personas salen de la pobreza, como muchas otras, exigen más carne y productos lácteos. Esta tendencia tiene graves implicaciones para la huella ecológica de la agricultura. Los animales consumen más comida de la que producen. Las vacas liberan grandes volúmenes de metano que atrapa el calor. El desmonte de tierras para pastos libera dióxido de carbono a una velocidad asombrosa. Si las industrias de carne y productos lácteos fueran un país, sería el tercer emisor de gases de efecto invernadero más grande del mundo, solo por detrás de los Estados Unidos y China.

Al comer menos carne y desperdiciar menos alimentos, los consumidores europeos podrían reducir el consumo de agua en dos millones de metros cúbicos y reducir las emisiones de CO2 en aproximadamente 5,300 toneladas cada año.

Afortunadamente, hay una solución: comer menos carne y más frutas y verduras. Reducir el consumo de carne roja a dos veces por semana reduciría las tierras agrícolas de todo el mundo en tres cuartos, un área equivalente en tamaño a los Estados Unidos, China, la Unión Europea y Australia combinados. Hacerlo también tendría sentido nutricional. En este momento, la ganadería utiliza alrededor del 80% de las tierras agrícolas del planeta, pero produce solo el 18% de nuestras calorías. Lo peor de todo, la cría de animales es una amenaza para el suministro de agua; según el Instituto Internacional del Agua de Estocolmo, el mundo podría quedarse sin agua dulce para 2050 a menos que las personas reduzcan su consumo de productos animales a solo el 5 por ciento de sus requerimientos diarios de calorías.

Algo debe cambiar, y rápido. Las celebridades ciertamente entienden esto. El gurú del clima y ex vicepresidente de los Estados Unidos, Al Gore, que proviene de una familia de ganaderos, ahora es vegano, al igual que el ex presidente de los Estados Unidos, Bill Clinton. Las estrellas del tenis Serena y Venus Williams, la cantante pop Beyoncé y muchas otras también están reduciendo su consumo de carne. Mientras tanto, las escuelas de todo el mundo están adoptando los «lunes sin carne» para enseñar a los estudiantes sobre la sostenibilidad.

Un estudio reciente publicado por la Economist Intelligence Unit y la Fundación Centro de Alimentos y Nutrición de Barilla (BCFN, por sus siglas en inglés) encontró que las políticas oficiales hacia alimentos sostenibles y el desperdicio de alimentos también están cambiando.

El cambio climático está en tu menú perfil Mexico

En 2016, por ejemplo, Francia se convirtió en el primer país del mundo en prohibir que las tiendas de comestibles desperdicien alimentos. Italia ha adoptado una ley similar. Los habitantes de apartamentos en Dinamarca, donde el primer ministro Lars Løkke Rasmussen ha incluido el desperdicio de alimentos en la agenda política, arrojan un 25% menos de alimentos que hace cinco años.

El proyecto SU-Eatable Life, una iniciativa de tres años de la Comisión Europea pretende demostrar que los cambios en la dieta pueden tener un efecto ecológico significativo. Los datos muestran que al comer menos carne y desperdiciar menos alimentos, los consumidores europeos podrían reducir el consumo de agua en dos millones de metros cúbicos y reducir las emisiones de CO2 en aproximadamente 5,300 toneladas cada año.

Entonces, ¿qué podemos hacer cada uno de nosotros para apoyar estos esfuerzos? Para empezar, deberíamos consumir más verduras y granos, lo que sería bueno para la salud del planeta y la nuestra. Un estudio francés del 2017 descubrió que los vegetarianos a menudo son más saludables que los que comen carne porque consumen una dieta más variada y consumen menos calorías.

Debemos comer de acuerdo con la Pirámide Doble de Alimentos y el Medio Ambiente de BCFN, que recomienda alimentos de alto valor nutricional y menos perjudiciales para el medio ambiente.

piramide de comida

Las proteínas de origen vegetal son las mejores. De hecho, en un mundo dominado por veganos, las emisiones agrícolas de gases de efecto invernadero serían un 70% más bajas que en la actualidad.

Acerca del autor

Daniela Lazovska

Comentarios

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Caballocalco No. 42 Int 28, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact