Ambiental Debes leer... Grupos Vulnerables Noticias Organizaciones internacionales RSE RSI

33 países demandados por la niñez, ¿su delito? No bajar emisiones

33 países demandados por la niñez, por no bajar emisiones
Escrito por ExpokNews

El cambio climático supone un impacto actual y riesgo grave en la salud de todos, por lo que estos países han sido demandados por la niñez.

Sofía y André Oliveira, hermanos y activistas climáticos adolescentes, no esperaban mucho de la conferencia climática de las Naciones Unidas en Glasgow.

De acuerdo con André, “la mayoría de los políticos dice que van a reducir las emisiones en un 60% para 2030. Y queremos creerlo. Pero debido a su historia, sabemos que realmente no se puede confiar en ellos”. Mientras que Sofía Oliveira comenta: “Y por eso tuvimos que demandarlos, para poder darles otra oportunidad de hacer lo correcto”.

Demandados por la niñez

De acuerdo con npr.org, los hermanos Oliveira, junto con otros cuatro jóvenes de Portugal, demandan a los gobiernos de los 33 países más contaminantes de Europa, incluido el suyo, para que reduzcan drásticamente la producción de emisiones que calientan el planeta. Argumentan que el cambio climático pone en peligro su salud y su futuro, violando sus derechos humanos. Portugal se enfrenta a la subida del nivel del mar, así como a sequías y olas de calor crónicas.

demandados por la niñez

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo (Francia) ha acelerado la demanda, presentada en 2020, lo que significa que la sentencia podría llegar el próximo año. La decisión del tribunal será jurídicamente vinculante; si los jóvenes portugueses ganan, la sentencia podría aplicarse en los tribunales nacionales de toda Europa, dice Gerry Liston, responsable jurídico de la Red de Acción Legal Global, una organización sin ánimo de lucro con sede en Irlanda y el Reino Unido que representa a los jóvenes.

Se vieron impulsados a actuar por la ansiedad que experimentan, por lo que están presenciando a su alrededor.

Gerry Liston, responsable jurídico de la Red de Acción Legal Global.

Los niños, entre los que destaca Greta Thunberg, han desempeñado un papel crucial en el activismo climático. Varios jóvenes activistas, incluidos los de Estados Unidos y Perú, también han presentado demandas contra las políticas climáticas y medioambientales de sus propios países.

Los adultos “pueden vernos como algo serio o pueden vernos como una broma“, dice Sofía. “Una demanda“, añade André, “no es una broma“.

Una ola de calor convirtió a los hermanos Oliveira en activistas

Sofía y André empezaron a inquietarse por el cambio climático en el verano de 2017, cuando tenían 12 y 9 años. Una intensa ola de calor asolaba Portugal. Sofía dice que Lisboa, su ciudad natal, se sentía como un invernadero.

“Estaba jugando con mi hermano en el jardín, jugando al baloncesto con él”, recuerda. “André se sentía muy cansado. No podía respirar y le dije: ‘André, ¿estás bien?

demandados por la niñez cambio climatico

Estaba teniendo un ataque de asma, uno de los varios de ese verano, y lo relacionó con lo que describe como un calor “sofocante”. Los médicos dicen que el cambio climático está aumentando la cantidad de polen, moho y otros alérgenos que desencadenan los ataques de asma.

Realmente pensé que esto estaba afectando a mi vida privada.

André Oliveira.

Le dijo a su hermana que sentía que su asma empeoraba a medida que aumentaban las temperaturas. “Y cada verano parece más caluroso que el anterior”, dice.

Los hermanos habían aprendido sobre el cambio climático en la escuela y de sus padres, Nuno Oliveira y Susana Santos, que son biólogos. Ahora que creían que estaba afectando a sus vidas, dice Nuno Oliveira, querían hacer algo al respecto, inmediatamente.

No sólo dijeron ‘qué podemos hacer nosotros’, sino ‘¿qué puedes hacer Tú? Ustedes están haciendo algo para solucionarlo, ¿no?

¡Unamos fuerzas con niños y niñas en otros lugares del país!

Oliveira y Santos pidieron a un amigo ecologista voluntario de GLAN que hablara con sus hijos. El amigo les presentó entonces a cuatro jóvenes portugueses que vivían en el centro de Portugal, cerca del bosque de Leiria, que ardió en llamas durante la ola de calor de 2017.

Una de esos jóvenes, Catarina Mota, que ahora tiene 21 años, recuerda que miraba al cielo y solo veía humo. Los incendios mataron a 66 personas.

En ese momento, sentí que podía ver toda mi vida, mi vida futura. Tenía miedo.

Catarina Mota.

Los jóvenes querían hacer algo grande. Solo que no estaban seguros de qué debía ser.

Íbamos a manifestaciones y concentraciones, publicábamos cosas en Internet, intentábamos concienciar a los demás. No parecía que fuera suficiente.

André Oliveira.

Pero cuando los abogados de GLAN le sugirieron demandar a los gobiernos a través del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, dudó. No estaba seguro de lo que era una demanda, solo que era “algo que los adultos se hacían entre sí”.

Al principio pensé que era un poco extremo, para ser sincero. Pero luego investigué un poco y decidí que sí, que era perfecto, que era una forma de hacerles caso.

André Oliveira.

Liston, el responsable jurídico de GLAN, intervino para explicar por qué esta estrategia legal concreta se ajustaba a las preocupaciones de los jóvenes.

Empezamos explicándoles cuáles son sus derechos humanos según el Convenio Europeo de Derechos Humanos y por qué el hecho de que los gobiernos no tomen las medidas necesarias para reducir sus emisiones en la medida que exige la ciencia es una violación de sus derechos humanos. Esto tuvo sentido para ellos.

Liston, responsable jurídico de GLAN.
demandados por la niñez calentamiento global

Los seis jóvenes hicieron un crowdfunding para ayudar a financiar la demanda. La GLAN la ha elaborado y presentado ante el Tribunal de Estrasburgo, que forma parte del Consejo de Europa.

El cambio climático supone un impacto actual y un riesgo para la vida y la salud de los demandantes. Esta interferencia se intensificará progresivamente a lo largo de su vida.

Parte de la Demanda.

Apoyo en Portugal contra el cambio climático

Tras la presentación de su demanda en septiembre de 2020, los jóvenes portugueses recibieron mucha atención. El presidente de Portugal se reunió con ellos para hablar de sus preocupaciones.

Angelina Jolie se puso en contacto con GLAN y pidió a Sofía que colaborara en un libro sobre los derechos de los niños. Un equipo de documentalistas austriacos que trabaja con Netflix se puso en contacto para hacer una película.

“La atención de los medios de comunicación ha sido a veces demasiado, porque tenemos que hacer muchas cosas en la escuela y el trabajo”, dice Mota. “Intentamos hacer lo que podemos porque realmente queremos ganar. Es nuestro futuro”.

En Portugal existe un amplio apoyo público a la acción contra el cambio climático. El gobierno ha adoptado una estrategia para adaptarse a los efectos del calentamiento global, así como un plan para combatirlo. El mes pasado, el país acogió una conferencia de la ONU sobre la gestión de riesgos para emergencias climáticas.

Isaul Rodrigues, pescadero del escarpado puerto de Peniche, al norte de Lisboa, apoya la demanda de los niños porque se pregunta si las políticas del gobierno se aplicarán con suficiente rapidez para ayudar a la industria pesquera. El cambio climático ya está afectando a la vida marina, incluidas las capturas del pez más querido de Portugal, la sardina.

Los pescadores me dicen que, debido al calentamiento de los mares, están capturando menos sardinas y que las que capturan son más pequeñas que antes. Es difícil luchar contra las industrias y los grupos de presión para que se produzcan cambios, pero tal vez presten atención a los niños.

Isaul Rodrigues.

Escuchando cerca está Manon Museux, una becaria de Francia que trabaja en el control de calidad del puerto de Peniche. “A veces nos cuesta un poco explicar la urgencia del cambio climático a las personas mayores”, dice. “Es estupendo cuando se entiende”.

Incluso si ganan el caso, el cambio tardará mucho tiempo

João Joanaz de Melo, profesor de ingeniería ambiental de la Universidad NOVA de Lisboa, lleva años abogando por políticas más ecológicas, como una menor dependencia del automóvil y la reforestación de bosques con árboles autóctonos.

“El cambio lleva décadas”, afirma. “Por ejemplo, pueden pasar 200 años para ver bosques mediterráneos completamente desarrollados a partir del suelo desnudo después de un incendio”.

Dice que espera que los jóvenes portugueses ganen su caso, pero que eso no es suficiente para los cambios políticos drásticos que se necesitan para evitar una emergencia climática.

demandados por la niñez derechos humanos

Corre el riesgo de ser una victoria pírrica, porque lo que debe venir después son décadas de trabajo duro, y no hay forma de que los tribunales puedan imponerlo. La única manera de conseguirlo es a través de la voluntad del pueblo. El pueblo en general debe quererlo.

João Joanaz de Melo, profesor de ingeniería ambiental de la Universidad NOVA.

Sofía Oliveira dice que ella y sus compañeros activistas quieren creer que esa voluntad ya existe.

Creo que la mayoría de la gente ve que el cambio climático no es una broma y que no nos queda mucho tiempo. Estamos aquí para recordarles que pueden hacer algo al respecto.

Sofía Oliveira.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario