Mujeres y hombres ganando lo mismo por realizar el mismo trabajo… ¿Cuánto falta?

Los primeros días de este 2017 ya nos han traído risas, lágrimas y la esperanza de cumplir un sin número de metas responsables. El 2016 fue un año repleto de sorpresas; la pérdida de múltiples figuras del cine, la música y el deporte fue quizá uno de los temas que recibió más atención conforme se acercaba el final de un ciclo, pero ¿qué sucedió en materia de equidad de género?, ¿estamos realmente avanzando a una sociedad más igualitaria?

El debate sobre el matrimonio igualitario, la primera campaña de un hombre como embajador de Covergirl y la apertura con la que cantantes, actrices y políticos abordaron el sexismo en las diferentes esferas sociales podría hacernos pensar que avanzamos a paso lento pero seguro hacía una sociedad mucho más incluyente en términos de género.

La candidatura de Hilary Clinton a la presidencia de Estados Unidos impulsó a muchas personalidades a pronunciarse a favor del empoderamiento de la mujer; el discurso pronunciado por Madonna el pasado mes de diciembre durante Billboard Women in Music para denunciar el sexismo se apoderó de decenas de espacios en medios de comunicación internacionales y se viralizó rápidamente en las redes sociales. Hay quienes perciben estos y otros acontecimientos como firmes indicadores de progreso en materia de equidad, como si abrir la conversación bastara para cerrar las brechas que durante siglos han separado el desarrollo de hombres y mujeres. Se equivocan, 2016 no nos ha dejado más cerca de alcanzar la paridad de género, de hecho hay quienes podrían asegurar todo lo contrario.

El 2016 parece habernos dejado más lejos de alcanzar la equidad de género.

En 2015 la lista de ganadores del Premio Nobel incluía dos mujeres, el año pasado ninguna; la esperanza de ver a la primera mujer ocupar la presidencia de una de las naciones más poderosas del mundo, se hizo pedazos en medio de una niebla de incertidumbre. Además el número de mujeres CEO en las empresas que conforman el listado Fortune 500 se redujo y el Foro Económico Mundial estimó (WEF, por sus siglas en inglés) en su último informe, el pasado mes de octubre, una espera de 170 años antes de que podamos ver cerrada la brecha salarial de género en todo el mundo. El año pasado se estimaba que serían 118, así que no, el 2016 no parece habernos dejado más cerca de la igualdad salarial.

El 2017 no será el año en que las mujeres finalmente ganen lo mismo que sus colegas masculinos por realizar trabajos similares y, aunque es más fácil decir que la brecha es resultado de la renuencia de ellas a pedir un salario más alto, la verdadera razón no es la que nos han hecho creer.

Un estudio realizado por la Escuela de Negocios Cass de Londres, la Universidad Warwick en el Reino Unido y la universidad de Wisconsin, reveló que las mujeres eran 25% menos propensas que los hombres a conseguir un aumento salarial cuando lo solicitaban. En su informe, la investigación concluye que las mujeres sí solicitan incrementos salariales, pero no los consiguen con la misma facilidad que los hombres.

«Esperabamos encontrar evidencia de esta vieja teoría de que las mujeres son menos agresivas que los hombres. (…) Sin embargo mujeres y hombres eran iguales al momento de negociar», comentó Andrew Oswald, profesor de economía y ciencias del comportamiento en la Universidad de Warwick, en entrevista con Fortune.

Cuando los investigadores separaron los datos por grupos de edad, también encontraron que las mujeres menores de 40 años habían podido negociar salarios más altos. Amanda Goodall, coautora del estudio y profesora asociada de la Escuela de Negocios Cas, dijo que ese es un buen augurio para la reducción de la brecha salarial de género. Sin embargo el informe de WEF parece predecir lo contrario.

Tras analizar más de una década de datos, el WEF concluye que el progreso en materia de equidad es todavía demasiado lento para alcanzar los objetivos en un corto plazo. Sus autores, Richard Samans y Saadia Zahidi, esperan que los hallazgos funcionen como un llamado a la acción para que gobiernos y empresas consoliden mejores políticas de género y para que todos seamos conscientes de que nuestras decisiones diarias sí tienen un impacto en la lucha por la equidad a nivel mundial.

Esperamos que los hombres sean agresivos al momento de negociar su salario, pero la sociedad ha enseñado a las mujeres que no es de buena educación hacer lo mismo, así que se perciben como arrogantes.

Claro que es es necesario y útil alentar a las mujeres a negociar su salario con más firmeza. Los esfuerzos de figuras públicas como Jennifer Lawrence y Robin Wright para conseguir ingresos iguales a los de sus protagonistas masculinos, son loables y sin duda son un paso importante para abrir la conversación sobre la brecha salarial e invitar a las mujeres a hacer mejores negociaciones. Sin embargo este no es el único camino a tomar y desde luego no va a colocarnos más cerca de cerrar la brecha para cuando termine el 2017.

Gobiernos, empresas y organizaciones necesitan hacer sus propios esfuerzos para transparentar los criterios de asignación de salarios, abrir canales de denuncia adecuados en los que los colaboradores puedan reportar incidencias de desigualdad salarial por cuestiones de género y promover la equidad dentro y fuera de sus organizaciones.

En 2015, Salesforce hizo una auditoría sobre su diferencia de retribución. Su CEO Marc Benioff estaba tan seguro de que la compañía no presentaría casos de brecha salarial de género, que hizo un trato con sus colaboradores: si podrían probar que existía una desigualdad por género, él la resolvería de inmediato.

Lo demostraron, y Bennioff cumplió su palabra. Encontró a cada mujer a la que se le pagaba menos que a un colega masculino por el mismo trabajo y ajustó su salario en consecuencia. Costó cerca de tres millones de dólares cerrar por completo la brecha salarial en la compañía.

Si hemos sacado algo bueno del 2016 es que las mujeres sean capaces de encontrar su voz y hacerla escuchar; y para ello es importante abrir foros en los que hombres, mujeres, empresas y organizaciones de la sociedad civil cuenten sus experiencias. ¿Te gustaría contarnos la tuya?

Cuéntanos…

¿Te sientes capaz de negociar un pago justo en tu lugar de trabajo?
¿Has tenido una experiencia positiva o negativa en lo que respecta a la igualdad salarial de género?
¿Tu empresa ha tomado medidas para cerrar la brecha salarial?

[contact-form-7 id=»188123″ title=»Formulario de contacto 1″]


¿Quieres fomentar la igualdad entre mujeres y hombres en tu compañía? Consulta la siguiente guía y sabrás lo que necesitas hacer en cada área para elaborar tu propia política de equidad de género.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga por la Universidad del Valle de México, especialista en marketing y RSE. Colabora en este espacio desde 2012 y es la encargada de planear el contenido de Expoknews para hacer llegar a tus manos información útil y entretenida.

Actualmente es estudiante de la Maestría en Mercadotecnia por la Universidad de la Comunicación.