¿Cuánto deben bajar las emisiones para alcanzar los objetivos 2030? – ExpokNews

La brecha global de emisiones está creciendo cuando necesita reducirse.

Bajar las emisiones de contaminantes es una de las metas para alcanzar los objetivos 2030.

Este reporte afirma que deben bajar las emisiones para alcanzar los objetivos 2030

Después de tres años de mantenerse estable, las emisiones globales de gases de efecto invernadero aumentaron un 1,1% este año. Claramente, esto no es bueno. Un informe del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático ilustró la urgente necesidad de frenar el calentamiento global y descarbonizar globalmente las industrias globales para el año 2050.


Las emisiones tienen que bajar para que se logren los objetivos.

Twittea esta frase.


También contribuyó a ampliar lo que se conoce como la “brecha de emisiones”, lo que es esencial, la diferencia entre “dónde estamos y dónde debemos estar”. Cada año, desde 2011, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente ha detallado el estado de brecha de las emisiones globales. Según Philip Drost, oficial de programas de Naciones Unidas para el Medio Ambiente, hay mucha más información ahora, y muchos más modelos y proyecciones que se deben estudiar y poder bajar las emisiones para alcanzar los objetivos 2030.

¿Cuánto deben bajar las emisiones para alcanzar los objetivos 2030?

Este año, el informe del IPCC ha aumentado significativamente la importancia de la brecha de emisiones. Estudios previos de la brecha analizaron el esfuerzo requerido para mantener el calentamiento global por debajo de 2 grados centígrados. El informe de IPCC requería ajustar ese objetivo a 1.5 grados centígrados para garantizar el menor daño posible al medio ambiente.

Actualmente, las naciones se han comprometido con los planes de acción climática que no son lo suficientemente agresivos como para cumplir con este objetivo elevado. Bajo los compromisos actuales, podemos esperar ver alrededor de 3 grados centígrados de calentamiento para 2100, bajo el cual, según otro informe, “prevenir el hambre masiva será tan fácil como detener los ciclos de la luna”.

Para mantener la posibilidad de limitar el calentamiento global a 1,5 grados a la vista, hay que bajar las emisiones para alcanzar los objetivos 2030 en un 55% para 2030, según la ONU. En este momento, las emisiones totales rondan las 53.5 gigatoneladas de dióxido de carbono equivalente. La brecha entre donde estamos ahora y donde deberíamos estar para 2030 es de alrededor de 29 gigatoneladas de dióxido de carbono equivalente. El año pasado, la brecha fue de entre 16 y 19 gigatoneladas de dióxido de carbono equivalente, lo que demuestra la presión adicional del informe de IPCC. Esta es una cifra desalentadora dado que, según el medio ambiente de la ONU, los países del G20 no están colectivamente en vías de cumplir sus compromisos climáticos para 2030.

Hallazgos del informe

Cada país del G20, según los informes de las Naciones Unidas, tendrá que implementar políticas adicionales, y comprometer energías renovadas para satisfacerlas con el objetivo de bajar las emisiones para alcanzar los objetivos 2030. Idealmente, cada país aumentará sus objetivos de reducción de emisiones en aproximadamente 3 gigatoneladas de dióxido de carbono equivalente para cumplir los objetivos de 2030, y aumentará sus esfuerzos para cumplir esos objetivos cinco veces.

En ese escenario, alrededor de 57 países, que representan el 60% del total de las emisiones, habrán alcanzado su nivel máximo o llegar al punto en el que las emisiones dejarán de aumentar y comenzarán a disminuir.

La pregunta es: ¿Qué políticas y acciones pueden implementar los países para garantizar que se mantengan en el camino correcto? Un primer paso, según el Ambiente de la ONU, es que los países examinen dónde sus políticas actuales aún permiten o incluso alientan las emisiones. Más de 40 países, entre ellos India, China, Arabia Saudita y Venezuela, aún proporcionan subsidios para el consumo de combustibles fósiles, que suman alrededor de 320 mil millones de dólares a nivel mundial. Jian Liu, científico jefe de Naciones Unidas para el Medio Ambiente, estima que si los subsidios a los combustibles fósiles se eliminaran por completo, las emisiones globales de carbono podrían caer un 10% para 2030.

Hasta la fecha, el fundamento para mantener los subsidios ha sido que mantiene los precios de la energía bajos para los ciudadanos y los costos operativos bajos para los productores. Drost dijo que en muchos países, las políticas fiscales no están alineadas con los objetivos climáticos. El informe sobre la brecha de emisiones de 2018 deja en claro que este pensamiento a corto plazo pondrá en grave peligro el futuro de aquellas personas a las que las políticas pretenden ayudar.

El informe sobre la brecha de emisiones también señala la importancia de apoyar la innovación baja en carbono en los sectores público y privado.

De acuerdo con los informes de la ONU, hemos visto un progreso tremendo en innovaciones como la energía solar, que ha crecido anualmente a una tasa de alrededor del 38%, y cuyos costos han bajado 99.5% desde 1975. El informe insta a los actores del sector público y privado a piense en cómo apoyar la ampliación del almacenamiento de la batería y otras innovaciones sostenibles para ayudar a mantener los objetivos de emisiones en el buen camino.

Un ejemplo de dónde este tipo de innovación podría necesitar más apoyo es la industria de las aerolíneas, actualmente uno de los sectores más contaminantes a nivel mundial, pero que está tratando de eliminar gradualmente los combustibles fósiles contaminantes a favor de una tecnología más limpia. Según el informe, las políticas que apoyan e incentivan este tipo de cambios en la industria que se alejan de las prácticas contaminantes deberían generalizarse y estar bien financiadas para reducir drásticamente las emisiones para el año 2030.

Acerca del autor

Daniela Lazovska