RSE

Crisis y Responsabilidad Social

En una intervención ante un grupo de empresarios de la Región de Valparaíso, el Obispo Auxiliar de Santiago, Monseñor Fernando Chomalí, señalaba que la crisis que enfrenta el país tiene un innegable contenido económico, pero su raíz profunda es de carácter moral, que consiste en que se ha olvidado que el hombre es el centro de todo, principio y fin de toda actividad humana. Se da más primacía al tener que al ser. Por consiguiente, sin perjuicio de la necesidad de implementar las medidas técnicas que sean necesarias, es preciso recuperar una visión centrada en la persona.

El trabajo es la clave de toda sociedad y elemento indispensable para el desarrollo humano; la empresa, con su misión fundamental de producir bienes y generar empleos dignos, es una institución que juega un papel protagónico en la organización social. Debe ser concebida como una comunidad de personas, de orientación intrínsecamente económica y complementada con una mirada humanista, consciente de su rol ante la sociedad. De esta manera, la principal responsabilidad social de la empresa es generar espacios que permitan el progreso de sus empleados, tanto en el aspecto profesional como en el humano, contribuyendo así a que todos los ciudadanos tengan un empleo digno y adecuadamente remunerado para sustentar a sus familias, núcleo básico de toda sociedad.

No obstante, ciertas realidades económicas obligan a las organizaciones a tomar la dura decisión de despedir parte de su personal, como ha estado ocurriendo, pues en caso contrario cabe la posibilidad de la quiebra, con el consiguiente perjuicio para todos los empleados y el país en su conjunto.

En la situación actual las empresas hacen lo posible por evitar los despidos, adoptando todas las medidas de ajustes que la normativa vigente les permite. En estas circunstancias, la necesidad de flexibilización de la legislación laboral se hace todavía más necesaria en interés de los propios trabajadores. Es incomprensible que algunos dirigentes sindicales, y ciertos políticos, no entiendan algo tan evidente: que la rigidez dificulta la mantención y creación de empleos, lo cual, por supuesto, atenta contra la calidad de vida de las personas y su grupo familiar.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario