Academia Grupos Vulnerables Noticias RSE

Las consecuencias a largo plazo de COVID en la carrera de las mujeres y jóvenes

Las consecuencias a largo plazo de COVID en la carrera de las mujeres y jóvenes
Escrito por ExpokNews

El cierre obligó a muchos a trabajar desde casa y eso conlleva consecuencias, pero… ¿cómo impacto COVID en la carrera de las mujeres?

El 6 de marzo de 2020, las universidades de todo Estados Unidos anunciaron el cierre sistemático de laboratorios, políticas de distanciamiento social y prohibiciones de viaje para hacer frente a la creciente epidemia de coronavirus. Estas acciones, aunque prudentes y necesarias, tuvieron un impacto negativo inmediato en el ámbito académico de la ciencia en dicho país y el resto del mundo. Hablemos de COVID en la carrera de las mujeres.

The Conversation publicó un artículo acerca de un equipo de investigadores que estudia el papel de la ciencia y la tecnología en la sociedad y que forma parte de un proyecto de colaboración multiuniversitaria, denominado SciOPS, que pretende mejorar la comunicación de los científicos con el público, el cual se cita a continuación.

COVID en la carrera de las mujeres

El equipo de The Conversation comparte:

A medida que avanzaba la pandemia, los investigadores empezaron a contarnos los paros laborales, las pérdidas de datos y otras dificultades que estaban experimentando. Nos pareció una información importante, por lo que realizamos dos encuestas para saber cómo estaba afectando la pandemia a los investigadores.

COVID en la carrera de las mujeres

Las dificultades de la pandemia en el mundo académico han sido generalizadas y duraderas, pero nuestros análisis revelaron que las mujeres y los científicos que inician su carrera se enfrentan a impactos más negativos que otros grupos.

Es probable que estas diferencias agraven las disparidades ya existentes y alteren potencialmente las trayectorias profesionales. Los resultados negativos pueden durar mucho más allá del final de la pandemia, sobre todo el impacto de COVID en la carrera de las mujeres.

Una encuesta a los investigadores

El equipo de SciOPS llevó a cabo su primera encuesta COVID-19 en mayo de 2020, con un seguimiento exactamente un año después, en mayo de 2021. Para cada una de ellas, invitamos a participar en el estudio a profesores de una muestra aleatoria de 21 universidades de investigación estadounidenses que trabajan en biología, ingeniería y bioquímica, y unos 300 científicos respondieron cada vez.

Mediante una serie de preguntas de opción múltiple y abiertas, las encuestas preguntaban cómo había afectado la pandemia a los investigadores tanto profesional como personalmente.

Cómo el coronavirus alteró la ciencia

Nuestra primera encuesta reveló que las disrupciones en el trabajo y en casa afectaron negativamente las actividades de investigación de la mayoría de los científicos que respondieron.

En lo que respecta a la investigación, el 93% de los encuestados sufrieron cierres de universidades y el 88% se enfrentaron a interrupciones en el trabajo de laboratorio. Más del 80% tuvo que hacer frente a la cancelación de conferencias y a restricciones en los viajes.

Algunos investigadores también tuvieron que adaptarse rápidamente a los problemas financieros, y esto, junto con otros obstáculos, hizo que muchos científicos retrasaran la recopilación de datos, solicitaran ampliaciones de los plazos o terminaran la recolección de datos antes de tiempo.

Los retos en casa también afectaron al trabajo de los científicos:

Aproximadamente el 80% de los encuestados dijo que no podía concentrarse en las actividades de investigación, el 72% tenía ansiedad por contraer COVID-19 y el 36% tuvo que gestionar responsabilidades inesperadas de cuidado de niños.

COVID en la carrera de las mujeres y la ciencia

La encuesta de mayo de 2021 mostró que, un año después, no había cambiado mucho. Las respuestas fueron casi idénticas: el 92% de los científicos informaron de las dificultades derivadas de los cierres de las universidades, el 89% experimentó interrupciones en el trabajo de laboratorio y el 84% tuvo interrupciones en la colaboración que habían interrumpido su investigación durante el último año.

Los problemas en casa también fueron casi los mismos que el año anterior. La única diferencia importante fue que el 11% de los encuestados declaró haber tenido que hacer frente a la enfermedad de un miembro de la familia, frente a sólo el 3% en 2020.

Inevitablemente, todos estos factores de estrés hicieron mella en el bienestar de los investigadores. Casi el 60% indicó que su salud mental y felicidad general habían disminuido a causa de la pandemia. Esta cifra es superior a la de un estudio de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, según el cual el 40% del público estadounidense en general tenía problemas de salud mental en junio de 2021.

Como declaró un investigador, reiterando el sentir de muchos otros en nuestro estudio: “El impacto mental del cierre afectó a todos los investigadores. Fue mucho más perjudicial que cualquier otra cosa y causó grandes caídas en la productividad”.

Los investigadores más jóvenes y las mujeres tuvieron más dificultades

Algunos científicos sintieron el estrés añadido por la falta de límites entre el hogar y el trabajo de forma mucho más aguda que otros. Los aumentos inesperados en el cuidado de los hijos por parte de los padres y la escolarización virtual recayeron en mayor medida en el profesorado femenino y en el que inicia su carrera profesional.

En nuestra encuesta de 2020, respecto a COVID en la carrera de las mujeres, el 34% de científicas declararon haber sufrido interrupciones debidas a responsabilidades inesperadas en el cuidado de los hijos, en comparación con el 21% de los hombres. El profesorado que inicia su carrera también tiene más dificultades.

COVID en la carrera de las mujeres investigadoras

Aproximadamente el 43% de los profesores asistentes indicaron que las obligaciones inesperadas de cuidado de los hijos causaban importantes interrupciones en su investigación, un 30% más que sus colegas veteranos.

En total, casi el 50% de las mujeres encuestadas y de las profesoras auxiliares declararon no poder concentrarse en las actividades de investigación, mientras que sólo el 29% de los colegas masculinos y el 36% de los más veteranos declararon lo mismo.

Estas cargas desiguales apenas cambiaron entre 2020 y 2021. En todo caso, los problemas empeoraron para las científicas. Muchas informaron de otras complicaciones imprevistas, como la gestión de la salud mental de otros miembros de la familia, el divorcio y el espacio limitado en casa.

Dadas las cargas adicionales a las que se enfrentan los investigadores jóvenes y las investigadoras, no es de extrañar que su trabajo se viera afectado. Otras investigaciones han demostrado que, durante la pandemia, las científicas tuvieron mucho menos tiempo para trabajar en la investigación. Muchas no pudieron cumplir los plazos, por lo que presentaron menos manuscritos en comparación con los niveles anteriores a la pandemia.

No es de extrañar que estos efectos en la productividad fueran aún peores para las mujeres con hijos. La investigación ha demostrado que las interrupciones en el hogar pueden producirse en cascada con el tiempo y dar lugar a retrasos en los ascensos y la titularidad.

Incluso antes de la COVID-19, las madres que trabajaban en el mundo académico abandonaban sus respectivos campos a un ritmo mucho mayor que sus colegas masculinos, y esta tendencia se amplificó aún más con la pandemia.

Adaptarse al nuevo mundo

Sin duda, la pandemia ha tenido efectos devastadores en la investigación académica y en quienes la realizan. Pero ocultos entre el pesimismo de nuestras encuestas había algunos puntos brillantes que ponen de manifiesto la resiliencia de la comunidad científica.

En la encuesta de 2020, el 37% de los científicos afirmó que había desarrollado nuevos temas de investigación y el 22% había establecido nuevas colaboraciones. Las reuniones virtuales resultaron ser una transición valiosa para algunos. Como señaló un investigador:

Gracias a las discusiones periódicas por videoconferencia, se han iniciado y mantenido colaboraciones nuevas y a larga distancia entre cuatro laboratorios de EE.UU. Esto nunca se habría contemplado antes de la era Zoom.

Investigador.
COVID en la carrera de las mujeres trabajo remoto

La pandemia puso de manifiesto los problemas existentes dentro de la ciencia, pero también ofreció lecciones que hay que aprender. Muchos en el mundo académico quieren evitar que se agraven las desigualdades existentes en la mano de obra científica, y los estudios han esbozado formas de hacerlo.

Mediante la puesta en marcha de programas como la ampliación del tiempo de permanencia en el cargo, la defensa de una atención infantil asequible y la asignación de fondos para apoyar a las investigadoras que inician su carrera, la comunidad científica podría permitir una mayor participación, capacidad y producción para todos los científicos.

De cara al futuro, creemos que es de vital importancia que las universidades y los financiadores de la investigación aborden de forma proactiva los continuos retos que plantea la pandemia, especialmente para las mujeres y el profesorado que inicia su carrera. Con tanto cambio, existe la oportunidad de cambiar y mejorar un sistema que no funcionaba para mucha gente antes de la pandemia, y de esta manera disminuir las afectaciones que trajo COVID en la carrera de las mujeres.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario