Consejo: No te deshagas de tu smartphone – ExpokNews

¿Qué tan seguido cambias tu smartphone?

¿Compras cada nuevo modelo de iPhone apenas sale o eres de las personas que usan su teléfono por lo menos 2 años?

Todos los años, los fabricantes de teléfonos inteligentes revelan sus modelos más nuevos, más rápidos y más elegantes que los dispositivos en nuestros bolsillos. Los anuncios de tamaño de edificio nos tientan a comprar un nuevo teléfono para los seres queridos en esta temporada de vacaciones, o para aprovechar las actualizaciones para nosotros.

Pero es posible que quieras pensarlo dos veces antes de reemplazar tu smartphone, porque los dispositivos que nos encantan tienen un impacto ambiental sorprendentemente grande en el mundo real.


No necesitas un nuevo smartphone. En serio.

Twittea esta frase.


El problema no es la potencia necesaria para cargar y usar el teléfono, sino la tremenda energía necesaria para extraer más de 60 metales y ensamblarlos en un nuevo dispositivo. Un estudio de 2015 descubrió que la producción de un iPhone 6 lanzó el equivalente a 178 libras de dióxido de carbono, casi tanto como quemar nueve galones de gasolina o hacer funcionar un refrigerador moderno por un año.

De la literatura disponible, se muestra que la fase de fabricación domina el ciclo de vida de un teléfono inteligente “típico” para las emisiones de GEI. Se demuestra que los usuarios de teléfonos inteligentes dependen cada vez más del internet para el suministro de sus comunicaciones. Se ha demostrado que agregar un servidor al alcance de un teléfono inteligente aumenta el impacto de la fase de uso de 8,5 a 18,0 kg CO2-eq, otras fases se ven menos afectadas. La adición de la red aumenta la fase de uso en otros 24,7 kg CO2-eq. Además, se ha demostrado que la recuperación de teléfonos móviles no es efectiva en la actualidad y que la pronta devolución de los teléfonos podría resultar en una reducción en el impacto por el mejor potencial de reutilización y una mayor reducción de las emisiones tóxicas a través de la eliminación inadecuada.

No compres nuevo smartphone. Haz esto.

La forma en que los consumidores interactúan con sus teléfonos está cambiando, lo que lleva a un sistema que está mucho más integrado con el internet. Un sistema del producto basado en un servicio en la nube destaca la necesidad de mejorar la eficiencia energética para lograr una mayor reducción de las emisiones de GEI en la fase de uso, y brinda un mecanismo para explotar el valor residual de los teléfonos al devolver oportunamente los teléfonos, sus componentes y la recuperación de los materiales.

Además, la persona promedio usa un teléfono por solo dos años. Lotfi Belkhir, empresario y profesor de ingeniería en la Universidad McMaster en Hamilton, Ontario dijo que esto no está motivado por el hecho de que estos teléfonos inteligentes se vuelven obsoletos en su funcionalidad. Es debido a un modelo de negocio que promueve actualizaciones frecuentes mientras que enmascara los verdaderos costos financieros y ambientales de los smartphones.

Una investigación de Dr. Belkhir descubrió que esta corta vida, combinada con la rápida propagación de teléfonos inteligentes en todo el mundo, impulsará un aumento del 730 por ciento en su huella de carbono entre 2010 y 2020. El mismo estudio también destaca la contribución de los teléfonos inteligentes y muestra que para 2020, solo la huella de los teléfonos inteligentes superará la contribución individual de los equipos de escritorio, portátiles y pantallas.

Según Dr. Belkhir, comprar menos teléfonos nuevos enviará un mensaje poderoso a la industria que debe cambiar. La cantidad de recursos que estamos extrayendo de la tierra para fabricar nuevos teléfonos celulares solo para que se desperdicien al final de su vida útil simplemente no es sostenible.

No te deshagas de tu teléfono. Usa el smartphone que tienes el mayor tiempo. Eso puede ayudar. Extiende la vida de tu teléfono reparándolo cuando se descompone o rompe algo, limpiando el puerto de carga e intercambiando las baterías que se agotan. Si tienes que reemplazar tu teléfono, recicla tu dispositivo antiguo y considera comprar uno usado.

Acerca del autor

Daniela Lazovska