Todo lo que necesitas saber para comenzar tu propia estrategia de RSE

Como parte de su estrategia de responsabilidad social, muchas empresas apuestan por causas como la nutrición, salud o educación, por mencionar algunas de las más frecuentes; sin embargo, en el marco del Día Internacional de la Paz, te compartimos por qué invertir en una cultura de paz puede ser una excelente opción y el ejemplo de cómo una empresa lo está haciendo.

Contexto actual

2017 fue uno de los años más violentos en la historia de México; es importante reconocer que no solo se trata de un tema de inseguridad, sino de desigualdad, falta de desarrollo y crecimiento económico. Tan solo ese año el valor financiero de la violencia fue de 4.72 billones de pesos, lo equivalente al 21% del Producto Interno Bruto (PIB) del país, de acuerdo con el más reciente Índice de Paz.

La tasa nacional de delitos con violencia subió un 15% respecto al año anterior, incrementaron los asaltos, robos y violencia sexual; la tasa mensual de violencia en la familia escaló un 32% en los últimos tres años. Además, en 2017, 25 de los 32 estados experientaron un deterioro en el nivel de paz.

Efectos de la violencia doméstica en los niños

Los desequilibrios sociales atraparon a México en un ciclo de violencia, para salir se requiere adoptar un enfoque totalmente nuevo hacia la paz y seguridad.” Asegura el informe.

¿Por qué las empresas deben involucrarse e invertir en una cultura de paz?

Se trata de una situación alarmante en la cual todos debemos participar, y la iniciativa privada no es la excepción.

De acuerdo con Gustavo Pérez Berlanga, director de responsabilidad social de Grupo Toks, una empresa tiene mayores oportunidades de desarrollo en sociedades pacíficas, justas e incluyentes.

Las empresas que busquen abordar el tema deben entender que la paz, más allá de ser una meta es un proceso de construcción, y existen múltiples formas para colaborar en la formación de una cultura de no violencia.


La violencia no solo se trata de un tema de inseguridad, sino de desarrollo económico y desigualdad social. La paz, más allá de ser una meta es un proceso de construcción, y existen múltiples formas para colaborar.

Twittea esta frase.


Al asumir esto como parte de su responsabilidad social e invertir en una cultura de paz, las empresas tienen múltiples beneficios, como contar con una estrategia de manejo de riesgos, disminuir costos asociados a la inseguridad al interior, mejorar su reputación y alinear la estrategia de negocio a las mejores prácticas mundiales.

Cuando las empresas crean estrategias y desarrollan iniciativas que construyen una cultura de paz, tanto al interior como al exterior de la organización, contribuyen además al cumplimiento del Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) número 16 de la ONU, que propone precisamente promover sociedades justas, pacíficas e inclusivas.

¿Cómo construir una cultura de paz?

La iniciativa privada puede invertir en una cultura de paz de las siguientes maneras:

  • Adhiriéndose a iniciativas globales o nacionales, como los ODS a nivel global o Negocios para la Paz de Pacto Mundial en México, por mencionar algunas.
  • Crear y ofrecer oportunidades laborales y dignas para personas afectadas por conflictos o temas relacionados a la violencia.
  • Campañas de comunicación y concientización sobre temas de violencia y cultura de paz entre colaboradores, familia y sociedad civil.
  • Negocios inclusivos que vinculen a población vulnerable.
  • Apoyo a organizaciones sociales que trabajen con temas relacionados a la paz.
  • Gestión responsable de la cadena de valor.

Estas son solo algunas formas en las que una organización puede colaborar. A propósito del Día Internacional de la Paz celebrado el 21 de septiembre, te compartimos el ejemplo de una empresa que desde hace años como parte de su RS invierte en una cultura de paz.

Toks, empresa mexicana que apuesta por la paz

Restaurantes Toks es una empresa que entre otras cosas, destaca por su gestión en temas de responsabilidad social. En los últimos años ha hecho un gran esfuerzo por crear proyectos que fomenten esta cultura de paz, pues reconoce el alto costo que tiene la violencia en el aspecto social y económico.

Cultura de paz al interior

Proyecto Anti-mobbing: este proyecto se creó teniendo como base el violentómetro desarrollado por el Instituto Politécnico Nacional, que permite capacitar a miembros clave de la organización para que puedan detectar y atender la violencia a cualquier nivel al interior de la organización.

El objetivo es fomentar el respeto y la paz en el ámbito laboral e incluso alcanzar el familiar. Desde que inició la iniciativa 277 integrantes de 18 unidades han participado en las encuestas del programa; del total, un 94% de los participantes expresó que lo aprendido lo aplicará a su vida personal y profesional.

Además se hará un diagnóstico integral de violencia en las múltiples unidades para poder detectar los principales problemas y posteriormente desarrollar una metodología para lograr un ambiente pacífico y de respeto.

Programa de integridad: Toks sabe que la corrupción y la impunidad son factores que alteran la paz, es por eso que implementó un programa de integridad interno, en el que se han desarrollado políticas específicas para la prevención de este tipo de conductas.

Este programa se extiende a los proveedores y a otros aliados estratégicos, generando un impacto más allá de lo interno. Sumado a esto, la empresa trabaja en programas de mentoría con PyMEs, para ayudarlos a desarrollar sus propias políticas de integridad.

Cultura de paz al exterior

Además de los ya reconocidos proyectos productivos, Toks apoya proyectos de reinserción social como el Hope Truck en Chiapas y tiene una estrecha colaboración con los talleres de serigrafía y panadería de la organización social Reintegra.

El objetivo de ambos proyectos es brindar apoyo y oportunidades a personas en situación vulnerable para que puedan reintegrarse de forma exitosa a la sociedad. De acuerdo con la marca, estos proyectos contribuyen a disminuir la criminalidad y fomentar el desarrollo de economías locales.

Finalmente la empresa participa de forma activa en eventos y foros nacionales e internacionales como el anual “Business for Peace” y Pacto mundial donde comparte prácticas y aprendizajes para que más organizaciones interesadas en el tema puedan participar.

Este solo es un ejemplo de cómo una empresa puede contribuir a la generación de paz en la sociedad, buscando en el largo plazo mejorar la calidad de vida de todas y todos.

Acerca del autor

Pamela Garcidueñas

Lic. en Ciencias de la Comunicación, egresada de la Universidad de La Salle Bajío, interesada en el conocimiento, la sociedad y el medio ambiente. Ha trabajado para distintas empresas formulando información de temas sociales; actualmente forma parte de Expok en el área de desarrollo de contenido.