Prácticas responsables RSE

Cómo cambiar la vida de niños y niñas a través de la salud

cambiar la vida de niños y niñas

Son pocas las organizaciones que se unen para cambiar la vida de niños y niñas. Centro SUMA y Fundación Pablo Landsmanas son un ejemplo. ¡Conoce los detalles!

En México, existen organizaciones que cuentan con prácticas enfocadas a favor de la salud de la niñez mexicana, y gracias a sus esfuerzos, han logrado cambiar la vida de niños y niñas. 

Una de ellas es la Fundación Pablo Landsmanas —brazo filantrópico de Corporativo Kosmos— que a través de su eje rector salud, ha apoyado a Centro SUMA, un lugar que de manera desinteresada le devuelve la sonrisa a cientos de niños y niñas pertenecientes a sectores vulnerables y/o que radican en lugares remotos de la República Mexicana.

Centro SUMA es una asociación civil sin fines de lucro que brinda atención integral e interdisciplinaria a personas que nacieron con labio y paladar hendido, para que tengan la oportunidad de tener una rehabilitación completa e integrarse a la vida escolar, laboral y social.

¿Cómo trabaja Centro SUMA con sus aliados?

Centro SUMA cuenta con más de 12 años de experiencia en el tratamiento de pacientes con labio y paladar hendido; gracias al trabajo de voluntarios que ofrecen sus servicios como médicos cirujanos, odontopediatras, dentistas, psicólogos y terapeutas. 

Además, Centro SUMA encontró el apoyo de Fundación Pablo Landsmanas, ya que ambos tienen el compromiso de apoyar el bienestar de niños, niñas y personas en situación de vulnerabilidad. A la fecha atienden 1,150 familias, y gracias a su generosidad, han logrado apadrinar a menores durante la pandemia por COVID-19, incluso les han otorgado apoyo de despensas. 

Cambiar la vida de niños y niñas: labor principal de Centro SUMA

En Expok tuvimos la oportunidad de conocer a José Julián, quien desde 2019 comenzó a recibir el apoyo del Centro SUMA. El pequeño ha sido intervenido en dos ocasiones, las cuales le han ayudado a mejorar su calidad de vida: ahora ya puede alimentarse sin ningún impedimento. 

José Julián vive con su familia en Atlaxco Chichiquila, una comunidad rural establecida en la Sierra de Puebla. Es el segundo hijo de María Zenaida, una joven de 29 años quien durante su embarazo pensó que todo iba de lo más normal, pero al acercarse al segundo trimestre, su médico le comunicó que el pequeño nacería con labio y paladar hendido, una enfermedad congénita. 

Hasta la fecha los médicos han confirmado que las principales causas de este padecimiento son:  

  • La genética.
  • La falta de algunos nutrientes.
  • La alimentación familiar.
  • Las condiciones ambientales del lugar donde se vive como la contaminación y las radiaciones.
  • Los hábitos de la familia: fumar, beber, consumir drogas o estar expuesto a sustancias químicas.

Aunque esta enfermedad suene desalentadora, cambiar la vida de niños y niñas a través de la salud es posible, ya que dicho problema tiene solución y es operable si se realiza a tiempo.

cambiar la vida de niños y niñas

¿Qué es precisamente el labio y paladar hendido?

El labio y el paladar hendido son defectos de nacimiento que se producen cuando el labio o la boca del bebé no se forman adecuadamente durante el embarazo. Estos defectos a menudo se conocen de manera conjunta como “hendiduras orofaciales”. 

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) afirman que los niños y niñas que tienen el labio hendido, con o sin hendidura de paladar, o que solo tienen el paladar hendido; suelen tener dificultades para alimentarse y hablar claramente, y padecer infecciones de oído, así como problemas auditivos y con los dientes. 

Por esta razón, es de importancia que una vez que los padres de familia detecten la enfermedad congénita, se acerquen a instituciones especializadas.  

El impacto a largo plazo del apoyo que otorga Centro SUMA

Además de la historia de José Julían, logramos conocer el caso de Miriam y su pequeño Mateo, un niño de tan solo seis meses de edad que también ha recibido el apoyo integral de Centro SUMA. 

De inicio, Miriam desconocía que estaba embarazada, lo supo hasta que se lo confirmaron después de los primeros meses de gestación, y al no tomar cuidados adecuados en las primeras semanas, el doctor le comunicó que el bebé padecía esta enfermedad congénita.

A raíz de la noticia su mundo se fue abajo, pero en 2020 conoció a Centro SUMA, y desde entonces ha tenido apoyo incondicional. Mateo se ha convertido en el motor de la vida de Miriam para salir adelante, y ella está convencida de que desea apoyar a más personas con el mismo problema. 

cambiar la vida de niños y niñas

Cabe mencionar que todas las operaciones de los beneficiarios mencionados han sido apadrinadas por Fundación Pablo Landsmanas, demostrando que la salud es uno de los derechos fundamentales de todo ser humano, y que, sin importar la condición ni estatus social, hay organizaciones como estas que pueden cambiar la vida de los niños y niñas, y de familias completas. 

Más que una operación que le devuelve la sonrisa a los pequeños, las acciones de Centro SUMA brindan apoyo integral y de seguimiento que les ayudarán a llevar una vida como la de cualquier niño o niña de su edad, en otras palabras, es una organización que apuesta todo para cambiar la vida de quienes forman parte de las futuras generaciones. 

Acerca del autor

Marisol López

Comunicóloga egresada y titulada por la Universidad del Valle de México, apasionada por las lecturas románticas y dramáticas. Aprende sobre todo tipo de herramientas que están en la red y amante de los conciertos.

Dejar un comentario