Noticias

Clinton habla de sociedad, sustentabilidad y ONG en el 50 aniversario de la UVM

Bill Clinton, ex presidente de los Estados Unidos, habló en la UVM en el marco de su 50 Aniversario, tocando temas como sustentabilidad, interdependencia, liderazgo, responsabilidad social, cambio climático y la importancia de la sociedad civil como cemento de las ONG, piezas clave en la solución de problemas munidales.

_C9C2977Invitados por el Premio UVM, de emprendedores sociales, para Expok fue un gran honor asistir a la Conferencia Magistral impartida el pasado sábado 24 de abril en la Universidad del Valle de México, Campus Coyoacán, en el marco del 50 Aniversario de esta casa de estudios.

La UVM forma parte de la prestigiada Red de Universidades Laureate, de la cual, William Clinton aceptó ser Canciller para brindar asesoría sobre liderazgo, responsabilidad social y consolidación de las diferentes maneras en las que Laureate puede contribuir con recursos para la educación. Asímismo hay que mencionar que Bill Clinton dirige la Iniciativa Clinton Global, actualmente la red mundial más grande de Organizaciones No Gubernamentales.

A continuación exponemos un resumen de su exposición, asimismo, al término de ésta añadimos algunos breves comentarios sobre las palabras de este gran líder.

¿Cuál es la palabra que mejor describe el mundo del Siglo XXI? —preguntó el ex-mandatario al inicio de su ponencia— Hasta hace poco tiempo creo la mayoría de las personas hubiera dicho que “globalización“; sin embargo, estamos siendo desglobalizados por la crisis financiera. La mayoría de las personas jóvenes podrían decir que la mejor palabra es “desarticulación“, porque pasan mucho tiempo en Internet.

En este marco, hay que decir que la tecnología de la información ha crecido mucho en los últimos 21 años. El día que yo me volví Presidente de los Estados Unidos, en enero de 1993, cinco libras era el peso promedio de un celular y no muchas personas los tenían; ese día había apenas 50 sitios en la web. Hoy se han añadido más tan sólo desde que inicié esta pleatica.

La palabra que yo siempre utilizo para describir el mundo actual es “interdependencia.” Esto significa que cualquier cosa que hagamos o que no hagamos va a tener consecuencias que van más allá de nuestro círculo inmediato, va a traspasar naciones y el mundo. Todos nuestros futuros destinos están interrelacionados, todos subiremos o caeremos juntos; no podemos separarnos unos de otros, independientemente de cuánto quisiéramos hacerlo. Entonces ¿Qué vamos a hacer de este mundo?

Ustedes van a tener un millón de alternativas y posibilidades, y a vivir el momento más interesante de la historia humana. Esas son las buenas noticias, pero recuerden que la interdependencia significa que no podemos separarnos unos de otros y eso puede ser positivo, negativo o ambos. En el mundo que vivimos es ambos.

Las fuerzas de la interdependencia, desde mi punto de vista, se pueden agrupar en tres categorías: Desigualdad, inestabilidad y no sustentabilidad.

El mundo en el que vivimos es altamente desigual y en muchos lugares está presentándose este fenómeno. La mitad de las personas del mundo siguen viviendo con menos de dos dólares al día; otros con menos de un dólar. Mil millones de personas no tienen acceso a agua potable. Una cuarta parte de todas las personas que mueren en la Tierra son por enfermedades que afligen a los pobres. 100 millones de niños jamás van a la escuela ni un sólo día de su vida; algunos sí van pero no pueden aprender porque no tienen materiales de aprendizaje y los profesores tampoco han sido debidamente capacitados. Aunque el costo de llevarlos ahí y de darles una adecuada educación ni siquiera es tan alto. ¿Sabían que en los países pobres, cada año escolar desde el primero, agrega 10 por ciento a la capacidad de devengar dinero para poder vivir?

Es un mundo desigual.

También es un mundo altamente inestable: Las miles de redes que usamos diariamente para nuestra vida diaria, también tienen información sobre cómo hacer una bomba en instantes. Las mismas redes que nos permiten a nosotros mover dinero en todo el mundo con nuestras tarjetas de crédito, permiten a los grupos terroristas ocultar el dinero que posteriormente les ayudará a moverse. Las fronteras que nos permiten viajar, también permiten a las otras personas trasladarse para destruir a través de actos terroristas.

Se trata de una interdependencia inestable.

El tercer problema que tenemos es que el mundo en el que vivimos ya no es sustentable. En los últimos años, mucha gente ha negado la existencia del cambio climático; sin embargo sabemos que sí se están derritiendo los hielos y al doble de la velocidad que se estaban derritiendo hace 40 años. Eso es una realidad. Tenemos también la inestabilidad del clima; en Estados Unidos tuvimos el febrero más frío de la historia en la Costa Este, desde Boston hasta Florida; y ese febrero tan frío había seguido al enero de más calor. En Vancouver, en los Juegos Olímpicos de Invierno, casi se tenían que retrasar algunos de los deportes porque había mucho calor y podía afectar a las pistas, lo que haría que fueran juegos mucho más peligrosos como resultado de las condiciones climáticas.

Es un desafío para todos nosotros, tenemos que cambiar la manera en la que producimos y consumimos energía. Sabemos que es lo que causa el cambio climático. La verdadera razón por la que no logramos un acuerdo en la Cumbre de Copenhague fue que había muchísimos países, incluyendo a China y a India, quienes están dedicando muchos recursos para desarrollar energía limpia, que no están seguros de que puedan tener una meta definible sin lastimar a la economía.

El mundo entonces es inestable, es desigual y además, insostenible; por consiguiente, yo les puedo decir lo siguiente, la misión de la humanidad en el Siglo XXI es reducir las fuerzas negativas y aumentar las positivas de nuestra interdependencia, porque el divorcio no es una opción, estamos juntos en esto.

Y si ustedes me hicieran la pregunta ¿Cómo hacerlo? yo respondería que ante cualquier decisión siempre me cuestiono ¿Mi decisión mejora las fuerzas positivas de la interdependencia y reduce las negativas? De ser así, la elijo; de lo contrario, me opongo.

Por ejemplo, durante mi administración empezamos los programas de alimentación escolar que ofrecía tres alimentos a los estudiantes en 27 países; gastamos 3 millones de dólares, pero desde ese momento aumentó la inscripción de alumnos en 6 millones.
Cada niño que jamás había ido a la escuela nos costaba 50 dólares, pero habíamos aumentado la inscripción en 6 millones. Esto demostró por qué lo teníamos que hacer. Si tenemos un marco en el que podamos ver al mundo, va a haber muchas oportunidades para un debate honesto.

Cuando sucedió la crisis en México y yo opté por apoyar, muchos se opusieron; yo les dije: OK. Vamos a hacerlo de manera diferente; yo le doy la espalda a México y en unos años ¿Dónde vamos a estar? ¿Se va colapsar la economía mexicana? ¿Vamos a lastimar a todas las economías de América Latina? Todos los mexicanos que entiendan el problema van a pensar que nuestra reacción es tonta; vamos a tener otro millón de migrantes ilegales y todos los vecinos latinoamericanos no van a querer tener nada que ver con esto y no van a volver a confiar en nosotros.

Si ustedes tienen el marco correcto, va hacer que los resultados sean mucho más predecibles; y debemos tener una perspectiva de la interrelación, del network. Es mucho más fácil trabajar así. He visto ahora que hay que construir las fuerzas positivas y reducir las negativas de la interdependencia; eso nos deja en una mejor posición a diferencia de las consecuencias de las que podríamos no escapar. Aunque debo decir que no todos los problemas se van a solucionar de manera perfecta.

Sobre el narcotráfico

En este aspecto, irónicamente una de las razones por las que estamos pasando por los problemas de narcotráfico actual en nuestros dos países es por el éxito de haber roto las raíces tradicionales desde donde se empezaba a traer droga en Sudamérica y Colombia; allí se rompieron algunos de los cárteles pero cómo se les empezó a dificultar la vida allá caminaron hacia el norte. Le expreso mi admiración al Presidente porque sabemos que es un problema casi insolucionable; estamos tratando de enfrentarlo y tenemos que ayudarles, y además les tenemos que dar más ayuda, pienso yo. Esto es algo con lo que tenemos que trabajar juntos y es un ejemplo de la interdependencia. No podemos tener beneficios sin ser responsables de nuestra interdependencia.

Sobre la oportunidad y el reto que significa el Cambio Climático

Creo que de alguna manera lo más esperanzador se da en el área del cambio climático, porque todos los que estamos estudiando esto sabemos que significativamente es la oportunidad económica más grande que tiene el mundo: Países de ingreso medio, países en vías en desarrollo, pobres, ricos.

Al Gore, mi Vicepresidente, y yo, apoyamos el Acuerdo de Kyoto, incluso yo firmé, no obstante todo el Senado de los Estados Unidos estuvo en contra; todos los miembros de mi partido político estaban en contra, 98 a 0 en contra del Tratado de Kyoto antes de que yo siquiera se los enviara. Es lo único que he perdido antes de siquiera haberlo mandado al Congreso. Hoy en día ha cambiado la perspectiva y espero que el Presidente Obama pueda presentar este proyecto de ley al Congreso.

Lo que casi nadie sabe es lo siguiente: 44 países firmaron y ratificaron el Tratado de Kyoto y se comprometieron a una reducción muy específica en sus emisiones de gases de invernadero. Quedan dos años más y hasta donde yo sé, sólo cuatro países lo van a lograr. Esto es lo que casi nadie sabe, ¡Cuatro de 44 son los que lo pueden lograr! Estamos hablando de Alemania, Reino Unido, Dinamarca y Suecia.

Suecia lo logrará porque adoptaron en 1991, antes de Kyoto, una de las leyes más interesentes para el carbono del mundo: tienen un impuesto por emisiones, lo cobran y luego lo regresan absolutamente todo. Suena irracional, sin embargo ellos querían que todos los ciudadanos supieran cuál era la carga de la economía por uso ineficiente de la energía; y pensaron que si devolvían el dinero la gente iba a querer invertirlo en volverse mucho más eficientes, y funcionó.

Dinamarca es altamente eficientemente también y utiliza energía solar proveniente de una isla en la parte Norte, que produce más energía que la que utilizan; y allí no brilla tanto el sol como en México o en Estados Unidos.

Alemania supera a Japón y a los Estados Unidos en la producción de energía solar, aunque en toda la nación brilla el sol casi igual que como brilla en Inglaterra, que no es la gran cosa.

Alemania alcanzó 3 mil empleos nuevos por este compromiso de volverse el país que más energía solar utilizara. Esto representa empleos bien pagados. Nos puede ir muy bien si invertimos en la energía solar, nos puede ir muy bien en la creación de empleos.

Antes del problema financiero estos cuatro países: Alemania, Dinamarca, Suecia y El Reino Unido, todos tuvieron menores tasas de desempleo, mayor creación de empleo, mayor tasa de creación de negocios y menor desigualdad que los Estados Unidos. Aún después de la crisis financiera las tasas de desempleo eran mucho más bajas en Alemania que en EU ¿Por qué? Porque hicieron un compromiso para cambiar la manera en la que producen y en la que consumen energía.

Cuando el Secretario General de las Unidas dijo que necesitábamos plantar mil millones de árboles, se quiso empezar a hacer este esfuerzo en México. En Haití lo vamos hacer.

Pero se tiene que hacer con una actitud rentable. Va tener que ser rentable no únicamente en teoría. Nosotros vamos a plantar tres tipos de árboles en Haití: Uno para producir un ingreso, los árboles de mango y las cafetaleras por ejemplo. Esto también reconstituye el suelo. En segundo lugar, los árboles que tardan más tiempo en crecer pero que son muy beneficiosos, como el Mahogany, que se utiliza para hacer mobiliario y por ello los talaron todos. Finalmente, también vamos a tener otros tipos de árboles que podremos cortar porque crecen rapidísimo. En África, por ejemplo, el Trofu es el que se utiliza para hacer biocombustibles; también hay otro que alcanza rápidamente 18 pies y podemos talarlo y va a alcanzar la misma altura un año después. Además tenemos que incluir a todas las personas en este tipo de esfuerzo; ése es el tipo de soluciones que se necesitan.

Sobre la sociedad civil y las ONG

Con el marco correcto, el 90 por ciento de las personas podemos estar en la misma posición.

Un último punto: Las políticas del gobierno son importantes, las del sector privado son importantes pero uno de los signos más alentadores del futuro es el crecimiento de las fundaciones, de las organizaciones no gubernamentales, porque siempre va a haber una brecha entre lo que puede proporcionar el gobierno y lo que proporciona y produce el sector privado. Las fundaciones son muy importantes para que las cosas sean más rápidas, mejores, más económicas. Hay millones de fundaciones en Estados Unidos y la mitad se ha formado en los últimos 12 años; en China y hasta en lugares como Rusia donde siempre quiere estar presente el gobierno; esto es un signo de salud y de buena energía. En México las más grandes son las que financia Carlos Slim.

Los voy a dejar con este pensamiento, sin importar lo que hagan en la vida, todos tienen que buscar algún trabajo en una organización no gubernamental, porque si vivimos en un mundo interdependiente no podemos alejarnos de los problemas simple y sencillamente porque el gobierno no los puede solucionar y porque el sector privado no puede producir suficiente para que desparezcan.

Muchos años en la política nos hicimos tres preguntas: ¿Qué vamos hacer?, ¿Quién lo va hacer, el gobierno o el sector privado?, ¿Cuánto dinero vamos a gastar?

Yo les quiero decir que hay una cuarta pregunta que va ser mucho más importante en el Siglo XXI que estas tres preguntas.

Lo que vayan a hacer, quien quiera que lo vaya a hacer, cualquiera que sea la cantidad de dinero que se tenga, lo más importante es ¿Cómo proponen que se haga? de tal manera que esas buenas intenciones se vuelvan un cambio real.

Todo esto de la lucha contra las enfermedades en los países en vías de desarrollo, del desafío para que la educación sea universal, del apoyo para la gente pobre, la lucha contra el cambio climático… es justamente de lo que se trata. De modo que al irnos de aquí esta mañana decidan cuál es su marco y hagan un compromiso para encontrar alguna manera para contestar estas preguntas. Si lo hacen, van a vivir en una época fascinante de la historia humana.

Y me encantaría ser 30 años más joven para ver todo ese cambio. Muchas gracias.

Hasta aquí el condensado de la pláica de Bill Clinton, que transparenta sin lugar a dudas, una visión clara del mundo y sus problemas y da herramientas para buscar soluciones. Destaca su fe en las organizaciones no gubernamentales como piezas clave en el engranaje para lograr resultados y quizás lo que más llama nuestra atención es que si los gobiernos y las empresas se realizaran a sí mismos la pregunta que el plantea para tomar decisiones —¿Mi decisión mejora las fuerzas positivas de la interdependencia y reduce las negativas?— muy probablemente tendríamos sociedades mucho más sólidas y eficientes en aspectos sociales, económicos y medioambientales.

Las tres habilidades del líder

Finalmente se le preguntó al exPresidente Clinton sobre cuáles consideraba que fueron las tres habilidades que lo llevaron de ser un joven estudiante hasta convertirse en el Presidente de los Estados Unidos y uno de los líderes más importantes del mundo contemporáneo.

A ello respondió: Una curiosidad insaciable, en primer lugar; la segunda característica es que fui la última generación de Estados Unidos con una parte importante de niñez sin televisión. Mi gente era rural y por tanto crecí en una cultura de contar cuentos y en esa cultura, antes de contar historias, tenemos que escuchar historias. Todos y cada uno de ustedes representan una historia, todos inherentemente somos interesantes. Finalmente, la tercera habilidad que desarrollé es la de hacer más de una cosa a la vez y trabajar muy duro. Siempre pensé que podía hacer más de lo que hacía. Pienso que la capacidad de trabajar largas jornadas y concentrarse en éstas es algo muy importante. Pero también les tengo que decir que hay que saber cuándo detenerse, porque todos tenemos que dormir, tenemos que descansar; todos necesitamos equilibrio en nuestras vidas. Al respecto, cuando sucedió, hace unos meses, lo de los frenos de Toyota que no funcionaban, Hillary me dijo: “Así viviste 30 años”.

Creo que esas son las tres cosas que más me ayudaron.

Indudablemente un gran personaje y una gran plática, la escuchada en el 50 aniversario de la UVM.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario