¿Qué tienen que ver las bolas de golf con basura? Mucho.

Alex Weber, una chica de 18 años, acaba de publicar un estudio que analiza cómo las bolas de golf entran y se degradan en el agua.

La cosa favorita de Alex Weber es bucear en la costa de Carmel, California. Lo ha estado haciendo desde que era niña, acompañada por su padre, explorando las calas submarinas, las fisuras y los bosques gigantes de algas marinas. Ella es capaz de contener la respiración durante 2 minutos a la vez y su papá hasta cinco. Pero su perspectiva cambió abruptamente en el verano de 2016 cuando, a los 16 años, ella y su padre buceaban en las aguas cerca del campo de golf de Pebble Beach. Allí, notó que el suelo marino estaba alfombrado con pelotas de golf en varias etapas de descomposición.

Recolectó 2,000 pelotas de golf el primer día y, desde entonces, ha reunido más de 50,000 en total, 2.5 toneladas de desechos marinos almacenados en el garaje de sus padres.

Así comenzó su búsqueda decidida de limpiar las bolas de golf e investigar el problema más a fondo. Recolectó 2,000 pelotas de golf el primer día y, desde entonces, ha reunido más de 50,000 en total, 2.5 toneladas de desechos marinos almacenados en el garaje de sus padres. Sin embargo, ella está haciendo más que limpiar; ella también ha estado recogiendo datos.

Al principio, Weber se acercó a Matthew Savoca, un científico de la Universidad de Stanford que estudia los desechos plásticos del océano. Como explica Weber en su sitio web, quería preguntarle sobre el «fuerte y misterioso olor» que emitían las pelotas de golf y se estaba preguntando si podría ser sulfuro de dimetilo, un químico plástico que actúa como un activador de alimentos para los animales. La curiosidad de Savoca se despertó y animó a Weber a escribir un artículo científico sobre su descubrimiento.

Se unió a ella en las inmersiones de la colección y describe haber recogido tantas bolsas de bolas que los kayaks que habían traído estaban sobrecargados y tuvieron que ser remolcados de vuelta a la costa. Le dijo a NPR:

«Cuando estábamos allí, escuchábamos un sonido extraño, y mirábamos hacia arriba en la colina y había pelotas de golf volando fuera del campo hacia el océano donde estábamos colectando las bolas». Recogieron entre 500 y 5.000 bolas por día.

El artículo de Weber (coautor con Savoca y su padre Michael Weber) acaba de publicarse en Marine Pollution Bulletin, titulado «Cuantificación de desechos marinos asociados con campos de golf costeros». NPR informó:

«El equipo observa que las bolas de golf están recubiertas con una delgada capa de poliuretano que se degrada con el tiempo. También contienen compuestos de zinc que son tóxicos… El oleaje y las corrientes actúan como un molinillo de roca y rompen las bolas de golf. Aunque las pelotas de golf solo tendrán un pequeño efecto en el océano, Savoca dice que se degradan en piezas microplásticas que los animales marinos podrían comer. El equipo también observa que hay muchos campos de golf costeros en todo el mundo, por lo que esto puede ir más allá de California.»

Eliminaron 39,602 bolas de golf de ambientes intermareales y cerca de la costa cerca de Carmel, California.

Los resultados incluyen:

  • Eliminaron 39,602 bolas de golf de ambientes intermareales y cerca de la costa cerca de Carmel, California.
  • En combinación con los esfuerzos de limpieza simultáneos, informaron la recuperación de 50,681 bolas, aproximadamente 2.5 toneladas de escombros.
  • También estimaron que casi 28 kg de material sintético se habían erosionado lejos de las bolas que recuperaron.
  • Proponen la eliminación continua de estos escombros en otros lugares con campos de golf costeros en todo el mundo.

Estos números son asombrosos:

Si un jugador en Pebble Beach pierde de 1 a 3 pelotas por ronda y el campo de golf alberga 62,000 rondas de golf cada año, entonces entre 62,000 y 186,000 bolas ingresan al océano cada año. Multiplique eso por los 34,011 campos de golf de dieciocho hoyos que se encuentran cerca de los océanos y ríos, y es un problema real.

Los autores del estudio esperan que su trabajo ayude a crear mejores protocolos de limpieza para las regiones costeras con campos de golf, así como regulaciones más estrictas para recuperar las bolas de golf. Weber dijo para TreeHugger que algunos campos de golf han comenzado a limpiar la playa y que están trabajando para ayudarlos a expandirse a colecciones submarinas. ¿Quizás alguien debería comenzar a inventar una bola de golf completamente natural, soluble en agua? ¿O una pelota de golf flotante? Entonces los golfistas tendrían que ver lo que están haciendo y dejaría de ser aceptable.

Acerca del autor

Daniela Lazovska