RSE

Carta abierta de Apple en respuesta a petición del FBI

El pasado martes 16 de febrero, Apple publicó en su sitio web una carta firmada por Tim Cook, en la que toma postura respecto a la privacidad de los usuarios, y que sin duda tendrá una importante influencia en el futuro de las relaciones entre las empresas de tecnología y los gobiernos.

A continuación traducimos al español el texto, titulado “Un mensaje a nuestros clientes“.

El gobierno de Estados Unidos ha demandado que Apple tome un paso sin precedentes que amenaza la seguridad de nuestros clientes. Nos oponemos a esta orden, que tiene implicaciones más allá del caso legal específico.

Este momento llama a una discusión pública, y queremos que nuestros consumidores y todos en el país comprendan lo que está en juego.

La necesidad de encriptar

hackers y criminales que quieren acceder a ella, robarla y usarla sin nuestro conocimiento o permiso. Los consumidores esperan que Apple y otras empresas de tecnología hagamos todo lo que está en nuestro poder para proteger su información personal, y en Apple estamos profundamente comprometidos con salvaguardar sus datos.

Comprometer la seguridad de nuestra seguridad personal puede poner nuestra seguridad personal en riesgo. Es por eso que la codificación se ha vuelto tan importante para todos nosotros.

Por muchos años hemos usado la codificación para proteger los datos personales de nuestros clientes porque creemos que es la única forma de mantener segura su información. Incluso hemos puesto esos datos fuera de nuestro propio alcance, porque creemos que los contenidos de tu iPhone no nos incumben.

El caso San Bernardino

Nos sorprendió e impactó el mortal acto de terrorismo en San Bernardino el pasado diciembre. Lamentamos la pérdida humana y queremos justicia para todas las vidas que fueron afectadas. El FBI nos pidió ayuda en los días que siguieron al ataque y hemos trabajado para apoyar los esfuerzos del gobierno para resolver este horrible crimen. No sentimos simpatía por terroristas.

Cuando el FBI ha pedido datos que están en nuestra posesión, los hemos entregado. Apple acata citaciones y órdenes de registro válidas, y lo hemos hecho en el caso de San Bernardino. También nos hemos asegurado de que ingenieros de Apple estén disponibles para asesorar al FBI y hemos puesto a su disposición nuestras mejores ideas respecto a varias líneas de investigación.

Respetamos profundamente a los profesionales en el FBI y creemos que sus intenciones son buenas. Hasta este momento hemos hecho todo lo que está tanto en nuestro poder como dentro de la ley para ayudarles. Pero ahora el gobierno estadounidense nos ha pedido algo que simplemente no tenemos y que consideramos demasiado peligroso crear. Nos han pedido construir una puerta trasera para el iPhone.

Específicamente, el FBI quiere que hagamos una nueva versión del sistema operativo del iPhone esquivando varias importantes características de seguridad y que lo instalemos en un iPhone recuperado durante la investigación. En las menos incorrectas, este software, que no existe el día de hoy, tendría el potencial de desbloquear cualquier iPhone que alguien tenga físicamente en su posesión.

El FBI puede usar palabras distintas para describir esta herramienta, pero no se equivoquen: construir una versión de iOS que eluda la seguridad de esta forma sin duda crearía una puerta trasera. Y aunque el gobierno puede argüir que su uso se limitaría a este caso, no hay forma de garantizar ese control.

La amenaza a la seguridad de datos:

Se podría decir que construir una puerta trasera para un solo iPhone es una solución simple y clara, pero ignora tanto los básicos de la seguridad digital y el significado de lo que el gobierno demanda de nosotros en este caso.

En el mundo digital de hoy, la “llave” para un sistema encriptado es una pieza de información que desbloquea los datos, y es solo tan segura como las protecciones que la rodean. Una vez que la información se sabe, o que se revela una forma de eludir el código, es posible que cualquier persona con ese conocimiento burle la codificación.

El gobierno sugiere que esta herramienta podría ser usada una vez, en un solo teléfono. Pero eso simplemente no es verdad. Una vez creada, esta técnica podría ser usada una y otra vez, en un gran número de aparatos. En el mundo físico, sería el equivalente a una llave maestra, capaz de abrir cientos de millones de cerrojos, desde restaurantes hasta bancos, tiendas y hogares. Ninguna persona razonable encontraría aceptable esa situación.

El gobierno está pidiendo que Apple hackee a sus propios usuarios y acabe con décadas de avances en seguridad que protegen a nuestros clientes, incluyendo a decenas de millones de ciudadanos estadounidenses, de hackers y cibercriminales. Los mismos ingenieros que crearon codificación sólida para proteger a los usuarios de iPhone podrían, irónicamente, verse obligados a hacer más débiles esas protecciones, haciendo que nuestros usuarios estén menos seguros.

No podemos encontrar ningún precedente de una empresa estadounidense viéndose forzada a exponer a sus clientes a un mayor riesgo de ser atacados. Por años, los codificadores y expertos en seguridad se han pronunciado en contra de hacer más débil la codificación. Hacerlo solo lastimaría a los ciudadanos bienintencionados y respetuosos de la ley, quienes confían en que empresas como Apple protejan sus datos. Los criminales y malas personas todavía codificarían, usando herramientas que tienen a su disposición.

Un precedente peligroso

En lugar de buscar una acción legislativa a través del Congreso, el FBI propone un uso sin precedentes del All the Writs Act de 1789 para justificar una expansión de su autoridad.

El gobierno quiere que eliminemos las características de seguridad y agreguemos nuevas capacidades al sistema operativo, permitiendo que la contraseña sea ingresada de forma electrónica. Esto haría más fácil desbloquear el iPhone usando “fuerza bruta”, al intentar miles o millones de combinaciones con la velocidad de una computadora moderna.

Las implicaciones de las demandas gubernamentales son escalofriantes. Si el gobierno puede usar esta acta para hacer más fácil es desbloqueo de tu iPhone, tendría el poder de alcanzar cualquier dispositivo y capturar sus datos. El gobierno también podría extender su violación de la privacidad y demandar que Apple construya software de vigilancia para interceptar tus mensajes, acceder a registros de salud o finanzas, buscar tu localización e incluso acceder al teléfono o cámara de tu iPhone sin que lo notes.

El oponernos a esta orden no es algo que tomemos a la ligera. Sentimos que debemos alzar la voz ante lo que consideramos un exceso del gobierno de Estados Unidos.

Desafiamos las demandas del FBI con el respeto más profundo por la democracia estadounidense y con amor a nuestro país. Creemos que es mejor para todos dar un paso atrás y considerar las implicaciones.

Aunque creemos que las intenciones del FBI son buenas, estaría mal que el gobierno nos obligue a construir una puerta trasera hacia nuestros producto y, a fin de cuentas, tememos que esta demanda socave las mismas libertades que nuestro gobierno debe proteger.

Tim Cook

Acerca del autor

María José Evia H

Comunicadora especializada en medios digitales, literatura y equidad de género. Coordina, escribe y edita contenidos de ExpokNews y la Síntesis diaria, además de colaborar en medios como Letroactivos, Letras Libres, Lee + y Equilibrio. Aquí sus redes sociales.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]