Ambiental Debes leer... RSE

Carbón, lo que quiere hacer Trump en Alaska

Carbón, lo que quiere hacer Trump en Alaska

La Reserva Nacional de Petróleo de Alaska, de casi 23 millones de acres, es un refugio esencial para el caribú migratorio, las aves acuáticas y otros animales salvajes.

La administración Trump propuso recientemente abrir más de dos tercios del terreno público más grande de la nación a la perforación de petróleo y gas, eliminando las protecciones para la vida salvaje en la zona de Alaska que han estado en vigor durante más de cuatro décadas.

La Oficina de Gestión de Tierras del Departamento del Interior (BLM) quiere permitir la extracción de combustible fósil en aproximadamente el 82% de la Reserva Nacional de Petróleo de Alaska en la vertiente norte del estado. Menos famosa que el cercano Refugio Nacional de Vida Silvestre del Ártico, es una de las extensiones de propiedad federal de mayor valor ecológico, que proporciona un refugio vital a los osos polares así como a decenas de miles de caribúes y aves acuáticas migratorias.

La reserva, del tamaño de Indiana, es también una de las reservas petrolíferas terrestres más prometedoras del país. Un análisis reciente del Servicio Geológico de los Estados Unidos ofreció una estimación media de 8,700 millones de barriles de petróleo sin descubrir y 25 billones de pies cúbicos de gas natural.

Según el plan actual, finalizado en 2013, la mitad de los casi 23 millones de acres de reserva están abiertos a la perforación. El nuevo plan aumentaría el área expuesta al desarrollo en unos 7 millones de acres.

El presidente Trump se ha comprometido a ampliar el acceso al gran potencial energético de nuestra nación. La acción de hoy es un paso significativo más en el proceso de cumplir su promesa.

David Bernhardt, Secretario de Interior de los Estados Unidos.

Bernhardt dio una declaración que decía que la medida estaba alineada con una orden ejecutiva de marzo del 2017 del presidente Trump.

El BLM publicó un aviso de su Declaración de Impacto Ambiental Final el jueves, y se espera que emita un registro final de la decisión dentro de 30 días. Es probable que los ambientalistas y algunos nativos de Alaska, que han vivido en la vertiente norte durante milenios y dependen de su caza para su subsistencia, impugnen la decisión una vez que sea definitiva.

ConocoPhillips ya ha estado explorando el sitio, conocido como NPR-A, es el mayor productor de petróleo de Alaska, tiene un total de 1.1 millones de acres y ha descubierto petróleo en áreas remotas llamadas Diente de Alce y Diente de Oso.

Muchos nativos de Alaska que viven cerca de la reserva se oponen a un mayor desarrollo, alegando que podría perjudicar a los animales que constituyen una parte importante de su dieta. El lago Teshekpuk sirve como área de muda para una quinta parte del ganso brent del Pacífico y como lugar de alumbramiento para decenas de miles de caribúes cada verano.

Carbón, lo que quiere hacer Trump en Alaska

El nuevo plan reduce la zona protegida alrededor del lago Teshekpuk, un embalse de 22 millas de ancho creado por el deshielo del permafrost, aunque restringe las principales actividades de construcción con maquinaria pesada entre el 20 de mayo y el 20 de agosto, a menos que los funcionarios federales, estatales y locales lo autoricen para que los caribúes puedan parir y buscar refugio de los mosquitos. También elimina la mayoría de las protecciones en torno a la Zona Especial del Río Colville, que se estableció en 1977 para proteger a las aves de rapiña y otras especies de la zona.

Los funcionarios del Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los Estados Unidos, recomendaron el año pasado a la administración que mantuviera las salvaguardas de larga data, según documentos obtenidos en virtud de la Ley de Libertad de Información de la Sociedad para la Vida Silvestre. En ellos, la agencia dijo:

Creemos que la plena protección de estas áreas es necesaria para mantener la biodiversidad y la integridad ecológica de la Ladera Norte en la llanura costera, especialmente dados los impactos del cambio climático, incluyendo el aumento de la erosión costera y el hundimiento del permafrost.

Suzanne Bostrom, miembro del personal del bufete de abogados sin fines de lucro Trustees for Alaska, dijo en una entrevista que el hecho de que BLM haya ideado un plan de perforación que va más allá de cualquiera de las opciones que la agencia esbozó el año pasado y que está a punto de ser finalizado sin opiniones del público, lo hace legalmente vulnerable.

Definitivamente nos preocupa mucho que adopten una nueva alternativa aún más perjudicial y que el público no haya tenido la oportunidad de opinar.

Suzanne Bostrom, miembro del personal del bufete de abogados sin fines de lucro Trustees for Alaska.

Por su parte, Nicole Whittington-Evans, directora del programa de Alaska de Defenders of Wildlife, dijo en un comunicado:

El plan cede el hábitat, vital para los osos polares en peligro de extinción, los caribúes y las aves migratorias, a las compañías petroleras que no harán más que exacerbar la crisis climática al expandirse a una frágil zona fronteriza con nuevas perforaciones. Es malo para el Ártico occidental y malo para el planeta.

Nicole Whittington-Evans, directora del programa de Alaska de Defenders of Wildlife.

El presidente Warren G. Harding reconoció el potencial petrolífero de la zona y estableció lo que entonces se llamó la Reserva Naval de Petróleo No. 4 en 1923. En 1976, la Ley de Producción de Reservas Navales de Petróleo designó el área de aproximadamente 23 millones de acres específicamente para el desarrollo de petróleo y gas, la rebautizó como NPR-A, y trasladó su gestión de la Marina a la BLM.

En la legislación de 1976, el Congreso ordenó que el Lago Teshekpuk y las tierras altas de Utukok recibieran «máxima protección». Y en 1977, el entonces Secretario Interno Cecil Andrus designó tres «áreas especiales» para ese estatus. Los presidentes Clinton, George W. Bush y Obama ampliaron las áreas especiales.

Otros arrendatarios importantes de la NPR-A son North Slope Energy, Borealis Alaska, Emerald House y Repsol, una empresa española de exploración y producción.

Aunque la administración Trump está despejando el camino para la exploración de petróleo y gas en Alaska, las empresas se enfrentan a nuevos obstáculos de financiación. Cinco de los seis bancos más grandes de EE.UU. —incluyendo JPMorgan Chase, uno de los mayores prestamistas del mundo para proyectos de combustibles fósiles, y el banco de inversiones Goldman Sachs— han anunciado que dejarán de financiar los proyectos de petróleo y gas en el Ártico.

Pavel Molchanov, analista principal de energía de la empresa de inversiones Raymond James, cuestionó si las empresas petroleras ampliarían la perforación en Alaska, incluso si el gobierno federal pone a disposición más contratos de arrendamiento.

Con todo lo referente a los precios actuales del petróleo, la industria no tiene prácticamente ningún apetito por la perforación en Alaska.

El gasto de capital de las empresas mundiales de petróleo y gas en 2020 ha caído a niveles mínimos de varias décadas y en ningún lugar el declive es más pronunciado que en Estados Unidos.

Kara Moriarty, presidenta de la Asociación de Petróleo y Gas de Alaska, dijo en un correo electrónico que las decisiones de algunos bancos de restringir los préstamos «todavía no han disuadido la inversión en Alaska«, pero sus miembros están más preocupados por una iniciativa en la votación estatal de noviembre que «aumentaría drásticamente los impuestos a la producción» entre el 150 y el 300%, dependiendo del precio del petróleo.

La delegación del congreso de Alaska – GOP Sens. Lisa Murkowski y Dan Sullivan, así como el diputado Don Young (R), celebraron el nuevo plan como una forma de reforzar la economía de su estado.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga por la Universidad del Valle de México, especialista en marketing y RSE. Colabora en este espacio desde 2012 y es la encargada de planear el contenido de Expoknews para hacer llegar a tus manos información útil y entretenida.

Actualmente es estudiante de la Maestría en Mercadotecnia por la Universidad de la Comunicación.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]