RSE

¿Tu informe de RSE es defensivo, selectivo u holístico?

¿Podrías decir sin temor a equivocarte que el enfoque de gobierno corporativo está realmente creando valor a lo largo y ancho de la organización?

Toma un minuto de tu tiempo para mirar la declaración del CEO de tu compañía dentro de tu último informe de responsabilidad corporativa. Quita de tu mente las infografías brillantemente diseñadas en materia de gobierno corporativo (ESG) y piensa: ¿podrías decir sin temor a equivocarte que el enfoque de gobierno corporativo está realmente creando valor a lo largo y ancho de la organización?

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) pueden ayudarnos a trazar un camino para salir de la crisis socioeconómica actual, hacia un futuro más resiliente y regenerativo. En este punto, quizá estés pensando: nuestra empresa ya ha descubierto nuestro enfoque gobierno corporativo . Bueno, antes de que te sientas demasiado cómodo, no todos los enfoques de ESG se crean de la misma manera.

En una publicación reciente de Sustainable Brands, Geoff Kendall, cofundador de Future Fit, explicó cómo su equipo ha examinado cientos de informes de sostenibilidad en los últimos años. Encontraron que cuando se trata de abordar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, su enfoque sigue uno de tres patrones comunes: Defensivo, Selectivo y Holístico.

Defensivo = business as usual

Tal como su nombre lo indica, este enfoque se centra en defender el Business as Usual. Cuenta una historia linda sobre aquello que la compañía ya está haciendo en temas vinculados con los ODS, pero no busca oportunidades de cambio.

Por ejemplo: Una empresa que ya tiene la meta de reducir sus emisiones de gases efecto invernadero, podría afirmar que está alineada con el ODS 13: Acción por el clima. Sin embargo, la mayoría de sus objetivos actuales está cuantitativamente muy lejos de la rápida trayectoria de descarbonización que se necesita para el cumplimiento global de dicho objetivo.

Otra compañía podría decir que está contribuyendo al ODS 8: trabajo decente y crecimiento económico, simplemente porque está creando empleos. ¿Qué pasa si estos empleos pagan menos que un salario digno, si las condiciones de trabajo son inadecuadas o simplemente existe discriminación?

Enfatizar la narración de historias sobre la acción simplemente justifica el business as usual, que es lo que nos metió en este lío en primer lugar.

Un enfoque defensivo que vincula el informe de responsabilidad corporativa con los ODS puede resultar atractivo para los CEO que todavía creen en la primicia del valor para los accionistas primero, según la cual las empresas solo existen para ofrecer rendimientos financieros. No obstante, los informes defensivos carecen de ambición y autenticidad, y solo dejan a las empresas abiertas a acusaciones de social washing.

Es poco probable que cualquier empresa que tome una ruta defensiva atraiga y retenga a excelentes empleados, clientes leales e inversores cada vez más preocupados por la responsabilidad corporativa.

Selectivo… puede ser contraproducente

El segundo patrón común es aquel en el que se retoman únicamente algunos de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Kendall explica que el enfoque selectivo es similar a la noción de Creación de valor compartido, ya que se enfoca en áreas donde el modelo comercial actual de la compañía ya se cruza con una necesidad social.

Una compañía farmacéutica, por ejemplo, puede optar por enfocarse en el ODS 3 – Salud y bienestar, al hacer medicamentos que ayuden a las personas sanar de enfermedades, e incluso a vivir vidas más productivas. Esos esfuerzos pueden contribuir de manera genuina al ODS 3, pero solo si los medicamentos son asequibles y accesibles para quienes más los necesitan.

¿Pero es eso suficiente? ¿Qué pasa si la fabricación de los medicamentos utiliza grandes cantidades de agua dulce y la producción se lleva a cabo en un área con escasez de agua? Para las comunidades locales en esa región, la compañía puede estar socavando el ODS 6: Agua limpia y saneamiento. Claro que esto queda convenientemente fuera del informe en el que la empresa en cuestión, más que informar, se regodea de aquellas cosas de las que puede enorgullecerse.

Los informes de responsabilidad social selectivos, más que informar, permiten a la empresa regodearse de aquellas cosas de las que puede enorgullecerse y dejar fuera sus áreas de oportunidad.

¿Y qué pasa si esa misma compañía solo puede llevar sus medicamentos al mercado de manera rentable al depender de proveedores de bajo costo que no pagan a sus trabajadores un salario digno? En ese caso, el éxito de la compañía puede estar incluso ralentizando el progreso hacia el ODS 1: Fin de la pobreza.

Claro que prácticamente ninguna empresa puede impulsar positivamente los 17 ODS a la vez. Especialmente aquellas que hacen Business as Usual. Sin embargo, cada una de ellas existe como parte de una compleja red de valor que toca múltiples sistemas interconectados: mercados, comunidades, ecosistemas… Comenzar a reconocerse como parte de esa red, en lugar de considerarse un todo, es clave para el desarrollo sostenible y también para una mejor comunicación.

Cuando las empresas comienzan a entenderse como parte de un todo, comprenden también que en este mar de complejidad, las nociones lineales de causa y efecto comienzan a evaporarse, y sin una cuidadosa consideración, cualquier acción en un área puede conducir a consecuencias indeseables en otros lugares.

Un enfoque selectivo de los ODS puede ser contraproducente: incluso la empresa mejor intencionada podría estar agravando inadvertidamente un problema que intenta resolver mientras otro.

¿Son aceptables tales compensaciones? Posiblemente, pero ¿cómo podemos estar seguros si no hacemos nada para identificarlas y medirlas?

Holístico: mide y mitiga las compensaciones

Eso nos lleva al tercer patrón: adoptar un enfoque holístico, uno que considere todos los impactos de los ODS de una empresa, tanto positivos como negativos, a lo largo de toda la cadena de valor. ¿Difícil? Sí, pero no imposible.

Ninguna decisión comercial está libre de impactos; pero si adoptamos un enfoque de sistemas, al observar todas las interacciones entre la empresa, sus proveedores, clientes, otros actores socioeconómicos y el medio ambiente, es posible identificar problemas imprevistos. Los impactos negativos a través de la cadena de valor de la compañía se pueden anticipar y evitar, o al menos mitigar.

Un enfoque holístico para gestionar el rendimiento extrafinanciero es crucial porque los impactos positivos y negativos casi nunca se cancelan mutuamente.

Las emisiones de gases de efecto invernadero son una excepción: una tonelada de CO2 emitida en Johannesburgo puede ser ‘neutralizada’ por una tonelada de CO2 extraída de la atmósfera en Tokio. No obstante otros tipos de impacto (desperdicio de producto, estrés hídrico, violaciones de los derechos humanos) generalmente no se pueden eliminar, a través del tiempo o la ubicación.

Las mejoras graduales en un área, y el gasto de exacerbar los problemas en otros lugares, no contribuyen significativamente al cumplimiento de los ODS. Debemos eliminar, y eventualmente revertir, todo el daño causado a nuestros sistemas naturales y tejido social. Eso significa esforzarse por maximizar lo bueno mientras se trabaja de manera consciente, continua y colectiva para eliminar lo malo. Tal respuesta holística es esencial si queremos hacer realidad los ODS.

Podemos pensar en esta tercera opción como un esfuerzo por crear no solo el valor para los accionistas , o incluso el valor compartido , sino también el valor del sistema.

Ahora, toma un minuto de tu tiempo para mirar la declaración del CEO de tu compañía dentro de tu último informe de responsabilidad corporativa. Quita de tu mente las infografías brillantemente diseñadas en materia de gobierno corporativo (ESG) y piensa: ¿podrás decir sin temor a equivocarte que el enfoque de gobierno corporativo está realmente creando valor a lo largo y ancho de la organización?, ¿está comprometida con la creación de valor para el sistema?

Si la respuesta es sí, es fantástico, pero si no estás tan seguro, quizá valga la pena echar un vistazo crítico a tu informe y tus actividades para encontrar el camino. Todavía estás a tiempo.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga por la Universidad del Valle de México, especialista en marketing y RSE. Colabora en este espacio desde 2012 y es la encargada de planear el contenido de Expoknews para hacer llegar a tus manos información útil y entretenida.

Actualmente es estudiante de la Maestría en Mercadotecnia por la Universidad de la Comunicación.

1 comentario

  • … a modo de conceptos:

    si no van desapareciendo las tradiciones o condensaciones de cualquier cosa o materia, no tendremos innovaciones porque el uso-consumo pertenece a los usuarios-ciudadanos; las 1ras. han explicado un conocimiento adquirido en el pasado en calidad entonces de pionero; las 2das. nos permitirán nuevos conocimientos y avanzar y mejorar constantemente las condiciones de vida de la Humanidad en su conjunto; a partir del XXI el sentid de unidad planetaria resulta imprescindible, dado que disponemos de una tecnología global que nos permite llegar a todos ye incluso estar con todos, y, prácticamente, el mismo tiempo. Saludos.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]