Ambiental

Campo de girasoles; avanza tecnología solar en Israel

Nes Ziona, Israel.- Detrás de las casas, más allá de los jardines, pasando la escuela y el comedor de la comunidad de Yavne, existe un patio trasero extraordinario.

Ahí, en el kibbutz (asentamiento comunal israelí), en lugar de un huerto, un área de juegos o un simple tendedero, sus habitantes resguardan un invento con el que quieren cambiar al mundo.

Se trata de una nueva especie de colector solar que ofrece una producción combinada de energía eléctrica y energía térmica.

Es decir, absorbe la luz del sol para generar electricidad y calentar agua. Un dos en uno único hasta hoy y súper eficiente: casi el 75 por ciento de la luz que recibe es aprovechada. Supera hasta cinco veces a las celdas solares convencionales.

Deslumbra: parece una antena parabólica futurista o un dispositivo caído del espacio, brillante, cristalino e indescifrable en el primer golpe de vista.

Pero estos girasoles gigantes, que se mueven siguiendo al sol, son una realidad que podría alimentar de energía a empresas, conjuntos residenciales e incluso a ciudades enteras, según sus creadores.

“En los paneles solares convencionales, el calor concentrado en la celda solar que no puede ser aprovechado se deja escapar porque sino dañaría al panel. Con el desarrollo del Z20 de Zenith Solar enviamos ese calor generado a otro dispositivo para producir energía térmica,y así tenemos una producción combinada”, explica Ron Segev, director de Zenith Solar.

“Satisfacemos necesidades de electricidad y calefacción de agua que hasta ahora se obtenían de manera separada y hacían más compleja y costosa la operación. Es el futuro del aprovechamiento solar”.

Ese 75 por ciento de energía lumínica captado está dividido en 21 por ciento de energía eléctrica y 49 por ciento termal.

Y corresponden con unos 150 megavatios de electricidad y 300 megavatios de energía térmica, con lo que el kibbutz Yavne satisface las necesidades de agua caliente y electricidad de 230 residentes, de los mil 100 que conforman la comunidad.

Utilizan sólo 16 platos cóncavos que miden unos diez metros cuadrados cada uno.

¿Cómo lo logran?

Parten de la tecnología de concentración fotovoltaica (CPV, por sus siglas en inglés), desarrollada por un equipo de la Universidad Ben-Gurión del Négev al sur de Israel y el Instituto Fraunhofer de Alemania, y utilizan una serie de espejos y lentes ópticos montados en una superficie de plástico, en lugar de silicio.

Un 85 por ciento de las celdas fotovoltaicas actuales son de silicio, éstas absorben entre 12 y 14 por ciento de la luz del sol, poco más que la mitad de los de Zenith Solar que llegan a un 21 por ciento.

“Se trata de un sistema mediante el cual los espejos de cada colector solar envían la radiación a un generador que es un brazo de metal, que pareciera tener una lámpara encendida, pero eso es la luz que estamos viendo reflejada ahí.

“Ese brazo convierte la luz en electricidad y el calor excedente es captado con un sistema de refrigeración con agua, del que se obtienen las aguas termales para uso residencial o industrial”, explica Segev.

El agua casi hirviendo es bombeada a un tanque de almacenamiento de 20 mil litros donde se conserva caliente 24 horas. De ahí es bombeada a las casas del kibbutz.

Además, continúa Segev, como el sistema está hecho de plástico y vidrio, y los componentes electrónicos no pasan el 5 por ciento, es casi cien por ciento reciclable.

El proyecto arrancó en 2009 con la colaboración de David Feiman, inventor de la tecnología de estos paneles y profesor en la Universidad Ben-Gurion del Négev, y sólo con capital privado.

Por si fuera poco, los miembros de esta comunidad israelí sembraron un viñedo bajo la sombra de estos innovadores ‘girasoles’ para aprovechar al máximo el terreno.

La empresa concluirá este año la instalación de dos estaciones de colectores solares en la provincia de Gansu en China y a principios de año abrió una oficina en Australia.

País de Sol

Mirar las azoteas en Israel alegra a autoridades y ciudadanos.

Pareciera que aquí no hay techo sin calentador solar. Desde los años 70 la práctica de instalar paneles solares para calentar el agua se extendió, y desde los 90 se hizo obligatorio por ley que toda nueva construcción los incluya.

Hacia Watec

Son expertos en software, medicina y nanotecnología… y, cada vez más, en energías renovables.

El encuentro internacional, Watec, donde se presentan las tecnologías más nuevas y avanzadas para el aprovechamiento de los recursos renovables, principalmente aquellas relacionadas con el ahorro de agua, se realizará del 15 al 17 de noviembre en Tel Aviv.

Más: www.watec-israel.com

“Estoy celoso de esta instalación, es más inteligente que nosotros. Sigue al sol todo el tiempo. El tema de la energía solar es primordial y podría ser uno de los asuntos más importantes para todo el mundo porque, en primer lugar, combate la pobreza”. Shimon Peres, presidente de Israel.

“Los sistemas fotovoltaicos tradicionales recolectan entre el 10 y el 15 por ciento de la energía del sol, con nuestro sistema combinado llegamos al 70 por ciento de aprovechamiento solar en un solo dispositivo”. Roy Segev, director de Zenith Solar.

Fuente: Reforma, Innovación, p. 18, 19.
Por: Adolfo Córdova.
Publicada: Agosto de 2011.

Click sobre la imagen para ampliar

campo-de-girasoles

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario