Ambiental

Buscan en Dinamarca amarrar Fondo Verde

El Presidente Felipe Calderón llegará el miércoles a Copenhague para intensificar en la Cumbre sobre Cambio Climático la propuesta de crear el Fondo Verde, a través del cual se busca financiamiento internacional para la mejora del medio ambiente.

Además, México impulsará el establecimiento de compromisos sustanciales como el poner cifras sobre la reducción de emisiones de CO2 de efecto invernadero, aseguró en entrevista el Embajador Luis Alfonso de Alba.

Los acuerdos fundamentales se deben tomar en Copenhague y deben ser acuerdos cuantificables con capacidad de ser implementados, es decir, que no tenemos que esperar a la negociación del detalle del instrumento para empezar a ver los efectos.

Estamos considerando que pueden tener efecto inmediato en los mercados (financieros) para el día siguiente de que se anuncien; ello, por las emisiones de producción de los países desarrollados, comentó De Alba.

Si bien Copenhague no se ve como el sitio en donde se creará una figura financiera con personalidad jurídica, sí se pretende instrumentar un mecanismo de acceso inmediato de recursos a través de un fondo que como mínimo tenga unos 10 mil millones de dólares para 2010, externó el representante especial de la Oficina para Cambio Climático en la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

Esto, en el entendido de que el mecanismo financiero con carácter más permanente, más articulado, se establecería ya a través de un acuerdo vinculante, de un protocolo. Este primer fondo seguirá las líneas de la propuesta mexicana de un Fondo Verde y tendría una proyección para crecer, para llegar a los niveles de 100 mil a 150 mil millones de dólares para 2020, comentó.

De Alba externó que el Fondo Verde tiene buenas posibilidades frente a las otras propuestas. Explicó que el Grupo de los 77 -integrado por países en vías de desarrollo- presentó una propuesta de transferencia de recursos de las naciones desarrolladas a éstos con base en un porcentaje del producto interno bruto (PIB), planteamiento similar al de asistencia para el desarrollo.

Es una propuesta que no tendríamos dificultad en firmar, pero no nos parece realista ni práctica, comentó el representante en asuntos de medio ambiente.Existe otra propuesta, dijo, que es la de constituir fondos voluntarios en donde los países, a través de ofrecimientos anuales o multianuales, comprometan ciertos recursos.

A nosotros nos parece que da un alto grado de inestabilidad al flujo de recursos. No lograríamos el volumen de recursos que queremos, detalló.Por lo mismo, De Alba consideró que el Fondo Verde es la opción con mayores probabilidades de aceptación, ya que, entre otras cosas, se busca un mecanismo transparente, democrático y accesible a los recursos.

Para captar recursos (en el Fondo Verde), detalló, hay la propuesta de cuotas, contribuciones de carácter obligatorio que se calculen frente a la responsabilidad y capacidad de cada país. Responsabilidad tiene que ver con emisiones y capacidad tiene que ver con lo económico.Se excluye a los países menos desarrollados, que todos juntos (unas 100 naciones) no representan 3 por ciento del fondo, y eso lo absorberían los países desarrollados.

Hay temas sueltos Para el diplomático, en la reunión de Copenhague no será posible armar un tratado que sustituya al Protocolo de Kyoto, que termina en 2012. El documento a redactar en Copenhague, añadió, no debe ser una declaración de intenciones, sino de hechos que beneficien al medio ambiente.

Es muy difícil pensar en este momento en tener un instrumento jurídicamente vinculante porque hay muchos temas sueltos; hay temas todavía por negociar, apuntó el representante especial de la Oficina para Cambio Climático de la Cancillería.Las principales dificultades que se han encontrado, resaltó el diplomático, son en materia de mitigación y a mediano plazo.

Luis Alfonso de Alba destacó que México es uno de los primeros países en plantear una meta de reducción de emisiones contaminantes: 50 millones de toneladas para 2012; le siguieron naciones como Indonesia, Brasil y Corea, entre otras. El Embajador mexicano puntualizó que la mayor discusión está todavía con los países en desarrollo que, a pesar de que tienen mayor aceptación de su nivel de responsabilidad en el tema ambiental, no han terminado de fijar metas.

Los reportes científicos han señalado que el nivel de reduc ción que requieren los países desarrollados debe de oscilar entre el 25 y 40 por ciento para el año 2020, y los compromisos actuales de esos países están por debajo, no llegan a esos niveles. Entonces lo que hace falta es voluntad política para cumplir, mencionó.

En la reunión de Copenhague, México espera ser ratificado como el país que asumirá la presidencia de la cumbre climática lo que en consecuencia llevaría a que el siguiente encuentro mundial se realice en territorio mexicano en noviembre de 2010.

Así lo dijo Es muy difícil pensar en este momento en tener un instrumento jurídicamente vinculante porque hay muchos temas sueltos; hay temas todavía por negociar.

Reforma, Opinión, p. 11
Click sobre la imagen para ampliar

busca

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]