RSE

Buscan acabar con malas prácticas en edificación de vivienda

Firman empresarios pacto para fomentar la ética en construcción de viviendas.

El desorden urbano y las malas prácticas en construcción de viviendas en México que creó ciudades dormitorio, ubicadas a dos o tres horas de los centros urbanos, provocó que el sector empresarial y la Federación establecieran un pacto en favor de edificar vivienda asequiable, sustentable, cercana al transporte y los servicios básicos.

Durante la firma del pacto por la Inversión en el Sector Vivienda y el Abatimiento a la Corrupción, las diversas cámaras empresariales del sector de la construcción y las secretarías de Hacienda, Economía y Desarrollo Urbano del gobierno federal buscan incentivar la vivienda, el empleo e incrementar el desarrollo social en este sector.

José Shabot Cherem, fundador de Quiero Casa, indicó que este pacto busca que se construyan hogares con visión social y la gente tenga posibilidades de tener acceso a una vivienda digna y sustentable. 

“Los empresarios inmobiliarios deben evitar la corrupción, fomentar la construcción sustentable, impulsar la educación y capacitación de los albañiles, incentivar el desarrollo social y fomentar la responsabilidad empresarial”, consideró.

Aceptó que antes y ahora existen malas prácticas en la edificación de la vivienda. “Siempre han existido empresas que han hecho las cosas bien, sin embargo, siempre ha habido empresas que se salen del huacal y hacen las cosas mal, el reflejo son las ciudades dormitorio, miles de viviendas abandonadas y queremos que eso ya no suceda. Tenemos que trabajar para acabar con esas malas prácticas”.  

En sus palabras, “tenemos que acabar con las ciudades dormitorio, nadie debe seguir construyendo en la lejanía, siempre tenemos que pensar en las personas. Todos somos responsables para tener un sector de vivienda responsable”.

En México, El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) informa que anualmente son unas 600 mil viviendas las que requiere la población del país.

La Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios (ADI) indica que la industria de la construcción impacta a 46 ramos empresariales y en 2019 tuvo una caída del 11%, perdiendo poco más de 50 mil empleos.

Gonzalo Méndez Dávalos, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de la Vivienda (Canadevi), mencionó que se requiere que las más de 1,000 empresas afiliadas a este organismo contribuyan a la sostenibilidad y coadyuven para tener ciudades incluyentes que permiten crecer la competitividad de México.

Recordó que las empresas que integran la Canadevi cuentan con un código de ética interno para erradicar las malas prácticas en la edificación de la vivienda y quienes lo violen pueden ser expulsados de la organización. 

Al ser cuestionado que malas prácticas en vivienda han detectado y si existían empresas expulsadas de Canadevi, el empresario meditó un instante y reculó “no creo que antes existieran malas prácticas en construcción, sino que deben erradicarse en caso de haberlas existido. La vivienda que edificamos es responsable y sustentable”.

La vivienda no debe ser sólo un negocio

Román Meyer Falcón, secretario Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, dijo que se debe tener un nuevo modelo de vivienda integrada al contexto regional, pues no es lo mismo levantar casas en climas como Tabasco que en la Ciudad de México, y dichos hogares en la actualidad tienen que ser edificados con parámetros sustentables con acceso a transporte, no estar muy lejanas, tener acceso a escuelas, zonas verdes, etc.

“Los nuevos conjuntos habitacionales no deben sólo crear beneficios al empresario, sino a su futuro habitante que lo hará su patrimonio para toda la vida. Se deben reconocer los errores del pasado en materia de vivienda y remediar las inequidades que se concentran en su mayoría en el sureste de México”, reconoció.

Requieren ciudades vivienda centrificada

En México existen cerca de cinco millones de viviendas abandonadas por violencia, falta de servicios básicos y lejanía de centros de trabajo, indica el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

David Hoffs, director de Estrategia de la marca de vivienda Qaya, dijo que “es fundamental que la vivienda se integre con el medio ambiente. Aquella estructura no pensada en términos urbanos, por ejemplo, la que es lejana a fuentes de trabajo y transporte público, provoca una disrupción nociva que, en consecuencia, termina por abandonarse o no siendo funcional, pues los propietarios optan por rentarla o abandonarla”.

Informó que aún hace falta más educación del mexicano en relación a la vivienda responsable y sustentable, pues “piden menos parámetros ambientales en comparación con requerimientos como la ubicación, debido a que las personas aún no están tan dispuestas a costear las ecotecnologías”. 

Acerca del autor

Juan Carlos Machorro

Dejar un comentario