Debes leer... Diversidad Género

Brecha salarial LGBTQ+: Hombres gay ganan menos, mujeres lesbianas ganan más

Escrito por Corinna Acosta

Un análisis de 32 estudios realizado en varios países reveló que existe una brecha salarial LGBTQ+. ¿Los motivos? Te contamos.

Las diferencias salariales que existen entre hombres y mujeres y entre blancos y negros han recibido mucha atención en los últimos años. Pero hay otra brecha salarial que suele pasarse por alto: la que existe entre heterosexuales y personas LGBTQ+.

De acuerdo con Fast Company, esto curiosamente funciona en dos direcciones diferentes: la mayoría de los estudios muestran una penalización salarial para los hombres gays, pero una prima salarial para las mujeres lesbianas en comparación con sus homólogos heterosexuales.

Brecha salarial LGBTQ+

Un análisis de 32 estudios de varios países reveló que, de media, los hombres gays ganaban un 11% menos que los hombres heterosexuales, mientras que las mujeres lesbianas ganaban un 9% más que las mujeres heterosexuales. Los estudios y las encuestas también han mostrado una brecha salarial negativa para los bisexuales y también para los transexuales, aunque las pruebas son mucho más limitadas, sobre todo para los transexuales.

Brecha salarial LGBTQ+

Dentro de los datos sobre los homosexuales, también hay variaciones entre los países y dependiendo de cómo se clasifique exactamente la orientación sexual, por ejemplo, si se basa en pruebas de encuestas o en la cohabitación, y hay estudios como este de EE.UU. que descubrió que los hombres homosexuales realmente ganan más. Pero si las cifras anteriores reflejan una media general, ¿por qué surgen estas diferencias? Una posible explicación es la elección de trabajo que hacen los homosexuales.

Las investigaciones sugieren que los hombres homosexuales son más propensos a evitar ocupaciones más masculinas que otros hombres (lo que incluye los trabajos mejor pagados), mientras que las mujeres lesbianas son más propensas a evitar ocupaciones dominadas por mujeres que otras mujeres (que suelen estar peor pagadas). Las lesbianas también pueden ganar más porque suelen trabajar más horas.

Pero, ¿por qué las personas homosexuales acceden a profesiones diferentes? Puede deberse a que toman decisiones educativas diferentes. Por ejemplo, los estudiantes LGBTQ+ de EE.UU. tienen menos probabilidades de terminar sus estudios y asistir a la universidad que otros estudiantes.

Los hombres estadounidenses con parejas del mismo sexo tienen más probabilidades de obtener una licenciatura que los hombres con parejas de distinto sexo, pero tienen 12 puntos porcentuales menos de terminar su carrera en una materia STEM.

El papel de la discriminación: Brecha salarial LGBTQ+

Una cuestión clave es si estas diferencias en los salarios y en la elección del empleo están motivadas por los prejuicios, o si son el resultado de algunos rasgos innatos y relevantes para el trabajo de los gays relacionados con sus preferencias o habilidades.

Si los hombres homosexuales cobran menos debido a los prejuicios, entonces la sociedad no está haciendo el mejor uso de sus habilidades y productividad. Esto sería económicamente ineficiente y frenaría la producción, porque sugeriría que los hombres gays no están haciendo la contribución que podrían.

Brecha salarial LGBTQ+

No es fácil llegar al fondo de por qué existen estas diferencias en los salarios y el empleo. Pero las investigaciones recientes que utilizan diversos métodos han descubierto sin duda que la discriminación es un factor clave.

A continuación tres ejemplos:

  • En primer lugar, una investigación llevada a cabo en Australia ha demostrado que los trabajadores gays y lesbianas optan por entrar en ocupaciones con menos prejuicios, siendo las ocupaciones dominadas por los hombres las más propensas a la discriminación.
  • En segundo lugar, en un experimento de investigación realizado en EE.UU., se pidió a los participantes que evaluaran los CV. Algunos de los CV hacían referencia a actividades LGBTQ+, mientras que otros no. Los participantes masculinos penalizaron los CV que incluían una actividad LGBQT+.
  • En tercer lugar, la discriminación de las personas LGBTQ+ aparece en las encuestas sobre el lugar de trabajo. Por ejemplo, Stonewall y YouGov descubrieron en 2017 que el 18% del personal LGBTQ+ en el Reino Unido había sido objeto de comentarios o conductas negativas por parte de compañeros de trabajo en los 12 meses anteriores debido a su orientación sexual.

Inclusión y beneficios económicos

La discriminación de los homosexuales es un problema mundial. El Barómetro Global de los Derechos de los Homosexuales de Franklin & Marshall dio al 62% de los países una calificación de suspenso en cuanto a las protecciones legales y sociales otorgadas a las personas LGBT+ en 2018. Los contrastes entre países son amplios. Por ejemplo, Finlandia obtuvo una puntuación del 96% en el barómetro, mientras que Rusia solo obtuvo un 19%.

Brecha salarial LGBTQ+

Esto plantea la cuestión de si es posible cuantificar las posibles consecuencias económicas de esta discriminación, especialmente en los países que están a la zaga de los líderes mundiales tanto en producción económica como en derechos LGBTQ+.

Un enfoque consiste en estimar la pérdida de productividad debida a la discriminación de las personas homosexuales, basándose en investigaciones de países en los que se dispone de estos datos. Estas estimaciones pueden aplicarse al PIB de otros países. Open For Business, una coalición mundial de empresas, de cuyo consejo asesor de investigación formo parte, acaba de hacer exactamente eso para Hungría, Polonia, Rumanía y Ucrania, cuatro países con un PIB per cápita y unos índices de inclusión de LGBT+ muy inferiores a la media europea.

En el extremo inferior, el informe estima que la discriminación LGBTQ+ cuesta a la economía húngara entre el 0.1% y el 0.2% del PIB cada año, o unos 200 millones de libras.

En el extremo superior, el coste estimado para la economía rumana es de entre el 0.6% y el 1.7% del PIB, o hasta 3,000 millones de libras.

Aunque es poco probable que estas cifras hagan que la economía de un país se rompa, son sustanciales en su contexto. Por ejemplo, el gasto del gobierno rumano en educación fue del 3.1% del PIB en 2017. El PIB perdido por la limitada inclusión de LGBTQ+ podría financiar la mitad de ese gasto cada año.

Además, estas estimaciones solo representan los costes directos de la exclusión. Podría haber costes económicos adicionales e indirectos relacionados con la fuga de cerebros, los efectos adversos de la discriminación en el bienestar o incluso los inversores extranjeros que se van a otro lugar porque les preocupa que los prejuicios en la mano de obra de un país puedan dañar su reputación.

Brecha salarial LGBTQ+

Algo que este informe no tiene en cuenta son los posibles efectos negativos de la inclusión. Por ejemplo, ¿podría una mayor participación de los homosexuales en la mano de obra disuadir a las personas heterosexuales con prejuicios de, por ejemplo, trabajar de forma tan productiva, o incluso trabajar en absoluto?

Hay dos razones por las que esto es poco probable. En primer lugar, varios estudios sobre la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo en EE.UU. no han encontrado ningún efecto en las parejas de distinto sexo, ni siquiera en la probabilidad de que estén empleadas.

En segundo lugar, aunque los prejuicios existen, las actitudes cambian a medida que evolucionan los derechos del colectivo LGBTQ+. Investigaciones recientes han demostrado que las actitudes hacia las personas LGBTQ+ se volvieron más positivas después de la promulgación de leyes que reconocen las relaciones entre personas del mismo sexo en toda Europa. Unas leyes más inclusivas dieron lugar a opiniones más tolerantes, y no lo contrario.

Una de las explicaciones es que las leyes de igualdad confieren legitimidad a las minorías sexuales y las actitudes se ajustan en respuesta. Esto sugiere que dichas leyes podrían acabar siendo aceptadas, incluso en países donde la aceptación de las personas LGBTq+ es baja.

Si es así, y dados los posibles beneficios económicos, es otra razón por la que merece la pena perseguir una mayor inclusión. Más allá del nivel de los países individuales, esto también podría traer beneficios para la economía global.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga, Mercadóloga y Especialista en Marcas Humanas. Colabora en este espacio desde 2012.

Generadora de estrategias y contenidos digitales. Defensora de la comunicación corporativa con enfoque humano. @coryacr en Twitter.

Dejar un comentario