RSE

BP paga daños por causar estrés

British Petroleum anunció ayer la donación de 52 millones de dólares para tratar problemas de depresión y otros trastorno sicológicos en los cuatro estados afectados por el derrame de petróleo en el Golfo de México.

“Nos damos cuenta de que existe un gran grado de estrés y ansiedad en la región”, afirmó en un comunicado Lamar McKay, presidente de BP América.

Añadió que el programa de financiamiento de programas de salud mental refleja la voluntad de la empresa responsable del vertido de ayudar a los residentes de Louisiana, Alabama, Mississippi y Florida a sobrellevar mejor la situación.

Ed LeGrand, director ejecutivo de la Agencia de Salud Mental de Mississippi, destacó que muchas personas en la región, donde se han visto afectados sectores clave como el de la pesca y el turismo, no acuden en búsqueda de ayuda.

“Es vital que tomemos la iniciativa”, dijo LeGrand a medios tras el anuncio de BP.

Añadió que el dinero será para la salud mental en personas afectadas mediante una intervención a tiempo que pueda tener un efecto a largo plazo en la región.

BP indicó que otorgará diez millones de dólares a la agencia de Abuso de Sustancias y Servicios de Salud Mental, otros 15 millones al Departamento de Salud de Luisiana, doca a las agencias de salud de Alabama y Mississippi y tres al departamento de familias y niños de Florida.

El desastre en el Golfo de México, la mayor catástrofe en la historia de EU, comentó el 20 de abril a raíz de la explosión y hundimiento de la plataforma Deepwater Horizon operada por BP en la zona por motivos todavía desconocidos. El accidente cobró la vida de 11 personas.

Lupa a los camarones
Los pescados y mariscos del Golfo de México son examinados en laboratorios para detectar la más mínima muestra de petróleo tras el derrame de crudo de abril.

Aunque el dispersante que fue empleado para combatir el derrame tiene nerviosos a los consumidores, los reguladores de salud dicen que no hay evidencia de que se acumule en los cuerpos de pescados, crustáceos y moluscos, aunque trabaja para crear un análisis apropiado.

Sin embargo, la pesca comercial en la región poco a poco va resurgiendo.

Los contaminantes que más preocupan – sustancias potencialmente cancerígenas llamada hidrocarburos aromáticos policíclicos (PAH)-aparecen normalmente también en otros alimentos, como la carne a la parrilla.

Los niveles bajos son detectados en pescados y mariscos de otras aguas.

Fuente: Excélsior; Global, p. 4
Publicada: 17 de agosto 2010

Click sobre la imagen para ampliar

bp-paga

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]