Autobús autónomo, ¿mandarías a tus hijos en él a la escuela? – ExpokNews

Este autobús autónomo quiere llevar a los niños a la escuela. ¿Crees que sea una buena idea?

Si algo se convirtió en un ícono escolar fue el autobús amarillo. Durante décadas este medio de transporte ha sido testigo de toda clase de eventos que suceden de camino o de regreso de la escuela, y pronto podría ser intervenido por la tecnología para convertirse en un autobús autónomo y eléctrico. ¿Qué?, ¿Creían que Tesla se quedaría solo en la fabricación de camiones eléctricos?

Irónicamente, más allá de representar un avance más en movilidad sostenible y anotarse otro punto en la construcción hacia ciudades inteligentes, hay un tema que el autobús autónomo pudiera solucionar: el bullying.

Autobús autónomo

¡Adiós viejo autobús! ¡Hola autobús autónomo!

El autobús escolar es el vehículo en el que más padres de familia confían. En él envían a sus hijos de camino a las aulas del saber. No obstante, este vehículo no siempre es el más seguro, pues en el trayecto muchos niños pueden ser víctimas de bullying. La compañía Teague, en Seattle, quiere cambiar esto.

Para hacerlo creo el primer autobús autónomo, que quiere terminar con el bullying y promover la inclusión durante el camino a clases.

Hanna, el primer autobús autónomo, tiene la capacidad de recoger a seis alumnos y cambiar su ruta por una más accesible, en caso de encontrarse con mucho tráfico. Este autobús autónomo también puede ayudar a que las escuelas generen ingresos extra ya que pueden utilizar este transporte para hacer envíos, entregar alimentos, e incluso llevar donaciones.

Autobús autónomo

Los responsables del proyecto saben que es una gran alternativa, aunque reconocen que es complicado que los padres de familia le den una oportunidad al autobús autónomo debido a que no cuenta con vigilancia por parte de un adulto. Prácticamente dejan la seguridad de sus hijos en manos de un robot.

Teage se enfrenta entonces al enorme reto de convencer a los padres de familia de la fiabilidad del autobús autónomo en términos de seguridad; una tarea que será difícil. El líder de diseño de este proyecto, Devin Liddell, asegura que la marca está comprometida con la creación de un vehículo de confianza para instituciones y padres, aunque ciertamente tiene mucho que mostrar a sus grupos de interés antes de que ese vínculo se manifieste.

¿Qué pasa con el bullying?

Liddell, asegura que los padres de familia creen que por tener un adulto en la unidad, sus hijos están libres de ser víctimas de bullying. No obstante, no comparte la idea de que un conductor tenga la capacidad de supervisar a más de 50 niños mientras conduce un autobús de cinco toneladas; consideró que Hannah, en cambio, tiene la capacidad de supervisarlos a todos.

Su diseño fue creado con la finalidad de evitar burlas y otro tipo de ataques. Antes de construir el prototipo, Lidell y su equipo se reunieron con Karin Frey, socióloga de la Universidad de Washigton para aprender un poco más sobre el bullying , las jerarquías sociales y el comportamiento.

Con todo lo aprendido en mente, Lidell decidió hacer el autobús autónomo más pequeño, con espacio para seis personas que pudieran sentarse como lo harían en una fogata o en una mesa, garantizando que nadie se siente detrás de otro para así evitar burlas y otro tipo de ataques violentos.

Además de combatir el bullying, Hannah también fue diseñado para ser el autobús autónomo más inclusivo y fomentar un espacio más amigable y respetuoso para todos los que estén abordo.

Un autobús autónomo inclusivo

La mayoría de los autobuses convencionales no son accesibles para las personas que tienen alguna discapacidad. El equipo responsable del diseño de este autobús autónomo descubrió que, debido a ello es común que los niños con alguna discapacidad sean recogidos en vehículos totalmente diferentes, lo que provoca una exclusión.

https://www.instagram.com/p/BbCyjrpAY_J/?taken-by=teague1926

Queríamos que los niños ingresaran al vehículo de una manera más amigable y segura. Para hacerlo colocamos una rampa en lugar de escaleras con el fin de que todos pudieran ingresar de la misma forma.

¿Y el costo?

Aunque todavía no tienen un precio exacto para este autobús autónomo, reconocen que su precio es mucho más accesible que un camión escolar convencional que cuesta cerca de 85,000 y 120,000.

Lidell también estima que el autobús autónomo les ayudaría a las escuelas a ahorrar y ganar dinero, debido a que puede adaptarse a una especie de armario móvil multipropósito.

Actualmente Hannah es un prototipo con potencial. Las restricciones para los vehículos autónomos y el debate sobre su viabilidad en las calles hace que el momento de que el proyecto recorra las calles se vea lejano. Sin embargo pronto podría llevar a decenas de niños hasta las aulas en un camino inclusivo y libre de bullying. ¿Te animarías a que tus hijos viajaran en él?

Acerca del autor

Kenya Giovanini

Comunicóloga en formación por la UTEL. Melómana, cinéfila y amante de la cultura pop. Ha desarrollado contenido para Revista Kuadro y actualmente trabaja como Asistente Editorial en Expokews, donde se encarga de curar el contenido más relevante sobre responsabilidad social, diseñar la síntesis diaria y crear contenido entretenido acerca de estos temas.