Mujeres mazahuas abren paso a la monarca – ExpokNews

¡Conoce esta iniciativa de las Mujeres mazahuas quienes abren paso a la monarca!

Las hermanas Evelia y Guadalupe son indígenas mazahuas de la localidad Loma de Juárez, ubicada en el municipio mexiquense de Villa de Allende. Ambas se definen como mujeres de campo y a él han dedicado toda su vida.

Recuerdan que cuando niñas veían pasar las mariposas monarca sobre su casa, posarse en los árboles del jardín. Esas imágenes son muy distintas a lo que observan ahora.

“Cuando era chiquita me acuerdo que pasaban (las mariposas monarca) y mi mama nos decía que eran las almas de los muertos porque llegan a inicios de noviembre, pero ahora ya no se ve lo que antes. Hasta mis hijos me preguntan si a poco sí pasaban muchas mariposas. La casa de mi papá tiene un bosquecito y ahí se estacionaban, muchas, se llenaba el patio”, recuerda Evelia, a sus 51 años.

Muy cerca de su casa está la de su hermana Guadalupe.

Lupita, como todos le dicen, ha observado que ese cambio en el paisaje se debe en parte al uso de pesticidas.

“Platicando con varios compañeros hemos comentado el tema de regresar a lo que hacían nuestros abuelos. Ahora lo más fácil es agarrar un insecticida, un fungicida, pero eso ha matado flores, ya no vemos la abeja, ya no está la mariposa. Mi papa controlaba todo manual. Tenemos que regresar a como se hacía antes”.

A principios de este año, las dos mujeres comenzaron a preparar sus terrenos para sembrar, como de costumbre. La diferencia esta ocasión fue que lo hicieron sin pesticidas ni productos químicos nocivos. Además, la idea era no sembrar maíz sino más de 30 especies distintas entre hortalizas, verduras y plantas aromáticas.

Por ahí de febrero comenzaron a llegarles las plántulas que sembrarían y con ayuda de ingenieros y biólogos fueron sembrando cada planta en su lugar correspondiente.

Girasol, lavanda, tomillo, zanahoria, rábano, lechuga, acelga, col, brócoli, espinaca, cilantro, calabaza…

Ninguna de las hermanas recuerda haber tenido tal variedad de plantas en sus jardines.

Mujeres mazahuas abren paso a la monarca

“No nos espanta el trabajo”

En la misma localidad vive Amalia. Ella tiene 32 años y a su esposo sólo lo ve los fines de semana pues trabaja en la Ciudad de México, con su hijo mayor, de 16 años.

Sus otros cuatro hijos, de entre 3 y 14 años, quedan al cuidado de ella sola, así como las labores cotidianas de la casa, el campo y los animales que tiene.

Aún con eso, Amalia decidió que podía tener su propio jardín agroecológico, como Evelia y Guadalupe.

“No es fácil pero somos mujeres, por nuestros hijos hacemos todo. No nos espanta el trabajo de campo. Si creemos en algo, le damos para adelante, creo yo que más que el hombre, ellos se desaniman muy rápido”, cuenta.

En la localidad vecina de nombre Sábana del Rosario, vive Reyna Jiménez Reyes, quien también empezó su jardín a inicios de año.

Unas semanas después de sembrar las primeras plantas, más o menos en marzo, una mariposa de las que emprendía su viaje de regreso a Canadá llegó al jardín de Reyna, se posó sobre una asclepia y depositó un huevecillo.

Los biólogos le explicaron que a lo largo de las siguientes semanas nacería la oruga, se convertiría en crisálida y posteriormente en adulto, para emprender su vuelo con las demás.

Mujeres mazahuas abren paso a la monarca

“Ahora veo una planta o una flor y entiendo que es la casa y la comida de alguien más. He aprendido que es importante proveerles de alimento a las mariposas, porque si no se mueren y no llegan a los santuarios”, comparte.

Un año de proyecto

El trabajo realizado por estas mujeres a lo largo del año ha dado ya sus primeros frutos.

Amalia, por ejemplo, desde mayo comenzó a cosechar cilantro, luego rábano, calabaza, lechuga y coliflor.

Esto lo ha aprovechado para el autoconsumo pero también para vender entre sus vecinas.

“Salgo a ofrecer y me preguntan qué más tengo. Les digo que pasen para que vean el jardín y quieren saber si ellas también pueden tener uno. Yo creo que si esto funciona, se puede extender. Esto es la prueba de que si uno quiere y trabaja se puede hacer”.

Los jardines de Reyna, Amalia y las hermanas Evelia y Guadalupe son parte de los 67 que se han construido en lo que va de 2017, como parte del programa Ruta Monarca anunciado a finales del año pasado.

Además de Villa de Allende, los jardines han alcanzado otros cuatro municipios del Estado de México por donde pasa la mariposa monarca en su ruta migratoria: Temascalcingo, El Oro, San Felipe del Progreso y San José del Rincón.

En la primera etapa de Ruta Monarca, prevista a tres años, se pretende colocar 158 jardines en 10 municipios mexiquenses, a través de una alianza entre la Fundación Nacional para la Conservación del Hábitat Boscoso de la Mariposa Monarca (Funacomm) y la empresa OHL México.

El objetivo de Ruta Monarca, explica Moisés de la Cruz, técnico responsable de los jardines agroecológicos, tiene un a doble virtud tanto ambiental como social.

Por un lado busca detener y revertir la desaparición de la mariposa monarca, la cual ha caído 95% en los últimos años, mientras que por el otro impulsa el desarrollo de pequeños productores locales, con un énfasis en mujeres rurales, a través de la plantación de alimento para autoconsumo y venta.

Se prevé que a finales de este 2017 se alcancen los primeros 75 jardines agroecológicos como parte de este programa en el Estado de México.

¡Conoce más sobre esta iniciativa con el siguiente video!

Acerca del autor

Alejandra Aguilar