Debes leer... RSE

#AbrirOMorir y la RSE: ¿Es la salud lo único que importa?

#AbrirOMorir

Luego de varios meses de luchar contra la pandemia de COVID-19, México enfrenta su peor momento en número de contagios. El país suma ya más de 134 mil fallecimientos reportados como consecuencia de la enfermedad y, a pocos días de haber iniciado el 2021, la ocupación hospitalaria en CDMX ha superado ya el 90%.

En medio de este escenario diversos establecimientos de la industria restaurantera abrieron sus puertas el pasado 11 de enero. Lo anterior a pesar de las restricciones impuestas por las autoridades como parte del semáforo epidemiológico que, al día de hoy se mantiene en rojo.

A esta medida se suma la protesta del gremio que, con pancartas y cacerolas se reunió en el centro histórico para manifestarse con la intención de solicitar a las autoridades la reapertura de establecimientos.

#AbrimosOMorimos

#AbrimosOMorimos es un llamado de auxilio. A través de él, los restauranteros piden ser considerados actividad esencial para poder brindar servicio al público, respetando todas las medidas sanitarias. Medidas para las cuales se han preparado mediante una inversión que hoy resulta prácticamente inútil.

#AbrirOMorir Responsabilidad Social y Salud Pública

Muchos opinan que la petición de los restaurantes prioriza el interés económico sobre los riesgos de salud pública. Quienes apoyan esta postura afirman que comer en un restaurante no sólo es una actividad prescindible, sino que conlleva un enorme riesgo de contagio, por lo que permitir la apertura de establecimientos agravaría la situación epidemiológica, actualmente grave, en CDMX y Edo. de México.

Claro que frente a ello, los restauranteros tienen un argumento que no sólo es válido, sino que además tendría que hacernos reflexionar sobre importantes omisiones que hoy tienen al país, no sólo enfrentando el peor momento de la crisis sanitaria, sino también contra las cuerdas en términos económicos.

En una Carta Abierta de la Industria Restaurantera de la Ciudad de México y el Estado de México, dirigida a la Jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum y al Gobernador Alfredo Del Mazo, los restauranteros manifiestan:

No se puede seguir castigando a la economía formal a costa de la falta de control de otras actividades.

Tal como sus respectivos gobiernos lo han declarado, así como estudios internacionales lo han establecido, los restaurantes no son fuente de contagio.

Las fiestas y eventos privados e incluso el comercio informal ha generado la pandemia que hoy estamos viviendo. Desde que se anunció el semáforo rojo en ambas entidades, observamos con preocupación y frustración que la venta informal y el comercio de comida ambulante siguieron operando.

Industria Restaurantera.

La denuncia es clara; y cualquiera que haya transitado por cualquier calle de la Ciudad de México, o incluso visitado las redes sociales a lo largo del último año, puede constatar que es verídica.

Mientras restaurantes y comerciantes formales mantienen cerrados locales de los que pagan rentas y servicios básicos, el comercio informal continúa operando sin regulación, sin medidas sanitarias y sin atención de las autoridades.

Puestos de tacos, quesadillas y toda clase de antojitos a filo de banqueta se encuentran rodeados de personas, sin cubrebocas, ni sana distancia. Apenas algunas hacen uso de la botella miniatura de gel antibacterial que se encuentra a disposición de comensales menos irresponsables.

Eso sí. El año pasado se solicitó a todos los empresarios que mantuvieran los empleos y salarios de sus trabajadores, aún sin operaciones; y muchas empresas accedieron a ello.

Hoy, tras meses de solidaridad y resistencia, prácticamente sin apoyos, se condena principalmente a miles de pequeños y medianos negocios que operan en la formalidad y pagan impuestos, a desaparecer por completo.

Desde el inicio de la pandemia en la Zona Metropolitana del Valle de México se han cerrado 13,500 establecimientos.

En entrevista con Foro TV, Francisco Fernández, presidente nacional de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (CANIRAC), explica que, según se estima, debido a la situación se han perdido más de 400 mil empleos; y que los restauranteros han llegado al límite.

¿Qué se ha logrado y que falta por hacer?

La mañana del día 11 de enero, la Jefa de Gobierno de la CDMX, Claudia Sheinbaum, declaró que habría operativos multas para aquellos comercios que abrieran al público, incumpliendo con las medidas del semáforo rojo.

No lo estamos imponiendo (semáforo rojo), es un acuerdo entre todos los gobernadores y la Secretaría de Salud. Sí hay quien quiere politizar, pero nosotros no vamos a entrar en el debate y basta con ver las redes sociales de otros partidos políticos, quienes primero pidieron que se pusiera el semáforo rojo y hoy piden que se reabran las actividades económicas

Claudia Sheinbaum.

Anunció además que su administración condonaría el pago del Impuesto Sobre Nómina del mes de enero a los restaurantes de la capital. Esto adicional a los cinco mil apoyos emergentes a “trabajadores de restaurantes no formales y formales en la Ciudad de México”. Mismos que el sector ha calificado como insuficientes.

No hemos recibido apoyos de ningún tipo.

Mientras en todo el mundo se han dado prórrogas para el pago de impuestos y servicios, apoyo para negociar con proveedores e incluso subsidios al desempleo, aquí no hay nada.

En el caso de la Ciudad de México se está otorgando un apoyo de 2,200 pesos a algunos trabajadores del sector. Si bien aplaudimos esta medida, la mejor manera de ayudarles sería que se garantizaran las condiciones para que mantengan su trabajo con restaurantes abiertos.

Industria Restaurantera

¿Qué falta por hacer?

Limitar las medidas preventivas al cierre de establecimientos formales, afectando así la economía formal y el sustento de miles de familias, no es la única salida para prevenir contagios. De hecho, por si misma es insuficiente.

Es insuficiente porque el comercio informal sigue operando y siguen sin imponerse sanciones a las personas que circulan sin cubrebocas por las calles y en el transporte público. ¿Acaso se nos ha olvidado ya el caso de #LadyMeVale, que encima de viajar sin cubrebocas ha agredido al personal de salud sin consecuencia alguna?

Es cierto que urge tomar medidas drásticas para prevenir y reducir los contagios, particularmente en la Ciudad de México y en el Estado de México. Es cierto que las vidas de miles de mexicanos dependen de ello.

Sin embargo lo que también es cierto es que la respuesta no puede estar en condenar a los empresarios. Entendiendo por empresarios no sólo a los dueños de las grandes empresas, sino a los pequeños y medianos emprendedores que hacen de todo por integrarse a la economía formal y que constituyen un importante pilar del desarrollo nacional.

¿Es la salud lo único que importa?

Cuando hablamos de responsabilidad social corporativa, hablamos de gestionar impacto social, ambiental y económico en equilibrio porque es ahí donde radica el desarrollo sostenible. Sin rendimientos financieros, sin operaciones, es imposible para las empresas existir, menos aún ser agentes de cambio.

La responsabilidad de nuestros gobernantes hoy no se reduce a la prevención de contagios de COVID-19; abarca también la creación de un plan integral para reducir el impacto económico, evitando daños irreparables para la economía. Mismos que derivan en desempleo, pobreza, informalidad y desigualdad.

Hablar de sanciones a los establecimientos es fácil. El verdadero reto está en armar una estrategia de rescate para las empresas, la economía y el empleo; y sanciones para las personas que caen en el incumplimiento masivo, haciendo reuniones y omitiendo el uso correcto del cubrebocas. Comenzando, desde luego, con quienes por ser figuras públicas tienen la responsabilidad de poner el ejemplo.

Quizá, el cálculo que las autoridades hacen está más puesto en la aplicación de vacunas para la temporada electoral, que en el bienestar integral de México.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga, Mercadóloga y Especialista en Marcas Humanas. Colabora en este espacio desde 2012.

Generadora de estrategias y contenidos digitales. Defensora de la comunicación corporativa con enfoque humano. @coryacr en Twitter.

Comentarios

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]