Ambiental Noticias RSE

7 formas para hacer economía circular en 2021

7 formas para hacer economía circular en 2021

El año 2021 será un año clave en el desarrollo de nuevos sistemas que generen menos residuos.

Desde un mayor número de envases reutilizables, pasando por un mayor número de empresas que recuperan productos usados, hasta diseñadores más capacitados, el año 2021 será un año clave en el desarrollo de nuevos sistemas que generen menos residuos.

En este momento, la mayor parte de la economía mundial es lineal: los materiales se extraen, procesan, fabrican, venden y finalmente se vierten en los tiraderos.

Pero la idea de una economía circular, en la que los materiales se utilizan en un circuito cerrado, funcionando como energía renovable, está ganando fuerza, y muchas empresas están estableciendo objetivos para convertirse en circular en las próximas décadas.

Los próximos años serán cruciales para solidificar la creciente economía circular. Aquí hay siete tendencias que probablemente la ayudarán a expandirse en 2021.

1. Más marcas emplearán envases reutilizables

Un número creciente de empresas están repensando el diseño de los productos para evitar los envases desechables:

  • Blueland y Everdrop venden ahora productos de limpieza en forma de pastillas que pueden ser depositadas en botellas reutilizables.
  • Bite vende pequeñas pastillas de pasta de dientes para evitar los tubos de plástico estándar.
  • Nestlé está comenzando a probar estaciones de recarga en las tiendas para café y comida para mascotas.
  • Una empresa de nueva creación llamada Algramo está desplegando estaciones de recarga para detergente y productos de limpieza en las lavanderías.
  • McDonald’s está probando tazas de café reutilizables que pueden ser tiradas en un contenedor para su limpieza.
  • Burger King está probando un contenedor reutilizable para Whopper.
  • Loop, el sistema que entrega productos convencionales como el helado Häagen-Dazs en envases reutilizables y retornables, sigue creciendo.
  • Dove acaba de lanzar un soporte recargable de acero inoxidable para desodorante.

El objetivo es que lo conserves y casi lo aprecies. Creo que vamos a empezar a ver más ofertas que son deseables. Rompen con la idea de que esto es sólo para unos pocos iluminados.

Joe Iles, experta en el tema.

2. El embalaje de plástico que queda se encogerá y será más fácil de reciclar

En algunos casos, las empresas están eliminando completamente el embalaje extra: Walmart, por ejemplo, ha dejado de envolver algunos productos individuales en película plástica en las tiendas canadienses. Mientras otros también están encontrando soluciones.

Carlsberg reemplazó algunos anillos de plástico de seis paquetes con un nuevo tipo de pegamento. Apeel hace un recubrimiento seguro y comestible que puede proteger la fruta de la descomposición sin envolverla en plástico.

Las empresas que se centran en la producción local, como Infarm, que cultiva verduras y hierbas directamente dentro de las tiendas de comestibles, pueden evitar el embalaje que normalmente se utilizaría en el transporte.

Otros diseños siguen utilizando el plástico, pero hacen que el embalaje sea más fácil de reciclar, como una botella de agua sin etiqueta que está hecha de un solo material (por supuesto, la mejor opción para el agua es un contenedor reutilizable).

Este tipo de innovación continuará creciendo a medida que los problemas con el plástico se hagan más evidentes: Para el 2040, según un informe reciente, la cantidad de plástico que fluye hacia el océano podría triplicarse sin grandes cambios en el sistema actual.

3. Más compañías retirarán los productos cuando hayan completado su uso

Si ya no quieres tu viejo par de Levi’s, la compañía te pagará por traerlos de vuelta para venderlos en un mercado de segunda mano. Otros, como la Patagonia, también recuperan piezas de ropa vieja, reparándolas y renovándolas para que puedan encontrar una segunda vida.

Las nuevas empresas, como la marca de zapatillas Thousand Fell, recuperan sus zapatos cuando los usuarios los han dejado gastados para poder reciclarlos (a diferencia de la mayoría de las zapatillas, los zapatos fueron diseñados desde el principio para ser reciclables). Ikea, que aspira a convertirse en una empresa circular a finales de la década, está averiguando cómo hacer la recuperación de productos a gran escala y experimentando con otros modelos de negocio, como el alquiler de muebles.

Estoy seguro de que veremos a más marcas establecidas preguntándose cómo pueden participar en las normas cambiantes en torno a la propiedad y lo que significa ser propietario de un producto. ¿Lo posees para siempre, o eres un custodio temporal, y luego puede pasar a otra persona?

Joe Iles, experta en el tema.

4. Las empresas harán de la circularidad parte de su estrategia climática

A medida que las empresas pasan a la energía renovable y adoptan otras medidas para reducir sus huellas de carbono, también se dan cuenta cada vez más de que un modelo de economía circular es parte de la solución, dice Iles.

“Alrededor del 45% de las emisiones de gases de efecto invernadero provienen de la forma en que fabricamos y utilizamos los productos y la forma en que gestionamos la tierra. Así que más organizaciones están aprovechando esa pieza faltante del rompecabezas”. Recuperar un producto usado y prepararlo para su reventa, por ejemplo, puede evitar casi todo el impacto climático de hacer el mismo producto desde cero.

5. Las nuevas políticas apoyarán la economía circular

Es probable que más gobiernos promulguen nuevas leyes que puedan apoyar el crecimiento de la economía circular. Eso podría incluir más prohibiciones de plástico de un solo uso, siguiendo los ejemplos de países como el Canadá, donde las bolsas de plástico, las pajitas, los anillos de los paquetes de seis, los tenedores de plástico y otros artículos de un solo uso se prohibirán a finales de este año.

También puede haber nuevos incentivos, como la reducción de los impuestos sobre los productos usados que han sido renovados para su reventa.

6. Las empresas medirán el progreso que están haciendo

“Las marcas están siendo responsabilizadas cada vez más por mediciones o indicadores más allá de los ingresos y beneficios y el valor para el accionista”, afirma Iles. Es probable que el progreso en la circularidad se convierta en una de esas medidas.

El Consejo Mundial Empresarial para el Desarrollo Sostenible publicó recientemente los Indicadores de Transición Circular. La Fundación Ellen MacArthur tiene una nueva herramienta llamada Circulytics que ayuda a las empresas a medir y comunicar su trabajo de economía circular.

7. Más diseñadores reconocerán el papel que juegan en ayudar a los sistemas a cambiar

“Las personas en la etapa de diseño de productos o servicios que toman decisiones que influyen en que las cosas que utilizamos sean más lineales o más circulares tienen un papel realmente clave que desempeñar en el cambio hacia una economía circular”, comenta Iles. “Al mismo tiempo, la economía circular puede realmente ofrecer un sentido de propósito para los diseñadores. No sólo están creando cosas que terminarán en un vertedero o que serán innecesarias o superficiales para la gente. Pero pueden usar genuinamente sus habilidades para tratar de abordar los desafíos globales.”

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga, Mercadóloga y Especialista en Marcas Humanas. Colabora en este espacio desde 2012.

Generadora de estrategias y contenidos digitales. Defensora de la comunicación corporativa con enfoque humano. @coryacr en Twitter.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]