- Advertisement -
NoticiasRSE5 prioridades climáticas para las ciudades

5 prioridades climáticas para las ciudades

Las ciudades tienen un papel central para impulsar la descarbonización y desarrollar la resiliencia lo suficientemente rápido como para cumplir los objetivos de París. Tan solo en las metrópolis, se produce el 75 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero relacionadas con la energía. Sin embargo, el apoyo nacional que necesitan las ciudades para adaptarse y cambiar sus modelos actuales de vida siguen siendo escaso. ¿Cuáles son las prioridades climáticas que deberían estar atendiendo a la de ya, los gobiernos locales? Te decimos

Como señaló el informe de 2018 del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático, las ciudades, con su concentración de personas, actividad económica e infraestructura, se encuentran entre las palancas más poderosas que tenemos para impulsar la descarbonización y desarrollar la resiliencia lo suficientemente rápido como para cumplir los objetivos de París.

Las ciudades son extremadamente vulnerables a los impactos climáticos: 800 millones de personas que viven en ciudades son vulnerables al aumento del nivel del mar de medio metro para 2050, y las ciudades enfrentarán la peor parte del calor extremo  debido a los efectos de isla de calor.

Ciertamente, las delegaciones nacionales ocupan un lugar central en las COP. Los objetivos del Acuerdo de París están lejos de lograrse sí las ciudades no reconocen su crucial implicación en el cambio.

Actualmente existen acuerdos e iniciativas importantes desde la COP26, que buscan liderar y alentar a las ciudades a dar un paso en esta transición. Como la Cities Race to Zero, en la que se inscribieron más de 1000 ciudades para comprometerse a revertir la pérdida de bosques y frenar las emisiones de carbono. Pero aún así, los recursos que las ciudades necesitan para cumplir los objetivos ambientales siguen siendo escasos. Entonces, ¿cómo lograrlo?

5 prioridades climáticas para las ciudades

1. Cerrar la brecha entre la acción de la ciudad y las NDC

Hay una gran oportunidad perdida al no vincular de manera más sistemática la acción climática de las ciudades con planes nacionales de acción climática mejorados. La simbiosis es obvia: las ciudades necesitan NDC más ambiciosas para lograr sus objetivos basados ​​en la ciencia, y los gobiernos nacionales necesitan que las ciudades alcancen todo el potencial urbano de mitigación de gases de efecto invernadero.

Por lo tanto, una de las prioridades climáticas es el esfuerzo concertado para demostrar que la acción de la ciudad contribuye y mejora los objetivos climáticos nacionales. Esto requiere más investigación y análisis, específicamente para cuantificar y demostrar la contribución adicional de la acción climática liderada por las ciudades para cumplir con los objetivos ambientales.

Por ejemplo, en Dinamarca, el proyecto DK2020 aunque no es un esfuerzo dirigido por el gobierno, podría mostrar un camino diferente a seguir. Es un plan de acción climática que comienza con 95 ciudades, cada una de las cuales usa un marco de planificación común desarrollado por C40  y construye lo que se necesita para la meta de 1,5 grados centígrados.

El informe » Aprovechando la oportunidad urbana » de la Coalición para las Transiciones Urbanas se centra en seis economías emergentes, responsables juntas del 41% de las emisiones de gases de efecto invernadero, y brinda orientación clara y datos dirigidos a las autoridades nacionales sobre por qué y cómo implicar la participación de las ciudades. Resolver esta desconexión es crucial en las prioridades climáticas.

2. Utilizar la acción climática integrada para orientar la planificación urbana y el establecimiento de prioridades

Las ciudades no pueden darse el lujo de abordar la mitigación y la adaptación como dos flujos de trabajo independientes. Los gobiernos deberían deben centrar sus esfuerzos en una acción climática integrada que también incorpore la salud pública, la equidad y otros objetivos de desarrollo sostenible.

La acción climática se debe priorizar en la acción integral de todos los departamentos y sectores. Enfatizar los cobeneficios es clave para obtener el amplio apoyo necesario dentro de las burocracias y de los electores. Pero para maximizar los beneficios sanitarios, sociales y económicos de la reducción de emisiones, las ciudades también deben estar preparadas para ofrecer políticas y medidas coherentes que gestionen las posibles compensaciones. 

La acción climática integrada puede generar un aire más limpio, ciudades más verdes y seguras, una movilidad más equitativa y nuevos empleos. La modernización de edificios, por ejemplo, es una acción climática impactante en términos del costo de la reducción de emisiones, así como la creación de empleos, y es esencial para alcanzar cualquier objetivo de cero emisiones netas. Cada $1 invertido en modernizaciones puede generar hasta $2 en beneficios. ¿Debería estar dentro de las prioridades climáticas de los gobiernos?

3. Desarrollar un enfoque más integral de la movilidad sostenible

En la COP26 uno de los centros de atención fueron las energías verdes en la industria automotriz. Si bien, es necesaria una ampliación ambiciosa de los vehículos eléctricos, también sabemos que los vehículos eléctricos por sí solos no resolverán la crisis climática. Se necesitará mucho más que motores para solucionar el problema, incluida mucha más inversión en movilidad activa y transporte público; un uso más inteligente de la tierra y la reducción de inversiones en infraestructura vehicular innecesaria.

Por el bien del planeta y el propio, necesitamos una visión más amplia de la movilidad sostenible en futuras cumbres climáticas.

La movilidad activa y el transporte público en particular requieren una seria atención para garantizar que las ciudades sigan siendo accesibles para todos y para mejorar la seguridad vial y la habitabilidad. El documento de la Iniciativa de descarbonización del transporte sobre la financiación de la movilidad activa y la guía de carriles bici seguros de WRI son ejemplos de cómo cerrar la brecha hacia la implementación y pasar del qué al cómo. Este enfoque más sólido de la movilidad sostenible también puede respaldar los esfuerzos de recuperación ecológica en todo el mundo.

4. Utilice soluciones basadas en la naturaleza para gestionar el agua y desarrollar resiliencia

La urbanización y la escasez y variabilidad del agua están convergiendo de manera marcada.

La iniciativa Resiliencia del agua urbana en África de WRI lanzó el Plan de acción de resiliencia del agua de Addis Abeba. A partir de un grupo diverso de partes interesadas de la región se resolvió integrar acciones para su implementación.

El agua está afectando la forma en que planificamos y gestionamos las ciudades y exacerbando las profundas deficiencias en el acceso a los servicios básicos. Al sincronizar el suministro de agua, la gestión del agua y las medidas de adaptación del agua, las ciudades tienen la oportunidad de capturar suministros durante los picos, gestionar las sequías durante las recesiones y pensar en sistemas descentralizados para proporcionar agua más barata y segura a las comunidades informales y marginadas.

prioridades climáticas

1 de cada 3 habitantes urbanos en todo el mundo carece de acceso a uno o más servicios clave, como electricidad confiable o agua potable y saneamiento.

El Acelerador de Agua Resiliente de WaterAid y el nuevo «Fondo Catalítico» de WRI son parte de tendencias complementarias que trabajan para abordar los problemas del agua urbana a escala en África.

5. Poner la equidad y la inclusión en el centro de la acción de la ciudad

Uno de cada tres habitantes urbanos en todo el mundo carece de acceso a uno o más servicios clave, como electricidad confiable o agua potable y saneamiento. Nueve de cada 10 personas respiran aire contaminado , y una parte desproporcionada de la carga de morbilidad y mortalidad recae sobre las poblaciones más pobres y vulnerables. Por ello, Reducir la desigualdad urbana es clave para todos los objetivos climáticos y de desarrollo sostenible, y para el éxito o el fracaso de las ciudades de este siglo. Sin equidad, no podemos tener desarrollo; resiliencia y lograr los objetivos climáticos.

prioridades climáticas

Aunque todavía es insuficiente, estamos viendo una mayor comprensión de esta relación. El » Informe de recursos mundiales: hacia una ciudad más igualitaria » proporciona vías claras para que las ciudades rompan el statu quo. Mientras en Glasgow escuchamos a alcaldes, ministros y otros líderes urbanos clave sobre la complejidad y el imperativo de pasar de la retórica a la acción. También se introdujeron las » tarjetas de puntuación saludables de NDC «, que califican el impacto de los compromisos climáticos en la salud pública y pueden ayudar a destacar cuestiones transversales como la contaminación del aire.

En muchos lugares, los paquetes de recuperación de COVID-19 son una oportunidad para que las ciudades ayuden a cambiar la narrativa sobre la equidad y el clima, y ​​hacer cambios significativos.

Con el enfoque de muchos gobiernos en las inversiones en infraestructura y una nueva apreciación de una movilidad urbana más diversa, accesible y baja en carbono, existe la oportunidad de transformar las ciudades a una escala que podría haber parecido imposible hace solo unos años. A partir de estas prioridades climáticas, las ciudades también están a la vanguardia del esfuerzo por construir un mundo más equitativo y sostenible.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo más reciente

DEBES LEER

TE PUEDE INTERESAR